lunes, julio 05, 2021

Ese Gran Final... Kono Subarashii Sekai ni Shukufuku o! Attack of the Destroyer



Este juego de naves era un DLC que venía con el RPG. Es bastante simple y ni siquiera tiene trofeos, pero aún así, mola. Veamos qué nos ofrece.

El juego tiene seis personajes para elegir. Todos muy diferentes entre sí, llegando al extremo de que uno de ellos usa espada, blandiéndola a su alrededor, sin apenas alcance. Yo he escogido al que usa el disparo teledirigido, que es el más cómodo.


Comenzamos la pantalla final. Se nota que es la última. Ya hay demasiadas trampas. Paredes que te bloquean el paso, escapes de gas venenoso, muros giratorios, y enemigos que aguantan bastante antes de ser destruidos. Menos mal que el disparo teledirigido de este personaje te evita tener que preocuparte por esto último.


El juego tiene power ups, pero no se consiguen recogiéndolos por el escenario. Hay que comprarlos en la tienda, que aparece dos veces por cada pantalla, con el oro que sueltan los enemigos al morir.


El disparo ya está al máximo, pero hay cosas bastante interesantes fuera de la pura potencia de ataque. Aumento de vida máxima, aumento de velocidad, recarga de vida, ralentización de proyectiles enemigos o aumento de suerte son algunos de los power ups que puedes comprar, y que te harán la vida mucho más fácil.

Las mejoras son casi todas permamentes, incluso aunque mueras, pero si lo haces perderás la mitad del dinero, así que hay que tener cuidado.


En este juego no hay bomba propiamente dicha. La sustituyen por una habilidad aliada. A lo largo de la pantalla, aparecen el resto de personajes de la serie, que puedes recoger o ignorar a tu antojo. 

¿Y por qué los ibas a ignorar? Pues porque la utilidad de cada habilidad varía mucho, así que escoger al personaje adecuado es importante. Hay cosas muy útiles, como la chica que cura, y chorradas máximas como el personaje que roba un objeto aleatorio de los que se venden en la tienda, y te puede tocar una poción que rellena un corazón. Mi favorita, sin ninguna duda, es la que hace el hechizo explosión, que no sólo mata a todo quisqui, sino que encima destruye todos los muros que haya, y llena de monedas toda la pantalla.


Pero hay truco, o más bien, hay incentivo. La habilidad se puede usar cuantas veces quieras, pero tiene que recargarse. Se pueden comprar power ups en la tienda que aceleran el proceso de recarga, pero el tema está en que si recoges a un personaje siempre tiene la habilidad cargada, por lo que el juego te anima a ir usando y cambiando a los aliados para poder estar todo el rato haciendo diferentes cosas sin tener que esperar a recargas de ningún tipo.

La pantalla, aunque intensa, no es muy larga, y más pronto que tarde aparece el Jefe Final. Ya sólo por el diseño, podemos saber que va a tener varias fases xD


En esta primera fase, el jefe nos asesta rápidos rayos láser que dejan un surco de fuego a su paso, nos asedia con lluvia de misiles, e invoca enemigos varios para complicarnos la vida todavía más. A pesar de todo eso, como los misiles se pueden destruir con nuestro propio disparo, es una fase asequible.


En la segunda fase, el esqueleto que había sentado en el trono cobra vida, pero nada más. Es una fase muy suave. Manda proyectiles teledirigidos con forma de almas en pena, pero de una en una y van muy despacito. Hay algún enemigo random dando la lata por ahí, pero tampoco es nada de lo que preocuparse.


Ya se sabe que después de la calma llega la tempestad. Derrotado el esqueleto, el núcleo que estaba flotando en el trono toma el control, liberando un monton de proyectiles a todas direcciones, acompañados además de explosiones y de un rayo láser destructor definitivo.


Aquí es donde el personaje que he elegido cobra mayor importancia. Gracias a su disparo teledirigido, no tengo la necesidad de ponerme delante de la bola para poder acertarle, facilitando muchísimo las cosas. Pero el resto de personajes tienen disparo simple y recto hacia adelante, y esto se vuelve una auténtica pesadilla, al encontrarnos en la obligación de tener que disparar durante los breves instantes que el rayo láser central no está activo. Y con la de la espada, buah, no me lo quiero ni imaginar.

Por desgracia, eso es todo. El jefe repite el mismo patrón todo el rato, y para compensar su moderada dificultad, a cambio dura poco, y no hay ninguna escena ni nada después. Créditos y fin. 

No está mal para ser un juego de relleno que viene de regalo. La pantalla final está bastante currada con las trampas, el tema de recoger a los personajes y usar sus habilidad también está bien, y el jefe final es decente. He jugado otros títulos de naves oficiales que son peores que esto...

Valoración Global del Final
I'll Remember the Ending
Dramatic Finish
Decisive Finish
Brave Finish
Sophisticated Ending
An Ending to Get Over
 Refrain Ending
Fateful Ending
Strepitoso Ending
Liar Ending



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.