viernes, junio 26, 2020

Ese Gran Final... Assassins Creed Odyssey



Tras solucionar el tema de Deimos, que tenía el síndrome de Uchiha Sasuke, por fin tenemos todas las pistas para descubrir quien es líder del Culto del Kosmos y nuestro Jefe Final. Como hay pistas, vamos a intentar deducirlo antes de apretar el botón. Sin embargo, antes me gustaría aclarar un par de temas sobre la estructura del juego.


El título te permite cierta libertad a la hora de avanzar en la trama, abriendo varias subtramas al mismo tiempo, para que puedas decidir qué completar en cada momento según tus preferencias, siempre respetando cierta linealidad para que la trama se desarrolle de una manera coherente. Pues bien, al final del juego, esa regla se rompe, y las tres últimas misiones te deja hacerlas en el orden que te de la gana. Sin saber exactamente qué me deparaba en cada una, pensando, ingenuamente, que el juego seguiría un orden lineal para su tramo decisivo, hice la misión de Pitágoras en primer lugar, porque no tenía pinta de haber combate en ella, y me han soltado una escena del presente que por lo que parece, no tendría que haber visto. No sé si después de que acabe esto, habrá otra escena que la complemente, pero tiene pinta de que no, y de que el juego me ha hecho un auto spoiler. Después, he hecho lo de Deimos, para dejar al líder del Culto del Kosmos para el final, que para algo es el líder, y además necesitas la pista de Deimos para identificarlo. No tenía ningún sentido ir a por él, aunque el juego me lo permitiese. Bien, pues, al terminar, me ha saltado el trofeo de terminar el último capítulo y el epílogo. Es decir, a efectos del juego, yo ya he terminado, a pesar de que me queda todavía pendiente la misión de matar al Jefe Final, es alucinante... Estoy teniendo una experiencia horrible y ni siquiera he comenzado.


No voy a comentar la misión de Deimos, porque su desenlace tiene que ver con muchas decisiones tomadas a lo largo del juego, y algunas de las que tomas en la propia misión. Por tanto, la experiencia cambia mucho de una partida a otra. Puedes matarlo, salvarlo, o intentarlo. Eso ya depende de cada uno. Además, aunque te enfrentes a él, no es el Jefe Final, el cuadro del Culto del Kosmos lo deja bien claro, por mucho trofeo que salte, así que tampoco procede. Vamos entonces a ver qué queda por descubrir.

Leyendo las pistas que deja el juego (mujer, controla la política, controla la guerra, etc...) sólo se me ocurren dos posibilidades. La primera es Mirrina, que a pesar de cumplir los requisitos, no tendría sentido que ahora todo lo que hemos visto fuera mentira después de haberla visto sufrir tanto por sus hijos. Además, quedarían todos los enemigos siendo miembros de tu propia familia, otra vez, como si fueras un miembro del clan Uchiha, qué horror... La otra opción, siendo esto un Assassins Creed, es que sea un personaje histórico, como siempre deberían ser los Jefes Finales de estos juegos, y la única fémina que pueda haber planeado la muerte de Pericles, sea la que mueve los hilos, controle la guerra y tenga influencia política, pues sólo puede ser la propia mujer de Pericles. Es un personaje histórico que yo no conocía antes de comenzar el juego, lo cual se agradece mucho, que el título amplíe tus conocimientos históricos, y ahora mismo ni recuerdo su nombre, y tampoco lo quiero buscar no vaya a ser que salgan imágenes y termine de arruinar la poca experiencia que queda por disfrutar. Pulsamos el botón, and the winner is...


Aspasia. Efectivamente, se llamaba así. Es ella. No sé muy bien por qué la han elegido a ella de Jefe Final. Cuando me di cuenta de que era un personaje histórico, investigué un poco sobre ella y no hay mucha información más allá de su relación con Pericles. Igual es simplemente por eso, por la falta de información. Así que, aviso para navegantes, todo lo que ocurra ahora es una licencia poética de Ubisoft. Aspasia no era ninguna traidora a Atenas ni mató a Pericles ni murió joven. De hecho, en la wiki pone que vivió 70 años. Parece una gilipollez esta advertencia, pero es que otras veces sí se coge un personaje histórico, digamos, contrarios a la opinión pública (ya que en este mundo, el que gana siempre será el bueno y el que pierda el malo, porque la historia la cuentan los vencedores), y se recrea su muerte de una manera más o menos fidedigna, siempre teniendo en cuenta que esto es un juego, pero hemos visto personajes históricos morir, mismamente en el título anterior, de una manera calcada a la vida real. Simplemente, esta vez no es el caso.

Entramos en la guarida del Culto del Kosmos, donde vemos el extraño artefacto al que rinde pleitesía en el Culto del Kosmos, esa extraña pirámide de luz (referencia a Origins?). Kassandra toca el artefacto, y se le muestra una visión en la que Pitágoras le explica el origen del Cultos del Kosmos, que dio origen a la guerra eterna entre Atenas y Esparta, ahora finalizada gracias a Kassandra. Sin embargo, también le dice que el orden y el caos deben estar en equilibro, o se crearán conflictos, y empiezan a salir imágenes de todos los Assassins Creed anteriores... menos del 1, que sigue condenado al ostracismo.


Nótese que se usan los términos orden y caos, precisamente para no dejar claro cual de los dos bandos es realmente el bueno. Yo creo que el juego nos está preparando para un plot twist en ese sentido dentro de no mucho. Pitágoras termina aludiendo a una escena de esa misión que os he comentado que ya he hecho pero que debería ser posterior. No entiendo nada...

Al terminar la visión, aparece Aspasia, que no duda en revelar su vínculo con el Culto del Kosmos.


Kassandra carga contra ella (verbalmente, me refiero), por ser la líder del Culto del Kosmos, pero ella se defiende diciendo que la acababan de nombrar líder cuando apareció Alexios y le hizo un golpe de estado, por lo que realmente no tenía apenas poder. Jajaja, vaya excusa, le ha faltado decir I was only following orders como los nazis.


Al haber perdido el control del culto, utilizó a Kassandra para destruirlo. Tampoco tiene ni idea de para qué sirve la pirámide, sólo que permite ver el futuro, pero no a todo el mundo, sólo a ciertas personas. Aspasia ve cómo será la sociedad en el futuro y quiere ser su guía. Vamos, delirios de grandeza y complejo de Dios en toda regla. 

Aclarado todo, nos dan tres opciones. Invitarla a destruir el artefacto, matarla, ¡o liarte con ella! La verdad es que esa última opción no me la esperaba la verdad.


Sí, hombre... Me voy a quedar yo sin Jefe Final después de haber dejado vivo a Deimos, ¡a matar, a matar!

Por desgracia, no es un Jefe Final propiamente dicho. De dos hostias te la cargas. He ido to emocionado a saco a por ella y no me ha dado tiempo a disfrutarlo...


Acto seguido, Kassandra destruye el artefacto con la lanza. He probado también la opción de liarte con ella por probar, y lo destruye igual, solo que antes de hacerlo, en vez de meterle una espada a Aspasia, le mete la lengua.


Y se acabó. Vamos entonces con la misión que queda. Para acceder a esa misión, tienes que haber derrotado a las tres criaturas mitológicas del juego. Cada una de ellas, al morir, genera un Fruto del Edén (lo cual ha sido una manera muy chula de explicar su origen, por cierto). Debes colocar los frutos en unos pilares en la Atlántida, pero al colocar el último, el mecanismo falla, y el haz de luz que proyecta se apaga enseguida.


Sin embargo, eso no impide que la trama siga avanzando. Alétheia, el miembro de la Primera Civilización o Isu que nos guía en este juego, nos cuenta cómo se puso del bando de los humanos, traicionando a su propio pueblo, y pide a Pitágoras que ceda el testigo de custodiar la vara de Hermes a Kassandra.

Como buen viejo gruñón, se niega, alegando que si suelta la vara morirá, y él quiere seguir investigando y descubriendo cosas, que es lo que le mola. De hecho, la tensión llega hasta tal punto que te sale la opción de matarlo.


Lógicamente, no voy a hacer que Kassandra mate a su propio padre por algo así. Al escoger la otra opción, finalmente logramos convencer a Pitágoras para que entregue la vara a Kassandra, y como nos habían advertido, la luz de su vida se extingue nada más soltarlo. Literalmente, además.


Salimos del Animus y ahora controlamos a Layla. Gracias a los recuerdos de Kassandra, se da cuenta del fallo en el mecanismo y restaura el haz de luz que fallaba.


Al restaurar el sistema, ya puede acceder a la Atlántida, pero de pronto, aparece Kassandra, ¡vestida con ropa moderna! Me ha llamado más la atención eso que el hecho de que siga viva en sí.


Tras una breve conversación, Kassandra se prepara para su cometido, entregar la Vara de Hermes a Layla, consciente de lo que le ocurrirá cuando lo haga. Sólo pide una cosa a cambio a Layla, que cuando acabe de utilizarla, la destruya, así como el resto de artefactos.


Tal y como le había ocurrido a su padre, la vida de Kassandra se extingue a los pocos segundos de soltar la vara, pudiendo descansar en paz, al fin, después de tantos siglos. Fin.


Creo que ahora entenderéis por qué me ha cabreado tanto que el juego me haya permitido jugar esta misión antes de tiempo. He visto la muerte del personaje antes de enfrentarme a ningún jefe, ¡es criminal! Auto spoiler total. Ya sé que el juego no tiene la culpa, pero joder, hay que tener cuidado con esas cosas.

Entrando en materia, parece que en este Assassins Creed sí que avanza de una puta vez la trama general. En muchos de los otros títulos, la parte del presente parecía humo más que otra cosa, y eso si había... Pero conseguir la Vara de Hermes y tener a un personaje inmortal me parece que inclina claramente la balanza hacia un lado.

Sobre el contexto histórico, es complicado. Es como cuando te dicen que algo está ambientado en la Edad Media. La Edad Media es muy amplia, y ocurren muchas cosas, pero como la vida apenas cambiaba a lo largo de los siglos, se utiliza más o menos de la misma forma. Aquí ocurre lo mismo. Había muchos puntos interesantes donde elegir, y han elegido la Guerra del Peloponeso. Personalmente, habría escogido la segunda guerra médica, porque la batalla de Salamina me parece, sin ninguna duda, la batalla más importante de la historia de occidente, pero entiendo que la guerra del Peloponeso, siendo un conflicto local, les venía mejor para el rollo que tiene el juego. Lo mejor habría sido una trilogía de juegos de 20 horas que ocupasen las dos guerras médicas y esto, controlando a diferentes generaciones de la familia, como ya hicieron con los Kenway, y no este grind absurdo de casi 100 horas de misiones de relleno.

Lo de Aspasia, gracias a la colaboración desinteresada de Zombie Wolf, que me ha puesto en contacto con un erudito de cultura clásica, y me ha confirmado lo que ya sospechaba. Aspasia sólo era una persona que se buscó la vida como buenamente pudo dentro de sus propias virtudes y limitaciones, pero en aquella época no estaba bien visto que una mujer llegara lejos por sus propios medios, y muchos de los escritos que nos llegaron sobre ella estaban hechos bajo esas premisas, atacándola. Luego, mal, Ubisoft, por dejarte llevar por prejuicios y estereotipos. 

Y estaría bien que alguien me expliqué quién es esta Layla que han metido aquí de un día para otro para convertirla en la nueva Desmond sin darle ninguna justificación argumental.

Valoración Global del Final
I'll Remember the Ending
Dramatic Finish
Decisive Finish
Brave Finish
Sophisticated Ending
An Ending to Get Over
 Refrain Ending
Fateful Ending
Strepitoso Ending
Liar Ending



1 comentario:

  1. La verdad que me paso lo mismo de las tres misiones finales me pase la que no debía y me autoespoileé. Por suerte me dio tiempo a avisar a amigos mios que todavía no habian llegado al final y les dije el orden. Muy mal en esto Ubi

    Y bueno lo mejor del final es Kassandra en traje, OBVIO

    ResponderEliminar