viernes, noviembre 26, 2021

Ese Gran Final... Muv Luv



En esta visual novel tampoco hay true ending. Sin embargo, a diferencia del Grisaia, donde cada ruta era única e irrepetible, y tenía la misma importancia que las demás, aquí observamos un claro abismo de calidad y duración entre las rutas de Sumika y Meiya, claras protagonistas de la aventura, y las demás, que alguna parece relleno de lo mala que es. Por tanto, solo vamos a ver el final de Sumika y Meiya.

Vamos con Meiya, que al final es la gracia de este juego, porque aparece de repente y nadie nunca le pregunta por qué... Hasta ahora. Después de escuchar una conversación entre Sumika y Meiya, en la que ambas confiesan estar enamoradas de Takeru, finalmente se quedan a solas en una cueva subterránea, y es el propio Takeru quien se lo pregunta directamente. Meiya es clara en su respuesta.


Que sí, que ya sabemos que te mola, pero esa no es la cuestión. El juego nos está intentando vender que no se habían visto nunca en el pasado, y está claro que eso no es cierto. Simplemente, por algún motivo, Takeru no la recuerda. Nadie hace las locuras de Meiya sin que haya algo detrás.


A pesar de que Takeru trata de insistir en el motivo que impulsa todas las decisiones que ha tomado, ella no suelta prenda. Se limita a contar que algún día será la super jefa de la empresa Mitsurugi y que en ese momento ya no podrá vivir para sí misma, por lo tanto, lo que tenga que hacer, lo tiene que hacer ahora, pero sin decir el qué.

Es más, la conversación se le va de las manos a Takeru, porque llama marionetas a los jefes anteriores. Meiya se enfada e intenta irse, pero se tropieza y se tuerce el tobillo, por lo que Takeru termina teniendo que llevarla a cuestas... mientras sigue enfadada xD


Por el camino consiguen hacer las paces, pero seguimos sin saber la verdad. Ahora es el turno de Sumika. Meiya, como buen admirable rival, consigue que ambos se queden a solas, para que ambas puedan tener su oportunidad. Sumika invita a Takeru a las aguas termales, donde se cuela en la zona de los chicos y a través de una serie de inDIRECTAS le ofrece sexo, pero termina notando que Takeru solo la ve como su amiga, su vecina, pero no como la mujer que ella se siente, así que se levanta y se va.


Joder, Takeru, tío, no das una xD Lo peor es que luego se queda pensando que sí la ve como mujer, pero como escuchó la conversación que tuvieron entre ellas, la situación se le hace muy complicada. Al menos, entre ellas dos siguen muy bien, llegando al punto de volver sentadas una al lado de la otra en el viaje de vuelta del onsen, e incluso a dormir acurrucadas.


Mientras ellas están dormidas, Takeru mantiene una conversación con sus profesoras sobre el rechazo en el amor y como causa mayor daño cuanto más tarde llega. Dicha conversación le da la determinación necesaria para tratar de poner fin a la situación cuanto antes, pese a no haber tomado todavía una decisión.


Al llegar a casa, vuelve a suceder. Por segunda vez, escucha una conversación ajena. Meiya y Mana hablan acerca del viaje, pero también acerca de una promesa. Desgraciadamente, Takeru interrumpe y nos quedamos sin saber el resto de la historia.


Pero por poco tiempo. Takeru se va a dormir, y vuelven a enseñarnos ese flashback de cuando conoció a Sumika en el parque, pero con una diferencia. Era un recuerdo falso. Nunca fue Sumika, sino Meiya.

Resulta que ese día fue el cumpleaños de ambos, pero Meiya no lo estaba celebrando porque en su familia todo el mundo estaba muy ocupado con temas de trabajo. Takeru le ofrece ir a su casa y compartir su tarta y sus regalos con ella, pero se toma la invitación para ir a su casa de otra forma, y le contesta que esas cosas solo se hacen si estás casado xD Así que Takeru le pide matrimonio para solucionarlo jaja


Sigue sin ser suficiente. Meiya le recuerda que los niños no se pueden casar. Solo los adultos. Así que, Takeru le promete que se casarán cuando crezcan.


Después, el flashback no es muy distinto a como lo conocíamos. Takeru le pide a los padres de Meiya que le hagan una fiesta de cumpleaños, y acto seguido se produce la discusión cuando los padres se quieren llevar a Meiya a casa. Es entonces cuando Takeru promete que no se convertirá en un adulto mezquino cuando sea mayor.


Y de aquí viene todo xD Es bonito, pero joder, son promesas de niños, no deberían tomárselas tan en serio como para que la visual novel gire en torno a ello. Si hubiese que cumplir esas promesas que haces cuando eres niño, yo tendría que... pufff... Iba a ponerlo, pero después de decirlo en voz alta creo que no es buena idea, es demasiado ridículo xD Supongo a vosotros también se os vendrán a la cabeza las vuestras.

Takeru se despierta, ahora ya recordando todo, pero Sumika le informa de que Meiya ya se ha ido.


Justo le estaba dando vueltas a esto, porque cuando escucha la conversación entre Meiya y Mana, da la impresión como que la promesa tiene una fecha límite, pero la verdad, en el flashback no me ha dado esa impresión. Le dice que se casarán cuando sean mayores, no cuando cumplan cierta edad exacta, ni tal día, ni nada, así que a ver como se desarrollan ahora las cosas...

Atención ahora a la película que se montan para que encaje todo xD Meiya tenía una hermana gemela mayor, que era la heredera, entonces envían a Meiya al exilio porque las gemelas son un mal presagio. Y la casa donde acaba viviendo está en el barrio de Sumika y Takeru, por eso se llegan a conocer.


Pero eso no es todo. También te cuentan que toda su familia muere de repente y claro, eso la convierte en la heredera de la familia. El día que conoce a Takeru es el último día que pasa en el barrio, antes de regresar a casa de sus padres.


Al parecer, Meiya había hecho un trato con su abuelo. Todavía no nos dan los detalles, pero sí nos dicen que había una condición. Takeru debía recordar la promesa por sí mismo. No valía contárselo. Por eso Meiya en la cueva, a pesar de la insistencia, se calla. En el momento en el que Takeru escucha la conversación de Meiya y Mana aquella noche, ella siente que ha incumplido la condición al darle una pista, por muy involuntario que fuera, y se marcha, dejando un mensaje de despedida. Bye-bye.


Esto viene por una conversación del flashback, en la que Meiya se despide con esas palabras. Pero Takeru explica que sólo te despides diciendo adiós si no vas a volver a ver a la otra persona nunca más, pero como ellos se van a volver a ver, debe decir hasta luego. Durante el flashback no le di importancia, pero la tenía.

Sumika va más allá y se declara. También confiesa que la noche del onsen era su momento, y a pesar de que quería que pasasen cosas, no lo consiguió, así que admitió su derrota.


De hecho, llega al extremo de despedirse para siempre y cerrar la venta. Y no la abre, por mucho que Takeru la llama utilizando el mítico Show Yourself! de Elsa en Frozen 2 xD 


Pero la conversación sigue, a gritos, con la ventana cerrada. Sumika le dice que se vaya a buscar a Meiya antes de que sea demasiado tarde, que por supuesto que no es lo que quiere, pero que ha entendido cual es la situación, y que prolongar esta conversación inútil lo único que va a conseguir es causarla más daño todavía.

Takeru no hace ni puto caso, sigue insistiendo, así que la pobre Sumika no tiene más remedio que salir corriendo de casa para escapar, sin abrigo, y en pleno diciembre... Takeru sale en su búsqueda, pero nunca la encuentra. En su lugar, encuentra a Mana.

Ahora que ya se ha descubierto el pastel, Mana no tiene problema en desclasificar los documentos con todo lujo de detalles. Meiya quería casarse con Takeru, pero al ser plebeyo, su abuelo no lo reconocía. Entonces llegaron a un acuerdo por el que le aceptaría si se cumplían ciertas condiciones. No mencionar la promesa, no mencionar que la promesa fue con Meiya, que Takeru recordase todo por sí mismo, y que la amara con todo su corazón.


Sí que había deadline al final. 31 de Diciembre. Es decir, en el juego todavía es 23. Estamos a tiempo, qué susto. Pensaba que pudiera dar la casualidad de que la deadline hubiera expirado el mismo día que Meiya incumplió la condición, pero no. ¡Hay tiempo! En caso de que la deadline expire, Meiya tendrá que aceptar un matrimonio de convenciencia.


Takeru se defiende, como es lógico, alegando la presión a la que le están sometiendo. Pregunta que por qué tiene que dar una respuesta repentina, en lugar de tomarse su tiempo y elegir cuando de verdad lo tenga claro, pero Mana le cierra la puta boca con una frase magistral, recordándole que lleva más de una década en contacto con Sumika y no ha sido capaz de responder a sus sentimientos, ZAS xD


Al menos hay una buena noticia. Sumika está con Mana. Ya no tenemos que preocuparnos porque esté deambulando por Tokyo en Diciembre y sin abrigo.

Mana comenta que por primera vez en su vida, ha desobedecido una orden de Meiya. Ha vuelto para que Takeru tenga una manera de llegar hasta donde se encuentra Meiya, pero que si tiene la más mínima duda de sus sentimientos hacia Meiya, no los quiere.


Takeru se quejaba de la presión, así que toma, más presión xD Mana le da quince minutos para tomar una decisión. Pasado ese tiempo, se irá para no volver jamás.


Sinceramente, mucho me parece. Contaba con que le diese cinco y dando las gracias...

Mana se va, dejando a Takeru a solas con Sumika, que lo primero que hace es meterle más presión xD Que si ya han pasado cinco minutos, que si tardas tres en llegar hasta donde está Mana... jaja Pero eso no es importante, porque Takeru ya lo tiene claro.


Sumika tiene el honor de ser la primera persona es poder preguntárselo directamente. Lo hace, y obtiene su respuesta.


Podemos ver el fotograma exacto en el que le hace trizas el corazón, pero he preferido no elegir esa imagen y escoger el momento en el que lo acepta.


Aclarado todo, Sumika se despide de Takeru diciendo adiós, ahora que saben que no se volverán a ver nunca. Takeru va hacia donde está Mana, pues Meiya ya está en mitad de la ceremonia, pero Takahashi y las maids aparecen para advertirla de que no llegarán a tiempo y solo conseguirán que sea despedida.


Takeru intenta hacer uso del anillo que le dio Meiya para obligarles a obedecer, pero Takahashi explica que ese anillo solo tiene poder si te lo ha dado el líder de la familia, y actualmente Meiya no lo es, así que no sirve para nada. Sin embargo, acto seguido invita a Takeru a subir a la limusina para llevarle, porque nunca dijo que fuese a detenerle :p


Jajaja que cabrón Takahashi, como nos ha hecho el lío. Yo sabía que le iba a ayudar, pero pensaba que iban a tener que convencerle de alguna manera, no así, de gratis xD

Durante el trayecto, Mana le cuenta a Takeru las dudas de Meiya. No sobre sus sentimientos, sino sobre la carga que conlleva ser líder consorte de la familia para un plebeyo, a todas las libertades y placeres a los que tendría que renunciar, pero Takeru reafirma su decisión ;)


Al aproximarse al lugar de la ceremonia, los guardias no se quedan quietos. Pensaba que iban a cerrarles los accesos o a levantar los bolardos esos que salen del suelo como en Mision Imposible, pero no, directamente les disparan xD Que os recuerdo que dentro va el chófer, la maid jefa y las tres maid a su cargo, además de Takeru... Pero no, entran en modo GTA y fuera xD


Finalmente, logran que Takeru se abra paso hasta el interior del templo, mientras ellos contienen a los guardias, aunque no sé cómo, la verdad xD En el interior, encuentra a Meiya vestida de novia y le anuncia su llegada.


Los guardias se abalanzan sobre Takeru, pero el sacerdote ve el anillo y los detiene. Takeru se pregunta cómo es posible que el anillo funcione si Meiya todavía no es la líder la familia, pero el sacerdote le corrige. Ya se ha casado :/


Ahora ya puede ir a por Meiya, que ha salido corriendo al verle (todo muy peliculero, sí xD). Finalmente la encuentra en el tejado del edificio, donde la dice que ha venido por ella, para estar con ella, para casarse con ella. Todo. Pero ella cree que no está al corriente de a todo lo que tiene que renunciar, así que le rechaza y le pide que se marche.


Poco a poco, Takeru va demostrando estar al corriente de todos los riesgos que implica empezar una relación con ella y casarse. A pesar de todo, Meiya se resiste a aceptar, hasta que Takeru dice las palabras mágicas: He dejado a Sumika atrás por ti.


Con eso, Meiya por fin comprende que Takeru va en serio y está dispuesto a todo por ella. Se echa a sus brazos y se besan.


Vale, muy bien, pero, ¿y ahora qué? Meiya ya está casada, no olvidemos.

Sinceramente, pensaba que el nuevo marido iba a renunciar a Meiya para que fuese feliz o cualquier historia parecida. Tampoco es que haya muchas posibilidades, pero no me esperaba que abrieran una elipsis y omitieran todo el desenlace, para saltar directamente a una escena en la que Takeru y Meiya ya están casados y ha remodelado su habitación en el palacio para que sea exactamente igual que la habitación de su antiguo hogar.


Me parece fatal que omitan como se resuelve la situación. Es que el novio de la otra boda ni sale. Que sí, que seguramente fuese una tontería, pero igual que se han inventado lo de la hermana gemela y la muerte de toda su familia, que quedaba super forzado, mejor eso que nada, porque al menos lo intentas, no borras la escena sin explicación alguna...

Takeru se queja de su nueva vida, pero no por las tareas que le son encomendadas, sino porque la agenda está tan cargada que no tiene tiempo ni de ver a Meiya, que al final es la gasolina que le impulsa a hacer todas esas tareas. Así que, finalmente consigue que un día a la semana les dejen libres para disfrutar de su relación. Fin.


Este final es una sensación muy extraña, porque al final el argumento es calcado a cualquier comedia romántica random que echan en la tele. Sabes qué va a ocurrir en todo momento, sólo tienes la duda de si habrá alguna sorpresa random sobre cómo van a desarrollarse los hechos, pero todas las etapas por las que va a pasar el argumento están más que claras y se cumplen en su totalidad. Ahora bien, a pesar de eso, no he podido evitar sentir la ilusión de continuar hasta el final para verlo con mis propios ojos, e incluso de emocionarme en algunos puntos. Está claro que el hecho de llevar 40 horas tratando con los personajes, viendo como se desarrollan, compartiendo sus alegrías y sus penas, y acompañándoles todo el camino en primera persona, hace que todo se sienta mucho más real, y eso es algo que las pelis de turno, en 90 minutos de nada, no tienen medios para conseguir.

Valoración Global del Final
I'll Remember the Ending
Dramatic Finish
Decisive Finish
Brave Finish
Sophisticated Ending
An Ending to Get Over
 Refrain Ending
Fateful Ending
Strepitoso Ending
Liar Ending

Llegó el momento de la verdad. Después de cuatro universos paralelos viendo como sus "amigas" le levantan al novio una detrás de otra, ¡finalmente Sumika tendrá su oportunidad!

Las rutas de Chizuru, Tama y Kei dividen sus caminos en el mismo punto. La final del festival de deportes. Sin embargo, las de Sumika y Meiya van mucho más allá. Pasa el torneo, hacen sus exámenes finales, y hacen el viaje al onsen como premio por la victoria, por eso vemos sólo estos dos. 

Las rutas de Sumika y Meiya se separan en el momento en que tiene lugar la conversación con Meiya en la laguna subterránea, donde se declara originalmente. En esta ocasión, Takeru rechaza escuchar lo que le tiene que decir, porque siente que si lo hace, será como si despertara de un sueño y ella ya no estará.


Jajaja que cabrones, si eso es exactamente lo que pasa en la ruta de Meiya xDD Menos mal que la he jugado en primer lugar xD

Por desgracia, de momento, esto es todo. Pensaba que ahora, cuando Sumika se mete en el onsen con Takeru dispuesta a todo iban a pasar cosas, pero no. Es todo igual. Resulta sorprendente, porque ahí es cuando Sumika acepta que no tiene nada que hacer con Takeru porque están en la friend zone, pero estamos en su ruta y todo se desarrolla de la misma forma...


Y eso no es todo, la ruta sigue compartiendo contenido. Takeru recuerda su promesa con Meiya durante el sueño, se despierta, se ha ido, y tenemos que volver a vivir la dolorosa discusión con Sumika a gritos con la ventana cerrada, como sale corriendo sin chaqueta en pleno invierno, y el ultimatum de los 15 minutos de Mana.

En efecto, es lo que estáis pensando. La ruta se bifurca de verdad en el momento en el que Takeru anuncia su decisión final, que ahora es Sumika.


Aunque todo se desarrolle igual, no resulta para nada forzado. Cuando Sumika se va del onsen, Takeru reconoce que la ve como a una mujer, pero que al haber escuchado la conversación que mantienen entre ellas, la situación le resulta más complicada. Los sentimientos están ahí, cómo no van a estar, después de más de diez años de relación, pero aclarar tu corazón nunca es una tarea sencilla.

Los dos se quedan conversando tranquilamente hasta que expira el plazo de los quince minutos otorgado por Mana. Es entonces cuando Takeru confiesa que quiere volver a Meiya, para darle las gracias y pedirle disculpas.


Ya de vuelta en casa de Takeru, ambos lamentan haber tardado tanto tiempo en formalizar su relación, pero se alegran de haber sido capaces de conseguirlo, y lo celebran con un encuentro carnal en la cama de Takeru.


Nos enseñan un poco como va su relación tras los eventos del juego. Reconocen que tienen una vida sencilla, pero están contentos con eso. Van de compras, al cine, y a cualquier otra actividad común y corriente a la que todos hemos acudido en algún momento de nuestra vida.


Después, se preguntan por los regalos de Navidad, pero Sumika reconoce que este año ya ha conseguido el regalo más grande y valioso que jamás habría podido imaginar. Beso y fin.


Al final ha sido como si fuese una única ruta para las dos, pero con un final diferente para cada uno. Si nos centramos en los aspectos que afectan a Sumika, supera con creces todo lo de Meiya, no sólo porque la anterior tuviera un guion de película romántica genérica, que también, sino, una vez más, por lo bien trabajada que está Sumika y lo fácil que resulta conectar con ella. De verdad, al conversación a gritos con la ventana cerrada es horrible. Horrible en el sentido de que es tan buena que sientes su dolor y su impotencia, y lo único que te extraña es cómo no sale corriendo antes con la presión a la que está siendo sometida. Ojalá las secuelas sean igual de intensas y conectes de la misma forma con los personajes :)


Valoración Global del Final
I'll Remember the Ending
Dramatic Finish
Decisive Finish
Brave Finish
Sophisticated Ending
An Ending to Get Over
 Refrain Ending
Fateful Ending
Strepitoso Ending
Liar Ending


No hay comentarios:

Publicar un comentario