jueves, julio 23, 2020

Ese Gran Final... Sonic the Hedgehog



Éste fue el primer juego que jugué en mi vida, allá por 1991, cuando le regalaron la Master System a mi hermano por su comunión. Durante estos 29 años, lo he jugado muchas veces, incluso durante estos años que ha estado activo Ese Gran Final... pero los Sonic retro tienen true ending si te sacas todas las esmeraldas. 

De peque, se tienen pocos juegos, y se profundiza mucho más en cada uno de ellos. A pesar de las décadas, recordaba la localización de la mayoría de las esmeraldas, porque las había sacado en su momento, pero sueltas, es decir, nunca las había sacado todas en la misma partida... hasta hoy ^^

Así que, casi 30 años después, es el momento de que por fin vea el true ending del juego con el que me estrené en este arte.

Entramos en la última pantalla, que al ser Act 3, asumimos que será directamente. Un detalle a comentar es que en este título, a diferencia de la versión de Mega Drive, en las pantallas de jefes no hay anillos, te los tienes que pasar sin que te toquen.

Tras avanzar durante apenas unos segundos, rápidamente llegamos hasta una sala donde Robotnik aparece tras un cristal. Instintivamente, tratamos de golpearlo, y comprobamos que al atacar al cristal, suena el efecto de sonido propio de cuando damos un toque a un jefe, el objetivo está claro.


Sin embargo, no iba a ser tan fácil. Las guías que aparecen en los lados verticales, al principio apagadas, se activan, formando un rayo láser. Cuando las guías avanzan hacia Robotnik, están apagadas, pero cuando vuelven desde su posición, activan el láser.


No es demasiada complicación. Simplemente hay que haber terminado el ataque antes de que las guías lleguen al cristal y se active el rayo, momento en el que ya tenemos que tenerlas a nuestra derecha para estar a salvo, o será muerte segura.

Pero tampoco se queda así la cosa, porque Robotnik está colocado sobre un botón gigante, el cual activa saltando sobre él. Al activarlo, el dispositivo que está sobre el cristal dispara una bola de energía que además es sensible al calor, es decir, sigue nuestros movimientos, aunque no de forma muy agresiva. Es fácil de esquivar, pero ya tienes que coordinarte para protegerte de dos peligros.


Al sexto toque, el patrón cambia. Las guías verticales vuelven desde la cabina de Robotnik apagadas, en lugar de encendidas, como lo habían hecho hasta ahora, causando cierta confusión. Al llegar al extremo izquierdo la pantalla se paran, y no se mueven hasta que iniciamos el ataque, para activarse repentinamente e iniciar su avance. Parece que nos han encerrado, y que moriremos cuando el rayo alcance nuestra posición, pero no. El rayo hará un parpadeo de unos instantes, permitiendo que regresemos al otro lado de la pantalla.


A partir de aquí, el patrón vuelve a cambiar, volviendo el parpadeo algo constante. Habrá que jugar con los tiempos en los que el rayo se enciende y se apaga para realizar nuestros ataques, sin importar la dirección en la que se estén moviendo las guías, y seguir teniendo cuidado con la bola de energía. Eso sí, no te sorprendas si no acabas al octavo toque, porque esta vez, son doce.

Con el duodécimo toque, el cristal se rompe. Robotnik intenta huir, llegando a alcanzar un teletransporte, marchándose con una sonrisa.


Con lo que no cuenta es con que nosotros también podemos usarlo. Nada más queda libre, Sonic se mete en el teletransporte, para aparecer directamente sobre Robotnik, que ya escapaba felizmente en esa nave copiada de la de Freezer, y asestarle el toque final.


Derrotado Robotnik, Sonic utiliza el poder de las Chaos Emeralds para eliminar la contaminación causada a causa de la influencia de Robotnik en la isla. Fin.


Ya venía de hacer lo mismo con la versión de Mega Drive hace unos años, aunque para mí la importante era ésta, que es la que jugué de peque, y sinceramente esperaba algo así (e incluso contemplaba que al ser el primer título de todos no hubiese cambio alguno). La diferencia es simplemente la secuencia en la que las esmeraldas purifican la isla. Hablando del final en sí, por un lado es una pena que no haya final stage, sino que simplemente sea el Act 3 de la última zona, pero la verdad es que el jefe es original, hace cosas raras, cambia de patrones, te confunde, tiene más toques de lo normal, y el remate desde el teletransporte también mola.


Valoración Global del Final
I'll Remember the Ending
Dramatic Finish
Decisive Finish
Brave Finish
Sophisticated Ending
An Ending to Get Over
 Refrain Ending
Fateful Ending
Strepitoso Ending
Liar Ending


miércoles, junio 17, 2020

Ese Gran Final... Danmaku Unlimited 2



Con esta entrada se cierra la racha de una entrada de juego naves por cada entrada de otra cosa que llevo practicando desde el comienzo del año.