miércoles, agosto 16, 2017

Ese Gran Final... Yomawari: Night Alone




Capítulo final. La cosa empieza movidita. Hasta ahora, en casa estábamos a salvo, pero ya no. Un fantasma, espíritu, monstruo, o lo que sea que son todos esos bichos, se planta en el interior de la casa. La niña sale corriendo, pero no hay salida. Por suerte, el monstruo se desvanece rápidamente, dejando un objeto tras de sí.


Al coger el objeto, vemos que es una carta que nos indica que las personas secuestradas son llevadas más allá del túnel, así que ya sabemos hacia dónde tenemos que tirar. Al llegar, todo se vuelve oscuro, pero un pequeño santuario reacciona con el amuleto para ahuyentar a los malos espíritus que encontramos en el capítulo anterior, provocando que el santuario se encienda.


Ahora podemos ver, pero por desgracia, no somos los único, otro bicho acecha a nuestra espalda, y ahora también puede vernos. Rápidamente, se lanza sobre la niña, que corre despavorida. Por suerte, un poco más adelante hay otro santuario, y al activarlo, la luz debilita al bicho, que queda momentáneamente paralizado.


La niña aprovecha para correr, pero delante se encuentra otro monstruo. Una mano que anda, como la de la Familia Addams, pero con un ojo en la parte donde empieza la muñeca. Misteriosamente, en lugar de ir a por la niña, los dos monstruos se enzarzan en una fiera batalla el uno contra el otro, oportunidad que la niña aprovecha para salir pitando.


Sinceramente, no sé como será el final de este juego, o mejor, la batalla final. Sólo puedes correr o esconderte, no puedes defenderte de ninguna manera, como mucho, distraer la atención del bicho de turno con las piedras (algo que por cierto, nunca he conseguido). Y luego pasan como ésta que son bichos se empiezan a pegar y claro, te descoloca totalmente. En fin, habrá que seguir adelante para averiguarlo.

Salimos del túnel, y llegamos a un frondoso matorral. Al fondo, un torii es la entrada a un nuevo camino, donde la niña (no recuerdo si nos han dicho su nombre en algún momento, pero igual sí y no me acuerdo xD) siente que su hermana se encuentra cautiva.


Avanzamos por el sendero, donde acechan más monstruos, principalmente manos de esas de la Familia Addams, en versión grande como antes, pero también en versión mini. Antes me ha defendido del otro monstruo, y ahora me ataca. Imagino que antes se estaban peleando y el que ganase se comía a la niña. Por suerte, hay santuarios que iluminar por el camino, que ahuyentarán a los monstruos, pero algunas veces están demasiado separados unos de otros y la cosa se complica bastante.


Al final del recorrido, llegamos a un puente. Al otro lado hay una de esas manos gigantes, y en el medio, un santuario, ¡carrera! La niña avanza a toda pastilla hacia el santuario, y si logramos llegar antes y encender la luz, la mano fantasma se desvanecerá. Por el contrario, si llega la mano antes, nos bloqueará el paso, y se comerá a la niña (¿jefe final?)


Pues parece que esto se acaba. Al otro lado del puente, encontramos a la hermana. La niña se acerca a ella, pero un monstruo nuevo, hecho de cadáveres y de partes de otros monstruos, ¡sale al paso! ¡¡Bien!! ¡¡Esto sigue!!


Entramos en otra dimensión. El monstruo nos persigue, así que toca correr, más que nada, porque es una de las dos únicas cosas que nos permite este juego. Rápidamente, vemos un santuario en el lugar, pero al encenderlo, ¡los monstruos no se desvanecen!


Dando otra vuelta, enseguida descubrimos que hay más de un santuario. En concreto, hay seis, pero como los monstruos no desaparecen, nos persiguen hasta comerse a la niña, así que falla algo. Por suerte, uno no tarda en averiguar que los pilares que hay por la zona son hábiles para esconderse. De esa manera, podemos ir evitando a los monstruos e ir iluminando los santuarios.


Bueno, parece que al final sí se puede hacer un Jefe Final con sólo correr y esconderse. Tampoco es que se hayan roto la cabeza para conseguirlo como los de htoL#NiQ, pero se puede, se puede...

Al encender todos los santuarios, como cabía esperar, el monstruo se deshace, volvemos a la realidad y rescatamos a la hermana, que sigue donde estaba.


Parece que esto no ha acabado, La niña y su hermana avanzan por el túnel de vuelta a casa, cuando de pronto, el Jefe Final aparece entre las sombras.


Bueno, ya nos han dejado claro que el combate final no ha servido para nada, pero la cosa sigue. El monstruo vuelve a desvanecerse entre las sombras, como si nos dejara en paz. La niña continúa adelante, cuando de pronto, se empiezan a escuchar temblores, y una extraña oscuridad comienza a invadir el lugar desde un lado. Poco a poco, va invadiendo la calle, hasta alcanzar a la niña, ¡que le explota un ojo!


Pantalla en negro. Ya es de día. La niña aparece paseando por la calle con su perro, sin ningún rasguño. Genial, ahora es cuando me dicen que todo ha sido un sueño. Realmente, tiene sentido, porque algunos monstruos parecían dibujados por la niña, al igual que el mapa. Tendría sentido que estuviera todo en su imaginación, pero odio ese tipo de finales. Esos finales que básicamente te dicen que todo lo que has hecho no es más que una gran mentira... u_u


Pero, algo pasa, la niña tira calle abajo, y el perro, ¡se vuelve al túnel! Ya entiendo... Se estaba despidiendo del perro, que ahora ya puede descansar en paz. Seguramente esta pequeña parte sí que sea un sueño. Menos mal ^^ Créditos.


Tras los créditos, la niña y la hermana salen dejando flores en la tumba del perro. Están de espaldas, y cuando se vuelven, ¡sorpresa! ¡La niña sigue con un ojo menos! Ya lo sé, pobre niña, pero lo importante es que, ¡todo es real! Acaban de salvar el final del juego :)


Por último, vemos la última nota del diario de la niña, que lamenta la pérdida de su perro, pero, desde el primer momento, mantenía la esperanza de llegar al amanecer. Fin.


Bueno, normalmente en casos en los que el final deja dudas, suelo investigar un poco para atar cabos sueltos, ¡pero esto no hay por donde cogerlo! He buscado un poco, y como suponía, la gente tiene la misma poca idea que yo... No han explicado de donde salen los bichos, ni su objetivo, ni por qué sigue el Jefe Final vivo, ni la oscuridad que le revienta el ojo, ¡ni nada! Y el Yomawari sé que el monstruo de la primera imagen porque lo mencionan en la guía de trofeos, que sino, tampoco. No es que el final sea una mierda, simplemente, que no tengo medios para esclarecer los hechos y emitir una valoración objetiva, ya que no es como otros finales en los que se deja todo a interpretación del jugador y cada uno puede decir lo que quiera. Aquí está claro que las cosas tienen un por qué, pero no se han dignado a exponerlo adecuadamente. Así que, finalmente, puedo estrenar la valoración que tenía preparada para cuando se diera uno de estos casos. Sinceramente, el juego tiene pinta de estar basado en alguno de esos cuentos destinados a evitar que los niños anden solos por las noches. Si alguien tiene más datos y quiere abrir un debate, estoy abierto ;)

Valoración Global del Final
Claro, claro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.