sábado, octubre 30, 2021

Ese Gran Final... Shantae




Ahora que Risky nos ha robado las cuatro tablas elementales, es el momento de ir a su escondite a recuperarlas, que se encuentra en una isla cercana.


Entramos así en la pantalla final, repleta de trampas y enemigos para poner a prueba las habilidades que hemos obtenido durante el juego.

Enseguida, los piratas optan por bloquearnos el paso, en lugar de enfrentarse a nosotros. Se suben a un mástil y no podemos avanzar más allá. Llegó el momento de utilizar una de nuestras transformaciones, el elefante, que con su placaje echa abajo el mástil, llevándose por delante a todos los enemigos.


Seguimos adelante. Parece que la pantalla nos va a obligar a usar todas nuestras transformaciones, porque ahora nos presenta un laberinto de tuberías por el que sólo puede entrar y escalar nuestra forma de mono.


Aunque la pantalla no se limita a eso. También hay otro tipo de desafíos, como una sección completamente llena de vapor que limita nuestra visibilidad, mientras un poderoso enemigo acecha. Es buen momento para usar nuestro ataque de carga combinado con salto giratorio, el más poderoso de todos los que aprendemos. Hasta ahora, ningún enemigo normal ha sido capaz de soportarlo, y ese robot tampoco ha sido la excepción.


Un poco más adelante, la pantalla vuelve a sorprendernos con una sección de pinball. Disparas a Shantae desde un cañón, y va rebotando en las paredes y en los enemigos que se encuentra. Luego, hay que cuadrar los rebotes para alcanzar la plataforma de la derecha y seguir avanzando. Es una chorrada, pero mola encontrarte cosas así.


Como esperábamos, la sección de pantalla para que utilices la transformación de la araña tenía que salir antes o después. Se agarra a las paredes y te permite atravesar zonas con pinchos en el suelo. Sólo hay un pequeño detalle, que ahora que tenemos a la arpía, capaz de volar, la transformación se ha vuelto totalmente innecesaria.


Existe una quinta transformación secreta, cuya danza te dan pagando 500 monedas en la última ciudad. Es la transformación en pirata. Concretamente, en pirata de la tripulación de Risky. Pensaba que se podía usar para pasar desapercibido entre los enemigos, pero que va, es mucho mejor. Tiene en una misma transformación la capacidad de escalar del mono, el placaje del elefante y se agarra a las paredes como la araña. Durante la aventura la he usado mucho. Volar no vuela, porque si no ya no usarías otra jaja


Al final de la pantalla encontramos a Risky Boots, pero por desgracia no parece que vayamos a enfrentarnos a ella (al menos de momento), porque nos anuncia que gracias a las cuatro tablas elementales, al fin ha conseguido acabar su arma definitiva gracias al motor de vapor.


Comienza el combate contra el tanque de vapor, que más que combate parece pantalla, porque el bicho es enorme. Es más, nos vemos obligados a usar a la arpía para volar hasta su cabeza y así entrar a su interior.


En su interior, debemos destruir cuatro engranajes que sujetan los hombros y codos del tanque, respectivamente.


Cada vez que destruimos un engranaje, se libera la tabla elemental que lo controlaba. Aquí viene la sorpresa porque, ¡también debemos destruir las tablas elementales!


He estado un rato atascado sin saber qué hacer porque no me imaginaba que hubiese que llegar a ese punto. Contaba con recuperarlas, o simplemente sacarlas fuera de la máquina, pero no ha sido hasta que he golpeado una sin querer, cuando he descubierto la verdad.

Destruidas las cuatro tablas elementales, sale a la luz el motor de vapor que Risky roba a nuestro amigo Mimic. Aquí no hay duda de que hay que destruirlo, porque si no, el robot no dejará de moverse.


Destruido el gigantesco tanque, cuya cabeza queda de fondo en el escenario, Risky Boots aparece de nuevo, ahora sí, para enfrentarse a Shantae personalmente.


Bueno, estoy ya sí es un combate de jefe normal y corriente, contra un enemigo rápido y fiero, al que sólo puedes alcanzar justo después de un ataque. el problema es que es un tanto impredecible. Si saca la espada se lanza contra ti y se lía a dar espadazos hasta que llega al límite de la pantalla, pero otras veces salta de un sitio a otro y si has intentado ir a atacarla, lo normal es que te pille cuando ascienda.


Por si eso fuera poco, a medida que avanza el combate, su repertorio de ataques va aumentando. Ahora comienza a lanzarse desde el aire en plan meteorito para destrozarte. Por suerte, no tiene muy buena puntería jaja


Tras otros tantos toques, vuelve a enseñarnos nuevos ataques. Ahora dos de golpe. Por un lado saca una pistola para disparar desde una esquina, y por otro tiene una nueva versión del ataque que da espadazos a ras de suelo.


Tras infinidad de toques, ¡se le cae el sombrero! Piensas que todo ha terminado, pero no, es otra fase más. Ahora te lanza la espada en plan bumerán, y tiene una nueva versión del ataque a ras de suelo, ahora sin espada, deslizándose por el suelo.


He perdido la cuenta de cuantos toques llevo ya. La mayoría de los ataques son fácilmente predecibles, menos el salto, que puede ser en cualquier momento y no te da tiempo a reaccionar. Además, la ventana de tiempo que tienes para ejecutar el ataque y asestar un toque, se va haciendo más corta a medida que avanza el combate.

Al final he tenido que tirar de objetos para sacar adelante el combate. Y no hablo simplemente de pociones, que también, sino objetos ofensivos. Aunque tiene poca variedad de objetos, al menos, lo que hay, es útil. En concreto, he usado un hechizo de fuego que disparas hacia delante, y una bola de pinchos que da vueltas a tu alrededor. Ambos han sido clave xD


Después de cientos de miles de millones de toques, llega un momento en el que se acaba el combate, ¡pero no el juego! A pesar de haber perdido el combate, Risky no se rinde, y revienta todo para intentar matar a Shantae por la fuerza, que se ve obligada a convertirse en arpía para salir volando por el volcán.

No es una simple escena, debemos volar esquivando las bolas de fuego que saltan desde la superficie. Hay una línea de píxeles abajo del todo para avisarte un poco de por donde van a ir los tiros, pero aparte de que es minúsculo, con la pantalla temblando todo el rato es más inteligente controlar donde estás, que lo que se te viene encima.


Finalmente, Shantae sale de la isla sana y salva. Pantalla en blanco. Shantae aparece en el mundo de los genios, llevada por las cuatro genios que ha liberado en cada una de las mazmorras. Allí, le anuncian que van a convertirla en una genio completo, puesto que ahora, es sólo medio genio.


Sin embargo, aceptar la propuesta supone tener que vivir en ese mundo (dentro de una lámpara, supongo), así que Shantae rechaza la propuesta para poder seguir viviendo en el mundo normal con sus amigos.


De vuelta en Scuffle Town, Shantae confiesa al alcalde de la ciudad que no es una genio completo, sólo medio. El alcalde, como buen político, responde que no le importa, que puede seguir protegiendo la ciudad, pero que si puede pagarle la mitad xD Fin.


Es increíble cómo un triste juego de Game Boy Color hecho en 2002 y que pasó desapercibido para casi todo el mundo pueda ser tan bueno y sobre todo, tener un final tan completo y exigente. Pantalla final con secciones variadas, varios jefes, combate final largo y duro, variedad de ataques tanto por tu parte como por la del enemigo... Como en los siguientes títulos evolucione también el argumento, se vienen grandes momentos.


Valoración Global del Final
I'll Remember the Ending
Dramatic Finish
Decisive Finish
Brave Finish
Sophisticated Ending
An Ending to Get Over
 Refrain Ending
Fateful Ending
Strepitoso Ending
Liar Ending



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.