domingo, diciembre 22, 2019

Ese Gran Final... Cadillac and Dinosaurs



Una vez terminada la penúltima pantalla, el Doctor Fessenden te reta a desafiarle directamente, en lugar de seguir enfrentando a sus lacayos mutantes.


Con esto, accedemos a la última pantalla, el laboratorio subterráneo del Doctor Fessenden.


Se nota que es la última pantalla, porque nada más empezar, ya te asaltan hordas de matones, pero ahora van acompañados de los bichos que hay en las vitrinas del fondo. Dinosaurios, Balnkas de Street Fighter, y mutantes que han sido jefes en pantallas anteriores, ahora te cortarán el paso como enemigos normales.


Al menos, el juego se porta, y sigues encontrando armas interesantes que te ayudan en tu camino durante toda la pantalla, aportando dinamismo y facilitando un poco las cosas.


Continúan los jefes de pantallas anteriores, algunos con el clásico truco de cambiarles de color, aunque sea sólo el pelo jaja.


Poco después, nos encontramos finalmente con el Doctor Fessenden, que también ha experimentado consigo mismo y se transforma en un lagarto antropomórfico.


¿Jefe Final? Sinceramente, no lo sé. Empecé este blog en 2011. Estamos a finales de 2019 y Cadillac and Dinosaurs nunca había pasado por aquí, lo que implica que hará unos 10 años que no me lo paso. Me parece muy corta la pantalla para que acabe aquí, pero la posibilidad existe.


Enseguida cae derrotado. Tiene muy pocas barras. Parece que al final sí que esto acaba aquí, porque el Doctor vuelve a transformarse, ahora en un dinosaurio con dos cabezas con el cuerpo humano del Doctor en el vientre en plan canguro. 


Esto ya sí que obedece al prototipo de Jefe Final jaja. Ahora lanza bolas de fuego, lo que nos permite comprobar que no han reciclado la animación del personaje ardiendo de Street Fighter II, la cual era muy utilizada en aquellos tiempos.


En este juego hay cuatro personajes. El normal, el rápido, el técnico y el tanque. En mi caso juego con Mustapha, el rápido, como es habitual en mí, y el que menos me gusta es el tanque, precisamente por lo lento que es. Los otros dos ni fu ni fa. Todos son iguales con leves diferencias, con un botón de ataque para hacer el combo básico, salto, y un ataque especial que ataca a todo lo que haya alrededor. En el caso de Mustapha es claramente el Tatsumaki Senpuu Kyaku de Ken.


Cuando mueres, cae una lluvia de misiles por toda la zona acompañando tu regreso. También dispondremos de unos segundos de invulnerabilidad.


Además, si esa nueva vida viene acompañada de un nuevo crédito, nos dan un bazooka con cuatro disparos, pero cuidado, si nos dan un golpe con el bazooka en las manos, se caerá, despareciendo de inmediato, y perdiendo los disparos restantes.


Terminado el combate, el resto de personajes hacen acto de presencia. Fessenden se niega a reconocer la derrota, pero finalmente cae, fruto del cansancio.


De toda la vida, cuando matas al jefe, todo se derrumba, y aquí no iba a ser menos. Los personajes intentan huir, pero la chica cae al suelo en mitad de la carrera. El prota vuelve sobre sus pasos para rescatarla, mientras los otros dos huyen, pero se ve envuelto en la explosión del laboratorio.


Los otros dos personajes consiguen salir, y dan a la pareja por muerta. Emprenden su camino de vuelta a casa, cuando de pronto, los dos que creían muertos, aparecen montados en el Cadillac, sanos y salvos. Fin.


Clasicazo de los 90 cuyo final debía estar en este blog. Lógicamente adolece de los estereotipos y limitaciones de la época, pero en el fondo te da lo que has venido a buscar. Lo único así que podría haber estado mejor es usar el coche en la batalla final, como ya ocurre en uno de los jefes. Ya que sale el coche en el título del juego, qué menos que darle la importancia que se merece.


Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.