miércoles, julio 29, 2015

Ese Gran Final... Kuru Kuru Kururin



Después de recorrer las distintas áreas con este pseudohelicóptero, Kururin por fin llega al Ghost Castle 3, donde se esconde el último de sus hermanos extraviados.


En el primer tramo de esta pantalla, tras hacer unos cuantos giros en una zona con forma de estrella (la que se ve a la izquierda del mapa) llegamos a un lugar en el pasan bolas de pinchos de un lado a otro. Además, van pasando en parejas, y una en cada dirección, dificultando nuestro acceso.


Una vez las atravesamos, enseguida vemos un nuevo peligro. Bloques de hierro que suben y bajan, aplastando todo lo que se cruza en su camino. Primero es uno solo, nada complicado, pero después son dos bloqueando el mismo acceso, uno verticalmente y el otro horizontalmente. Para colmo, también es necesario cambiar la rotación de la nave con los muelles para atravesar la zona correctamente.


Una vez pasado, llegamos a un área de descanso, en la que se nos recupera toda la vida (hay varias a lo largo de la pantalla). Y nada más salir de allí, encontramos nuestro objetivo, el último pajarito perdido, justo delante, pero escoltado por dos cañones que tratarán de impedir que nos hagamos con él.


Ya estamos todos. es hora de salir de aquí. Sin embargo, eso será lo más difícil con diferencia. A partir de ahora, sólo nos encontraremos una cosa. Cañones, cañones y más cañones, apostados a ambos lados, atacando a la vez y desde todas direcciones. Cualquier cosa con tal de abatirnos. Continuamos recto evitando las balas de cañón, cuando al final del recorrido no hay salida, tan sólo unos muelles para cambiar la rotación.


Utilizamos los muelles, volvemos para atrás (si no morimos en el intento) y al dar la vuelta vemos un callejón por el que no podíamos avanzar antes, por tener una curva en la dirección inversa a la que giraba nuestra nave. Con la rotación alterada, y sin olvidarnos de las balas, entramos como podemos, para terminar nuestro camino hacia la victoria.


Finalmente, la familia está otra vez reunida. Es hora de celebrarlo. Fin.


Está claro que este no es un título que destaque por su argumento. No obstante, las cosas se podrían haber hecho mucho mejor. La pantalla final, en general sus tres stages, no se sienten como una pantalla final, sino como otra más, sin ninguna distinción relevante. De hecho, es hasta más sencilla que algunas de atrás, como Star Land, en la que hay muy poco hueco para pasar y el camino no está delimitado de manera que sólo tienes que ir hacia delante, es confuso, diverso, y en muchos casos la intuición te lleva a una muerte fatal, pero aquí no. Incluso dentro de los propios stages de Ghost Castle hay diferencias significativas. De hecho, el stage dos es sin duda es más difícil y largo de todos, por lo que empecé el tres con un gran respeto, que se fue diluyendo a medida que avanzaba por la pantalla. Aunque la parte de los cañones acribillándote sin piedad está bien, no es suficiente para hacer justicia al juego. Kuru Kuru Kururin es un juego simple, pero al que se le podía haber exprimido mucho más, cosa que no se ha hecho ni a lo largo del juego, y sobre todo, ni en su final.


Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

2 comentarios:

  1. Yo agradecí que la pantalla final fuera simplemente muy difícil pero no imposible como algunas de las anteriores. Amé y odié el juego a partes iguales (supongo que sobretodo lo amé, pero dios santo lo que llegué a sufrir con él), y me mantuvo pegada a la consola de principio a fin. Solo me dediqué a jugar a Kururin durante una semana, y fue una sensación genial. Así que cuando me acabé la pantalla final, fue una liberación tan grande que, joder, ¡claro que es el mejor final de la historia! XDDDD

    Ahora mismo estoy jugando al Kururin Paradise y aunque los 8 o 10 primeros niveles pensé: "dios mio, qué facilón", ya me he tragado mis palabras y estoy sufriendo como hacía tiempo que no lo hacía. Que viva estos juegos, en serio, y ojalá se hicieran más cosas así de crueles y malvadas pero que visualmente fueran así de monísimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en el fondo coincidimos y que el verdadero problema no está en las pantallas en sí sino en el orden propuesto. Estoy de acuerdo contigo en que el juego no escala adecuadamente, tiene picos, y hay partes o muy fáciles o muy difíciles. Si se hubieran puesto en un orden adecuado, seguramente ni hubiera sido tan frustrante para ti ni tan decepcionante para mí.

      PD: Es verdad, que tiene secuela xD Como no salió de Japón nunca me acuerdo de probarla xD

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.