jueves, octubre 08, 2020

Ese Gran Final... Gunbird




Volvemos con otro juego de naves, en concreto de la colección de Psikyo, donde nos presentan un escenario diferente a lo habitual. En este título, no manejamos ninguna nave, sino que controlamos al personaje directamente, el cual es capaz de volar y disparar a través de distintos métodos. En este caso yo he cogido a la brujita, que vuela en su escoba y lanza hechizos. Hay otra que vuela en la nube kinton, otro con un jetpack… cada uno tiene su rollo.

La historia también es algo distinta a los juegos de naves habituales. Lo primero porque tiene, jaja, y lo segundo es porque no somos ningún héroe tratando de salvar nada, sino un cazatesoros que busca hacerse con un espejo mágico que concede cualquier deseo, y nuestro rival es una banda de piratas aéreos con el mismo objetivo.

El espejo consta de cuatro trozos, que conseguimos de los piratas en cada una de las cuatro primeras pantallas, y en las tres siguientes debemos romper el sello del espejo para liberar al genio encerrado en su interior. Comenzamos al inicio del último templo, cuando los piratas nos salen al frente, agradeciendo haberlos guiado hasta este lugar. Acto seguido, comienza el combate.

Los tres piratas van montados en un robot que comienza disparando proyectiles con un lanzacohetes, va cambiando de arma a lo largo de la batalla, y termina con un arsenal descomunal que suelta proyectiles por todos lados.

Al derrotarle, aparecen los tres piratas cayendo sobre los restos del robot, ondeando una bandera blanca jaja Ya no nos van a molestar más.

Continuamos. Un poco más adelante, encontramos el sello que encierra al genio. Un enorme pilar. El espejo sale volando y avanza hacia el sello. Se activa el sistema de seguridad, y varios centinelas salen al acecho.

El sello no tarda en caer, y finalmente vemos al genio sin su capa. Es un… ¿gato? Bueno, un animal. Lo primero nos da las gracias por romper el sello. Y asegura que cumplirá nuestro deseo, pero primero, ¡debemos derrotarle!

A ver, estaba claro que el genio iba a ser el Jefe Final, pero no pensaba que iban a recurrir a esto. Tenía más en mente algún rollo tipo todo es mentira, nunca hubo ningún deseo y todo era una trampa para que me liberaras. Al final algo tienen que elegir, y no hay demasiadas opciones.

El genio combina ataques de proyectiles con el uso del libro mágico que porta en sus brazos. Utiliza las hojas del mismo para crear diferentes armas. Bolas de pinchos o cristales gigantes se convierten en un arma de ataque y defensa al mismo tiempo, obligándonos a tener mucho cuidado.

Por nuestra parte, el personaje solamente tiene un disparo principal y las bombas. El disparo principal tiene tres power ups, que además saltan muy rápido. Aunque mueras, enseguida te devuelven al máximo poder. Por supuesto, cada personaje tiene un disparo distinto en potencia y amplitud, y todos merecen la pena. No pasa lo mismo con las bombas, pues hay personajes que tienen un pequeño intervalo de tiempo entre que das la orden y se lanza la bomba. No es lag, no es un problema de la conversión, es que el juego está hecho así aposta, no entiendo por qué. Hay uno que es especialmente sangrante, que cuando le das, grita la palabra bomba y un instante después la lanza, pero ese instante es la diferencia entre que el proyectil enemigo te impacte o no. No lo volví a coger, lógicamente.

Seguimos el duelo contra el genio. Ya le queda poca vida. Es en ese momento cuando su estrategia cambia, deja el libro a un lado y agarra su bastón. Utilizando su magia, crea unos pájaros de energía que bloquean el paso y además disparan. Por suerte, con unos pocos golpes caen.

El genio no tarda en caer, cumpliendo su promesa y ofreciendo la posibilidad de concedernos un deseo. Sorprendentemente, salta una decisión. Podemos escoger el deseo, o dejar que lo escoja el conejo, mascota del personaje.

Ya que hemos llegado hasta aquí, no vamos a perder la oportunidad de obtener el deseo. Escogemos la primera opción, y el personaje pide ser la bruja más poderosa del mundo, y vemos que cambia su vestimenta. Será como la de Frozen, se transforma cambiándose de ropa jaja Y eso es todo. Fin.

Por curiosidad, he echado otra partida para darle a la otra opción. La brujita queda fuera de combate tras del duelo, y termina pidiendo el conejo. No se complica, pide ser el rey del universo, y aparece sentado en un trono con zanahorias por todas partes.

Si me paso el juego con más personajes, añado lo que ocurre a modo de curiosidad. No creo que ninguno sea nada del otro mundo.

Yuang Nang: Cuando acaba el combate, ella sigue golpeando al genio. Él pide que pare de pegarle. Si le hace caso, le perdona la vida y se convierte en su mascota. Si no, le mata a golpes, se queda sin deseo, y encima se queda encerrada en el espejo por haber matado al genio anterior.

Nos encontramos ante un título con una jugabilidad muy accesible, variedad de personajes, que demuestra que se le puede meter historia sin ningún problema a un juego de naves, y que termina de formas muy divertidas en función de la opción que escojas en la última escena.

Valoración Global del Final
I'll Remember the Ending
Dramatic Finish
Decisive Finish
Brave Finish
Sophisticated Ending
An Ending to Get Over
 Refrain Ending
Fateful Ending
Strepitoso Ending
Liar Ending


No hay comentarios:

Publicar un comentario