martes, mayo 10, 2016

Ese Gran Final... Danganronpa Another Episode: Ultra Despair Girls



"Mi mano duele, pero no es lo único que duele"

Tras derrotar las tres hordas de Monokumas, subimos a la nave donde aguarda Monaca. A las puertas del encuentro final, como buen Danganronpa, consciente de los tópicos que lo forman, Toko hace una afirmación acertada jaja


Al otro lado de la puerta nos recibe Kurokuma, a quien nuestras protagonistas no han visto en todo el juego, así que se sorprenden bastante. Encima, como de costumbre, Kurokuma se pone a decir tonterías sin sentido, lo cual desconcierta todavía más a Komaru y a Toko. Lo único interesante que dice es que Shirokuma es su hermano (sí, lo dice en masculino).


Pero bueno, vamos al lío, ¿dónde está Monaca? En vez de contestar directamente, nos propone adivinarlo nosotros mismos. Tres puertas de colores, una es la habitación de Monaca, y las otras son el camino hacia la muerte, ¿cuál es?


Vale, pues... yo que sé... El color que simboliza Monaca es el verde, pues la verde... Vale, no. Sale un Monokuma gigante y te come... Pues ya ni idea la verdad, ¿la roja? El rojo es el color de la sangre y la muerte (aunque aquí la sangre es rosa pero es lo mejor que se me ha ocurrido...) Vale, tampoco... Ya sólo queda la azul, aunque es por eliminación y me hubiera gustado saber si había algún motivo detrás.

Al ir a abrir la puerta azul, Monaca aparece al otro lado, salta, da una voltereta en el aire y cae perfectamente de pie, porque, ¡puede andar!


Esa era la pista. Hace escasos minutos visitamos la habitación de Monaca, y para acceder había que subir una escalera por narices, igual que para llegar a la habitación azul. La verdad, era fácil, pero es lo que tiene estar jugando a altas horas de la madrugada después de haber visto a tu equipo pasar a la final de Champions, ya no tengo la cabeza en su sitio... Es mejor dejarlo para mañana, que no descarto más puzzles y las cosas hay que hacerlas bien y con cariño.

Bien, sigamos. Como iba diciendo, Monaca no es paralítica, estaba fingiendo (¡¡como Teodoro Rivas!!) Su excusa es que nadie la hacía caso en su casa, y fingió para recibir más atención. Sin embargo, en ningún momento menciona si simuló caerse por las escaleras o que la atropellara un coche, lo que sea para justificar su parálisis. Da a entender que de un día para otro empezó a fingir...

También nos confirman que es la hermana adoptiva de Haiji, (yo pensaba que iba a ser su hija...) Aunque no nos revelan esa última frase que el fantasma no llegó a completar acerca de la madre de Monaca.

Comienzan a hablar sobre el control remoto que venimos a recuperar. Monaca afirma que con él, no sólo controla a los Monokumas, sino también a los niños que llevan el caso de Monokuma. Esto quiere decir que los pobres niños no son conscientes de lo que hacen. Era demasiado que todos los niños de la ciudad se hubieran vuelto locos. Tiene mucho más sentido esto, que los estén controlando.

Al fin, es la hora del combate para arrebatarle el control a Monaca. Ella llama a su robot, como los otros niños, sólo que además de ir ella encima, también va Kurokuma dentro.


El robot es una combinación de los robots de los otros niños, y hace todo tipo de ataques. Para derrotarlo, primero hay que atontarle destruyendo unos puntos rojos en las articulaciones. Podría ser muy complicado, pues sólo tenemos cinco toques de vida, y la cámara del juego es una mierda, nos deja vendidos muchas veces, pero para compensar, están cayendo corazones y munición de manera continua, y con calma sale.


Cuando inutilizas todas las articulaciones, Kurokuma se cae del robot y queda al descubierto. Es el momento de reventarle todo lo que podamos. No es necesario darle con la bala azul, también puedes darle con la roja o con la amarilla, ya aquí al gusto de cada uno. Después de unos cuantos golpes, vuelve a entrar y el proceso se repite hasta que caiga.


Al derrotarlo, el robot explota, destruyendo a Kurokuma, que termina hecho pedazos y su cabeza sale por la ventana. Monaca ha sido derrotada, ruega por su vida, y Toko acepta no matarla si entrega en control remoto. Monaca acepta, y toca elegir destruimos el control o no.


Uy... Que mal rollo... Si nos dan a elegir, por algo será... Si llevan todo el rato diciendo que hay que destruir el control porque tal y porque cual y ahora nos dan a elegir, está claro que es porque la respuesta correcta es no destruirlo, así que voy a darle a destruir sólo para ver que pasa...

Al destruir el control, sale una pequeña presentación con la ciudad envuelta en un montón de explosiones. Se ve que activas bombas colocadas o le cae un bombardeo, no queda claro lo que pasa. Enseguida acaba y pone game clear. Bad ending.

Vale, ahora le damos a la otra opción. Komaru dice que algo le preocupa, como si notase que algo no va bien, y por eso se resiste a romperlo. Toko le dice que se deje de tonterías y lo rompa de una vez. Komaru acepta y se dispone a romperlo, cuando de pronto, Kotoko, la niña del pelo rosa, entra corriendo en la sala dando un gran grito.

Estaba claro que habían dejado a esta niña con vida por alguna razón. Kotoko pide a Komaru que no destruya el dispositivo porque si no los niños que ahora son sus amigos dejarán de tener el cerebro lavado y por tanto, también dejarán de ser sus amigos.


Jajaja, y yo que pensaba que iba a decir que era una trampa porque en realidad no detiene a los Monokumas sino que activa un protocolo de emergencia que lanza un bombardeo sobre la ciudad o algo así de lo que hemos visto en el bad ending y nada jaja.

En cambio, Monaca le pide que no lo rompa, y le promete que si no lo hace, matará a todos los adultos y creará el paraíso que prometió a los niños. Está claro que aquí pasa algo raro...

Nos vuelven a dejar elegir (no voy a poner la misma captura otra vez xD) si queremos romper en controlador o no. No sé, voy a darle a que sí por si acaso a cambiado algo... Nada, la misma presentación de las explosiones, hay que darle a que no.

Monaca vuelve a insistir, que si ¿por qué no lo rompes? ¿No quieres ser una heroína? Y bla bla bla... Toko empieza a sospechar, pero Kotoko insiste en que es todo mentira y que no lo rompa. Por tercera vez, tenemos que volver a decidir...

Ya paso de darle a romper, no va a salir nada nuevo. Le doy directamente a no romper. Hay una pequeña conversación y entra Haiji. Monaca le pregunta si viene a salvarla, y se le pone cara de loco (espera que al final es malo...)


Menos mal, no es el caso. Simplemente el hombre está desquiciado ya con todo lo que ha pasado. Rápidamente, le pide, no, le exige a Komaru que rompa el control remoto. Cuarta vez que sale la opción... Ya paso de deciros a donde le doy, creo que está claro...

Haiji se enfada porque Komaru no rompe el control. Para animarla, le invita a escuchar los gritos que vienen de fuera. Vemos que una pantalla está retransmitiendo todo lo que ocurre al exterior, donde un montón de adultos están clamando a gritos a Komaru que rompa el dispositivo. Dicen tantas veces kowase que no he podido evitar acordarme de la canción de Meiko en el Project Diva 2 jaja).


Más presión para Komaru, que todavía no lo tiene nada claro. Haiji sigue intentando convencerla, y para eso, obliga por la fuerza a Monaca a que cuente todo lo que ha hecho hasta llegar a esa posición.

Comienza comentado que todo empezó cuando los cinco niños intentaron suicidarse tirándose desde la azotea del colegio, pero aclara que desde un principio, ella no tenía intención ninguna de tirarse, sólo de que lo hicieran los demás. Revelación que, cómo es lógico, enfurece a Kotoko.


Ya nos habían contado esta parte antes. Junko aparece y les convence para que no se suiciden. Lo que ya no sabíamos es que Junko salva a todos únicamente para hacerse amiga de Monaca. En aquel momento ya era ejecutiva de la empresa de su padre y quería aprovecharse de ella.

Junko estaba buscando una manera de producir robots en masa, y la empresa de Monaca era el candidato ideal. Convirtiéndose en su amiga, consiguió que fabricara el ejército de Monokumas bajo la premisa de que iban a ser robots para la ayuda doméstica.


Este es un dato muy interesante porque explica no sólo de donde han salido los Monokumas de este juego, sino también de los anteriores. Sobre todo en el primer título, donde no cabía comprender como una chica de instituto tenía medios para provocar tal incidente y además retransmitirlo por televisión.

Ahora viene la pregunta del millón, que la hace Toko, ¿Quién cojones ha puesto a una niña a dirigir una empresa sin que nadie la controle? Pues su padre y su hermano. Haiji se defiende diciendo que miraron para otro lado porque la niña es superdotada y que mientras la empresa diera beneficios... (pedazo de ética empresarial que tienen jaja).

Llegó un momento en el que ya no podían hacer la vista gorda, y el padre intentó detener a Monaca. Pero ella le chantajeó diciendo que contaría a todo el mundo que fueron sus robots los que causaron la tragedia (debe ser que los construían en secreto).


A cambio, les vendió una manera de derrotar a los Monokumas, que supongo será el Big Bang Monokuma, para que así quedaran como héroes ante el público. También desarrollaron un purificador de aire para la ciudad. 

Todo iba bien hasta que Junko murió, y por eso, desde entonces Monaca busca la manera de encontrar un sucesor. Para eso necesita un incidente tan grande como el que causó Junko, así que se propuso empezar una guerra. Al parecer, si rompe el control, empezará una guerra, pero de momento no detalla cómo.


Quinta vez... (ya me están tocando las narices con esto...) A pesar de todo lo escuchado, Komaru, o más bien nosotros, seguimos negándonos a destruir el controlador. Haiji aumenta su enfado, argumentado que creemos antes a Monaca que a él. Dice que Monaca está mintiendo, que sólo es un truco para que no destruyamos el controlador.

De pronto, Kotoko vuelve a entrar en la conversación. Nos cuenta que escuchó una conversación entre Monaca y Kurokuma en la que comentaban que si el control remoto era destruido, los cascos que llevan los niños explotarían.


Vale, ya cuadra todo. Esas explosiones del bad ending no eran bombas, sino los cascos, y por eso eran por toda la ciudad. Con los nuevos datos, toca nueva elección, la sexta... ¬¬ 

Ante la sexta negativa, Haiji pierde el control y añade que le da igual si mueren los niños o no, porque se merecen morir por lo que han hecho.

Es ahora Toko la que entra en la conversación, desenmascarando a Monaca, y detallando su plan. Si los niños mueren, cuando llegue la Future Foundation, pensarán que los han matado los adultos porque pertenecen al grupo de Junko y se los cargarán a todos.

Monaca añade que, además de lo citado, también servirá para que el resto de miembros del grupo de Junko venga a la ciudad a ayudar. Para colmo, también comenta que dejó vivir a los adultos que no tenían hijos para alimentar su odio y que no dudasen a la hora de matar a los niños para vengarse.


Este detalle también explica por qué secuestraban a seres queridos de los adultos que quedaban vivos y retransmitían su tortura. La vez es que el argumento de este juego está quedando mucho mejor atado de lo que podía imaginar. Evidentemente, después de ver morir a tu mujer a manos a unos niños, a ti te da igual que esos niños mueran después.

Volvemos a escuchar los gritos de fuera, que han cambiado de kowase a korose.


Tras estas delcaraciones, Monaca mete más presión a Komaru, aludiendo a que no puede salvar a ambos bandos, tiene que elegir.


Séptima vez... u_u Aun con toda la presión, Komaru se resiste a romper el controlador. Segunda pregunta del millón, si tanto quiere Monaca ser la sucesora de Junko, ¿por qué no destruye el controlador ella misma? La respuesta no tiene desperdicio.


Monaca no quiere ser la sucesora de Junko, quiere que sea... ¡Komaru!


A Monaca le parece una gran idea que la referencia de desesperación sea la hermana de Makoto, el cual es la referencia de la esperanza. Por eso es tan importante que sea la propia Komaru la que destruya el controlador.

Komaru ya está de los nervios, le tiembla todo el cuerpo desde hace un rato, pero Monaca todavía guarda un último incentivo para ella. Saca una tele y proyecta una grabación. En ella se ven a una pareja ahorcada, sus padres.


Como prueba de que realmente son sus padres, muestra un dying message de su madre, que antes de morir escribió con sangre los nombres de sus hijos.


Cuando estuvimos en la sala de tortura, había restos del mensaje en el suelo, luego es real. Komaru rompe a llorar y cede. Destruirá el controlador, Vuelven a dejarnos elegir, por octava vez, pero ahora ya no hay opción de no romper.


Increible la que le han liado a la pobre Komaru. Yo creo que es peor que la que le lían a Hajime en el segundo título. Y además, mucho mejor montada. La de Hajime, hay ciertos momentos que roza lo absurdo.

Seleccionamos, ante la falta de más alternativas, destruir el controlador. ¿De verdad va a acabar todo así? ¡Claro que no! En los últimos instantes, Toko se acerca corriendo para impedirlo. Además en plan con el tiempo parado, para darle más dramatismo.


Empieza una presentación de anime. Toko impide a Komaru romper al controlador y cae en su poder. Haiji termina perdiendo los nervios, e intenta arrebatárselo a Toko por la fuerza. Como tiene que ser Komaru la que destruya el control, Monaca le ofrece la llave de la celda de Byakuya a cambio de que lo devuelva.


Toko se niega, y al final empiezan a pelearse entre todos por el controlador. En medio de la trifulca, aparece un invitado inesperado.


Big Bang Monokuma hace acto de presencia y empieza a destruir todo. Lo primero que se preguntan es quien lo está controlando, pero al final se preocupan de huir, que es lo importante. Todos salen corriendo salvo Monaca, que se queda quieta en el mismo sitio, hasta que un montón de escombros caen sobre ella (vaya muerte más triste...)

Ya a salvo, Komaru sigue sin reaccionar, así que Toko le da una bofetada. Una vez vuelve en sí, le pide que le devuelva el golpe porque si no no se queda tranquila (jaja como Shinji y Touji en Evangelion). Komaru acepta y le da la bofetada, y añade que le duele la mano del golpe, pero no es lo único que duele.


Toko admite que no es buena consolando ni reconfortando, así que simplemente le pregunta si ha decidido algo. Komaru contesta que no va a seguirle el juego a Monaca, que salvará a los dos bandos, adultos y niños. En ese momento, Big Bang Monokuma aparece ante ellas.


Bueno, nos encontramos ante un Jefe Final inesperado, así que vamos a derrotarlo. Esta vez es muy sencillo, pues el ojo de Big Bang Monokuma va cambiando de color, indicando con que bala hay que atacarle.


Por supuesto, no le atacas con todas las balas. No esperes que el ojo cambie a morado para echarle la bala de detectar secretos o a rosa para que baile. Varía entre las que causan daño. 

Al igual que en anterior combate, va cayendo vida y munición constantemente, así que no hay que preocuparse mucho de sus ataques, que además son lentos y no muy variados.


Cuando acabas con él, las dos saltan para asestarle el golpe final. Toko añade el poder de su pistola eléctrica al del megáfono de Komaru.


Entre las dos cargan un super ataque final con la bala de la esperanza.


El ataque destruye a Big Bang Monokuma, cortándole la cabeza, que sale disparada, para luego volver a caer y estrellarse contra el suelo. En ese momento, se rompe el cristal de la cabina de control, y quien estaba controlándolo queda al descubierto, ¡Shirokuma!


¡Shirokuma es mala! Esto es algo que, bueno, no es que lo viera venir, pero al menos sí se me había pasado por la cabeza. Blanco o negro, sigue siendo un Monokuma, y un Monokuma no puede ser bueno. Sinceramente, a estas alturas ya no me esperaba que algo así fuera a pasar. Creía que Shirokuma ya no saldría más.

Continuemos, que esto todavía no ha terminado. Monaca aparece entre los escombros, sigue con vida. Intenta provocar a todos para que la maten y tener un final digno, pero todos se niegan y prefieren abandonarla allí, no sin antes exigirle la llave de la celda de Byakuya. Monaca se queda allí sola y rodo comienza a desmoronarse. Parece que esta vez sí morirá.


Finalmente, Komaru y Toko liberan a Byakuya. Fin del capítulo 5. Comienzo del epílogo.


Empieza con una presentación de anime. Nagito aparece cargando con Monaca, a la cual ha salvado la vida, y la propone convertirse en la sucesora. En concreto, dice que ayudará a Monaca a convertirse en una Junko más real que la propia Junko (hala ya tenemos Jefe Final para Danganronpa 3).


Por otro lado, las cabezas de Shirokuma y Kurokuma han sido recogidas por alguien, que las está transportando en una carretilla. Los dos robots alardean de sus éxitos, en especial Shirokuma, que se vanagloria de facilidad con la que ha manipulado a la gente. Para terminar, dicen algo así como los dos somos yo.


Básicamente vienen a confirmar lo de antes. Un Monokuma es un Monokuma, no importa del color que sea. No puede ser bueno. Justo al terminar la frase, la persona que los lleva en la carretilla decide acabar con su existencia, propinando un puñetazo a cada uno hasta sus entrañas.


¿Quién es? No se le ve la cara, pero sí lo suficiente como para descubrir su identidad. Es Hajime, o mejor dicho, Izuru Kamukura. Por qué está ahí y demás, no se sabe. Tiene pinta de que sólo lo sacan por cumplir. Si él es parte de Ultimate Despair, no debería tener motivos para destruir a Shirokuma y Kurokuma, porque estarían en el mismo bando.


Por último, Byakuya aparece haciendo una conferencia con Makoto. Byakuya cuenta que a pesar de haber sido rescatado por Toko y Komaru, no están con él. Saca el móvil y le muestra un vídeo en el que Komaru sale explicando que se queda en la ciudad. Es normal, pues al no haber destruido el controlador, los niños siguen con el cerebro lavado, y tiene que quedarse ahí para que ninguno de los dos bandos mate al otro. 

También cuenta que fue a la sala de tortura a ver si estaban los cuerpos de sus padres pero que no encontró nada. Es lógico, ya estuvimos antes en la sala de tortura y los restos del mensaje estaban en el suelo. Monaca te enseña un vídeo precisamente porque a saber cuando los mató, pero Komaru lo utiliza para tener la esperanza de que siguen vivos (como al final estén vivos, sea en el juego que sea, sería falsísimo con todos los adultos que ha matado Monaca, que casualmente, con los padre de Makoto y Komaru decida sólo simular que los mata. No va a haber manera de justificar eso).

Por su parte, Toko decide quedarse con ella. Créditos.


Al final de los créditos, salen Komaru y Toko a la mañana siguiente, con plena luz del día (todo el juego se desarrolla por la noche) saliendo de casa hacia la calle, empezando sus nuevas responsabilidades. Fin.


Bueno, es un final que va de menos a más, y ya se sabe que del bajón al subidón mola mogollón. Sin embargo, la principal pega del final es que no se resuelve el problema. De tanto quiero salvar a ambos, al final no salvas a nadie. Queda todo pospuesto a la espera de una solución real. También está el tema de cómo justificó Monaca que se había quedado paralítica. Ni a nadie se le ocurre en ningún momento preguntar si existe una manera de quitarle los cascos a los niños, aunque sea manualmente. Y bueno, la manía de matar a alguien y que luego sea mentira acecha por los rincones...

Por otro lado, cada vez queda más claro que los desarrolladores se precipitaron matando a Junko al final del primer juego. Es más, se ve que les ha costado, y mucho, encontrar una manera de darle la vuelta a esa situación. Pero bueno, parece que finalmente Junko quedará atrás y tendremos nuevo enemigo principal.

Lamentablemente, parece que Danganronpa 3 será un juego nuevo con historia propia, y lo que cerrará este hilo argumental será un anime, pero bueno, lo veremos igual ;)

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

1 comentario:

  1. Hola, me gusta la idea de tu blog de ir comentando y calificando los finales de videojuegos, seguiré estando pendiente de él.

    También quería comentarte lo que yo entendí con la presencia de Hajime en el juego, él lo que saca de Shirokuma y Kurokuma son sus IA, porque están desarrolladas según la personalidad de Junko. Si te fijas, cuando hablan en el epílogo los osos en un momento sus voces cambian y pasan a ser la de Junko, dando a entender, como que los controlaba ella (aunque como IA, no ella como persona porque está muerta). También esto explica que Monaca al ver a Big Monokuma, y que nadie supiera quién era el que lo controlara, ella dijese que le resultaba muy familiar, y esto era porque en el fondo era Junko quién lo controlaba, y ella se podría decir que lo sintió. Y respeto a para qué quería Hajime esas IA, creo que es porque las utilizó en Súper Danganronpa 2, fue él quién introdujo el virus de Junko dentro del programa de rehabilitación, y lo hizo a través de esas IA, o por lo menos eso es lo que yo entendí xD. Así la presencia de Hajime en el final creo que tiene más sentido.

    Saludos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.