lunes, julio 01, 2024

Ese Gran Final... Bravely Second: End Layer



En lo más profundo de Vía Celestio, alcanzamos el altar donde descansa el alma atormentada de Vega, la esposa de Altair.


Sin embargo, lo que prometía ser un conmovedor reencuentro, se torna en una lluvia de acusaciones y reproches. Ya hemos conocido la historia de Altair, pero nos faltaba escuchar la parte de Vega. Ahora sabemos que por acudir al punto de encuentro con Altair, fue asesinada...


El sufrimiento que provoca a Altair escuchar esas palabras invoca a Providence, que se regocija ante el placer que le supone alimentarse del sufrimiento ajeno.


Que pena... Tenía la esperanza de que el Jefe Final fuese la propia Vega, corrompida por su propio sufrimiento, y no otra vez que haya un ser maligno que tenga la culpa de todos los males que asolan el mundo.

Providence explica que a pesar de tanto sufrimiento, Vega seguía recordando y amando a Altair, y por mucho que se esforzaba, no lograba encontrar la manera de erradicar ese sentimiento. Fue entonces cuando se le ocurrió la idea de destruir Luxendarc, el mundo que formaba sus recuerdos, y además hacerlo usando como arma los mismos recuerdos a los que Vega se aferraba.


También detalla la participación de Anne y la creación de los Baals, pero nada que no supiéramos ya. Enseguida comienza el combate, pero no dura mucho, porque en cuanto le hacemos un poco de daño, utiliza el alma de Vega para alimentarse hasta recuperar toda su vida al completo.


Es entonces cuando Altair vuelve a tomar el control del cuerpo de Tiz y alza la voz para comunicarse con su esposa, liberándola de su pesar, y evitando al mismo tiempo que Providence pueda seguir recuperándose.


Ahora sí, ya estamos en combate, pero la estrategia de Providence se mantiene. Tocar los cojones. Si ha empezado el combate curándose, lo continúa usando condena en todos los personajes, y lo remata con un ataque que quita 99.999 puntos de daño, que por supuesto me ha supuesto un game over y a ver ahora cómo me las apaño para evitarlo...


Mientras tanto, dejo el battle theme. Como ya sabréis, el único punto en que este juego es claramente inferior al primer título de la saga es precisamente la banda sonora. Se nota desde el minuto uno, y por desgracia se nota hasta el último, porque el final battle theme no tiene esa enorme personalidad que tenían los de Bravely Default. Tiene momentos, pero en el fondo es bastante genérico, con sus coros apocalípticos incluidos.


Lo bueno de este juego es que con tantos trabajos puedes hacer literalmente de todo, así que librarse de cualquier treta que te ponga el enemigo es sencillo. Ya tenía a todos los personajes con el comando de hechicería equipado, así como un trabajo físico como principal y uno mágico como secundario. Solamente he tenido que cambiar el trabajo de mago astral por el de mago del tiempo para poder usar autolázaro y solucionado.

Además, me he dado cuenta de como funciona. Ese ataque no es aribtrario. Providence te da una orden de atacar a un aliado. Yo pensaba que era una orden ineludible que se iba a ejecutar bajo control mental, pero no, es una orden normal, tienes que ejecutarla tú manualmente, y si no lo haces, ese ataque es el castigo. Pero vamos que yo prefiero mil veces usar autolázaro que obedecer al malo xD

Al derrotarlo, Vega queda liberada. Al mismo tiempo, Altair sale del cuerpo de Tiz, y finalmente sus almas pueden volver a estar juntas y descansar en paz.


Muy bien pero, si el alma de Altair estaba en la piedra del alma que usan para que Tiz salga del coma después de que saliese el alma del jugador en el primer juego, ¿no debería entrar en coma de nuevo? Yo aquí veo un plothole muy gordo...

Recuperamos el control del personaje, y al salir del altar, sin avisar y sin ninguna presentación de por medio ¡salta un nuevo combate! ¡Providence todavía sigue vivo!


Nos encontramos ahora frente al clásico enemigo que tiene tres partes, el cuerpo principal y los brazos, que aunque los destruyas, al cabo de un rato vuelven a emeger. Y una cosita más. Puede hacer Bravely Second, y además, cuando lo hace, el hijo de puta siempre hace su ataque especial...


Usar Bravely Second es trampa, pero al fin y al cabo, es una trampa que podemos hacer nosotros también, así que lo dejamos así. 

Pasado un rato, Providence comienza a mencionar a una extraña persona que siempre ha apoyado a los personajes. Está hablando de ti, del jugador. Una vez más, el juego rompe la cuarta pared.


Providence nos hace chantaje emocional, amenazando con hacer sufrir a los personajes en caso de continuar el combate. A mí que me amenace me da igual, yo no cedo ante nadie. El problema es que la cosa va a más. Providence toma el control de la 3DS, y por cada botón que pulsamos, avanza. Primero sale al menú principal, y luego se va moviendo hasta el botón de BORRAR TODOS LOS DATOS DEL JUEGO!!


En el último instante, cuando ya se están borrando todos los datos, Yew aparece y corta la pantalla para impedirlo.


¡Cabrones! ¡Vaya susto! ¡Con estas cosas no se juega, que el juego dura 80 horas! Ya es bastante guarrada que tengas que iniciar una new game plus en mitad del juego, y que si en mitad del prólogo no haces una acción concreta, lo tienes que repetir todo. Me olía algo parecido, pero por suerte se ha quedado solo en eso, un susto...

Yew utiliza Bravely Second para restaurar la partida y regresar al combate, utilizando como SP las letras del subtítulo que cambian End Layer por Send Player. Si no lo hiciera así, correría el riesgo de que no tuvieras SP y saltase un bad ending, que no habría estado mal tampoco.


Ahora aparecen todos los personajes del juego mostrando su apoyo, tanto a Yew y sus compañeros como al jugador. Salen todos los personajes que eran portadores de asteriscos, el Kaiser incluido, e incluso Agnes se dirije a nosotros personalmente.


Ahora sí, toca reventar a este cabrón de una vez. No hay ni una sola mejora de combate respecto al título anterior, solamente han variado una serie de trabajos, pero muchos de ellos en el fondo son los mismo cambiado de nombre. Ahora el que causa los estados alterados es un pastelero que hace tartas envenadas. Pues vale, pero en el fondo sigues siendo el trabajo que causa estados alterados.

Así que, la forma en la que enfrentes el combate depende íntegramente de tu voluntad. Ya prefieras un party físico, mágico, equilibrado, arriesgado, conservador, con invocaciones, con estados alterados, buffs, manipulación de los turnos, ataques en diferido, lo que quieras, y por eso mismo no era necesario implementar ninguna mejora adicional.


Los ataques especiales también mantienen las reglas. Dependen del arma que lleves equipada y son cuatro por cada una de ellas. También siguen siendo totalmente configurables para que puedas elegir el trigger, el elemento asociado e incluso la frase que dice el personaje al ejecutarlo.


Al derrotarlo, volvemos al barranco de Norende. Todos celebran la victoria, cuando de pronto, Tiz cae al suelo... Lo que hablábamos antes finalmente se cumple. Con un poco de delay, pero ahí está, que es lo importante jaja


Agnes, que está en comunicación con ellos a través del colgante, rompe a llorar y corre hacia su posición. Mientras está de camino aparece, ¡el tío del punto de guardado! Por primera vez escuchamos su voz y parece ser una mujer. Nos cuenta que el alma es una suma de deseos e ilusiones, y que precisamente por ser tan fuertes, las almas de Vega y Altair trascendieron su muerte.


La tía del punto de guardado les propone un plan. Coge la brújula del espacio y el tiempo, viaja al pasado, se la a Tiz al principio del primer juego, y al volver, ya está llena de todos los deseos e ilusiones de ambas aventuras. Al volver, Agnes ya está allí, y es ella la que se encarga personalmente de introducir todos esos deseos e ilusiones en Tiz, deolviéndole a la vida.


Y eso no es todo. La tía del punto de guardado, después de dos juegos, finalmente se quita el sombrero y descubrimos su identidad. Su nombre es Deneb, y se presenta como una amiga de Vega y Altair. Vamos, que es otro personaje con tropecientos años, sólo que en este caso sigue con vida :o


Para cerrar, los personajes quedan todos emparejados. Agnes pide matrimonio a Tiz y Yew finalmente logra declararse a Magnolia, que le contesta diciéndole su verdadero nombre, algo que los habitantes de la luna solo revelan a la pareja con la que van a casarse. Por supuesto, se lo dice al oído y ni siquiera nosotros nos enteramos. Es un dato privado ;) Fin.


Que maravilla. Ha sido un gran equilibrio entre la nostalgia del primero y las cosas nuevas del segundo. Pero no se han conformado con contar otra historia más. Han querido que lo ha ocurrido aportase algo al argumento general de la saga, dando origen a los Baals, y dando protagonismo incluso al misterioso personaje del punto de guardado, al que ninguno dábamos interés. Son detalles que marcan la diferencia. Una pena que el malo haya sido el falso Dios en lugar de la propia Vega. Si los Baals surgen de sus sentimientos, podríamos haber derrotado a dichos Baals que representaban sus miedos, su dolor y su soledad, hasta dejarla libre. Otro detalle donde no ha estado a la altura es la banda sonora. Un solo battle theme para los dos combates en este juego es algo inadmisible, y además, tan flojo... Si llega tener un jefe final en condiciones y unos battle theme del nivel del primero, esto se habría ido a la estratosfera, pero bueno, confiemos en el siguiente juego.


Valoración Global del Final
I'll Remember the Ending
Dramatic Finish
Decisive Finish
Brave Finish
Sophisticated Ending
An Ending to Get Over
 Refrain Ending
Fateful Ending
Strepitoso Ending
Liar Ending



No hay comentarios:

Publicar un comentario