martes, marzo 31, 2020

Ese Gran Final... Area 88




Sé que este juego está basado en un manga, que ni he leído, ni tengo intención de leer. Aquí se va a valorar a Area 88 íntegramente como juego de naves, ignorando la serie. Por tanto, la carga argumental se elimina de la valoración, cosa que tampoco es muy importante es este género.

Tras terminar la pantalla 9, tu superior te avisa de que es la última batalla, en la que vas a atacar la base de Project 4, los malos, que tienen nombre de videojuego en fase beta xD



Antes de salir a combatir, tienes la opción de elegir el arma secundaria y un escudo. Cada uno cuesta cierta cantidad de dinero, que dependerá de lo bien que hayas hecho las pantallas anteriores. Yo las he hecho regular tirando a mal, y aún así me da para el arma secundaria más gorda y el escudo más potente, así que ya veis que el juego no es muy exigente, aunque es cierto que no en todas las pantallas he podido comprar siempre lo más caro.




Ahora ya sí, salimos a la última pantalla, que es directamente el jefe la pantalla entera, no hay recorrido previo con enemigos normales. Aquí vamos al grano. Lo primero que quiero destacar es el tamaño del disparo principal. Dicho disparo no comienza siendo de ese tamaño, sino que es super fino, va creciendo a lo largo de todo el juego y no se pierde en ningún momento, ni aunque te maten. Por supuesto, como siempre, es ilimitado.



La única pega que tiene el disparo principal es que la ráfaga no es eterna. Normalmente en estos juegos tú dejas pulsado el botón de disparo y te centras en esquivar proyectiles, pero aquí no puedes. Si lo dejas pulsado, a los pocos segundos para y tienes que volver a darle. Parece una tontería, pero es juego es super rápido, y ese instante en el que mueves la vista para darte cuenta de que disparo ha cesado puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

El disparo secundario funciona al revés. Tiene munición limitada a cambio de causar más daño, y éste en concreto, atraviesa todo el escenario, en lugar de detenerse en el primer obstáculo que encuentre. Si te matan, la munición se recarga.


El juego va sobre raíles. Vas avanzando sobre el buque enemigo todo el rato, no te quedas parado delante hasta que se destruye una parte y te que salta la siguiente. Por tanto, llega un punto en el que pasas de largo, así que la propia nave da media vuelta y continúas en sentido inverso hasta que te fundas todos los cañones de la parte de arriba, y de ahí pasar a la de abajo.


El buque enemigo está equipado con todo tipo de armas. Cañones, misiles, rayos láser, proyectiles de todo tipo y hasta pequeñas naves se abalanzarán sobre ti con tal de derribarte. Tanto los disparos enemigos como la nave que controlas son muy rápidos. El problema es que tu nave a veces es demasiado rápida y resulta difícil de controlar. Me ha pasado varias veces estar esquivando proyectiles y en lugar de quedarme en el hueco entre dos, pasarme y terminar en la línea de tiro del de más abajo.

Destruidas tanto la parte de arriba como la de abajo, pasamos a la parte trasera. Ahora el juego cambia, pasando a modo tradicional. Ya no damos vueltas alrededor de la nave, sino que se queda quieta la cámara delante del jefe como en todos los juegos de naves.


Poco a poco, vamos abriendo camino hacia el interior de la nave, hasta dar con el núcleo, donde libraremos el enfrentamiento final. Es especialmente complicado por lo que venía comentando anteriormente, el espacio es reducido y la nave es difícil de manejar, por lo que el mínimo error te cuesta la vida.


Por suerte, en este título no mueres de un toque. Es de los pocos en los que tienes barra de vida, aunque en el fondo es lo mismo que siempre. En lugar de tener tres vidas por crédito, tienes una vida con tres toques por crédito. Realmente es igual, pero psicológicamente te crees mejor porque una sola vida te ha durado más. Cuando te queda un toque, la cabina se ilumina en rojo para avisarte. Durante el juego hay potenciadores que recuperan vida, pero en este punto ya no, lógicamente.


Cuando el núcleo cae, todo estalla, y la nave huye rápidamente, juntándose con el resto de personajes seleccionables, que celebran la victoria y poder vivir por fin en paz. Fin.


Area 88 es sin duda la mejor experiencia que he tenido nunca en juegos de naves. Es una pasada de principio a fin, con detalles como la permanencia de la potencia de disparo adquirida, que premie lo bien que lo hayas hecho en pantallas anteriores, lo rápido y frenético que es todo, y seguramente también, el hecho de que es muy user friendly, un detalle que, al haberlo jugado desde niño, se agradece cuando no has desarrollado todavía una gran habilidad. Todos estos factores se aplican en el final del juego, al que lo único que podemos reprochar es que el enemigo final del juego realmente sea una versión ampliada del de la tercera pantalla, con varias partes y demás, pero en diseño y mecánica es realmente similar.

Valoración Global del Final
I'll Remember the Ending
Dramatic Finish
Decisive Finish
Brave Finish
Sophisticated Ending
An Ending to Get Over
 Refrain Ending
Fateful Ending
Strepitoso Ending
Liar Ending


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.