lunes, enero 07, 2019

Ese Gran Final... Sky Force Annyversary




Esto ha sido un poco repentino. Estaba tranquilamente en la pantalla 8, sabiendo que hay 9, pues te aparecen todas desde el principio, aunque bloqueadas; cuando de pronto sale una cinemática de un avión grandote, que además es la primera cinemática que veo en todo el juego. Estaba claro que algo raro estaba ocurriendo.


A pesar de todo, mantenía la esperanza, pero enseguida vino una aclaración contundente. Te avisan por el comunicador que esta es la batalla final. Caso resuelto, así que tuve que empezar la entrada. Supongo que la pantalla 9 será un extra sin historia o una compilación a lo bestia con montones de enemigos y jefes de las pantallas anteriores.


Antes de ir a por el jefe en sí, vamos a situarnos. Sky Force es un videojuego de naves del estilo de la Segunda Guerra Mundial, es decir, de corte más o menos realista y sin demasiados alardes. Nada de bullet hell, ni láseres que ocupan toda la pantalla, ni monstruos alienígenas invadiendo nuestro planeta.

A cambio, tenemos un sistema de crecimiento basado en estrellas, la moneda del juego, que se obtienen al derrotar enemigos, y que nos permiten subir el daño del fuego de nuestros disparos, aumentar nuestros escudos, un arma secundaria, que son unos misiles que van automáticamente a por el enemigo, y tres habilidades especiales que merecen una mención a parte. Ahora mismo, tengo todo subido al máximo, precisamente menos las habilidades especiales, lo cual en un principio sería contrario a mí mismo, pero tiene su explicación.

En cualquier juego de naves de los que he jugado hasta ahora, tienes la munición de ataques especiales, la usas una, dos, o las veces que te permita el juego, y hasta luego hasta que se acabe la pantalla. Aquí no. Aquí, empiezas con la munición de todas ellas a cero, y te dan dos opciones. Una, que te arriesgues a ver si cae alguna por la pantalla, o dos, que pagues con estrellas antes de empezar la pantalla para rellenar la munición, que como os recuerdo se vacía al terminar cada pantalla. Entonces, no tenía mucho sentido gastar dinero en munición cuando podías invertirlo en mejoras de disparos normales que son infinitos, y por tanto, tampoco tenía sentido invertir en mejoras de habilidades para las que no iba a tener munición. De todas formas, como esto me va venido un poco a traición, voy a usar lo que he cogido por la pantalla, y luego hago otra batida comprando para poder enseñar todo ;)

El Jefe Final comienza con algo sencillote. Unas cuantas bolitas diseminadas por la pantalla, y un par de rayos láser medio decentes para asustar, pero perfectamente predecibles. Nuestro objetivo son los cañones que hay sobre las las del cañón. 


La sorpresa viene cuando acabamos con ellos, pues en vez de desaparecer, salen nuevos, y se activan nuevas armas, una carga eléctrica que te ataca automáticamente a poco que te acerques.


Como por intentar hacer las capturas me han reventado al final me he animado, he subido todo al máximo y he comprado habilidades especiales para poder sacar bien el final. Y ha venido muy bien, porque tras destruir el arma que te electrocutaba al acercarte, ya la cosa se va poniendo seria, y el escudo ha venido muy bien. Debe durar unos diez segundos al máximo, que es un juego tan rápido, es mucho tiempo.


La bomba también me ha servido para reventar todos los cañones de las alas de una vez, que aunque han vuelto a reponerlos, una tanda que me he quitado.


Tras la bomba, por fin me han dejado destruir los cañones que lanzan rayos láser. El avión queda hecho trizas y se aleja. Parece que todo ha terminado, pero no. Se da la vuelta y te empieza a atacar desde la cola. No habría demasiado problema si no fuera por el hecho de que el avión ocupa un montón de la pantalla y no tienes apenas margen para maniobrar. Tener el escudo de nuevo fue muy útil, la verdad.


Y para terminar antes de que se gaste y me deje otra vez a merced de toda esa ráfaga de disparos, la mejor opción era terminar rápido con el láser.


Una vez destruidos esos dos últimos cañones, ahora sí, el avión cae, y directamente salen los créditos, con sus restos apareciendo a través de las nubes. Fin.


Vale que esto es un juego de naves, que no tiene casi carga argumental, y que su corte realista impide una batalla final increíblemente espectacular, pero creo que, aun con las herramientas que había, se podían hacer las cosas mucho mejor. Poner el jefe final a traición, una pantalla antes de lo previsto, no hacer alusión ni a quien lo está pilotando, y terminar todo de manera tan abrupta tras el combate no han sido las mejores decisiones.

PD: Acabo de empezar la pantalla 9, y el malo es un extraterrestre, es decir, no tiene nada que ver con esto. Igual cuando me la pase actualizo la entrada con el otro final, según como sea.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.