jueves, octubre 16, 2014

Ese Gran Final... Hyrule Warriors



Cuando lo juegas entiendes por qué no sale Midna en la portada.

En los stages anteriores hemos estado controlando a Ganondorf. Tras morir Cya, él toma el relevo como villano de la historia y se hace por primera vez (al menos que yo recuerde) con las tres partes de la Trifuerza. ¡¡Incluso ha conquistado el Castillo de Hyrule!! Vamos que lo tiene todo ya, tenemos que arrebatárselo.

Antes de empezar, quería comentar que no nos obligan a pasarnos el juego con Link. Existen pantallas donde te obligan a usar un personaje en concreto (como las tres seguidas de Ganon, que horror) pero son muy pocas y esta no es una de ellas. Eso sí, tampoco nos dejan usar a cualquiera en el modo historia, pero bueno podemos elegir. En concreto yo he elegido pasármelo con Zelda, porque ya que es el único juego en el que no está de adorno y hace algo pues habrá que aprovecharlo jaja Además reparte de lo lindo :p

Nuestro escenario es la llanura de Hyrule devastada, y con ella, el castillo. Cada punto estratégico tiene una espada roja enorme clavada que representa la soberanía de Ganondorf. La espada tiene sellado el castillo, y existen otras tantas por el escenario que tienen abierta la tierra dejando pasar lava entre las grietas.


Comenzamos luchando contra dos dragones, Argoroks concretamente. Lana y Midna van a por uno mientras Link y Zelda van a por el otro. Ganondorf necesita tiempo para despertar todo su poder y te los suelta para ganar tiempo. 

Estos dragones, al ir volando, es necesario derribarlos con el gancho para poder enfrentarlos, romperles la guardia (el diagrama ese de ocho trozos que no me acuerdo como se llamaba ahora) para rematarlos con un pequeño límite bastante chulo (bueno como todos los límites del juego xD).


Ganondorf está encerrado en el Castillo de Hyrule, no podemos ir a por él, así que empleamos un bombchu gigante para volar una pared. Cuando el bombchu se pone en marcha, el segundo Argorok irá tras él así que tendremos que detenerlo también (vas listo si pensabas que se lo iba a cargar la IA).



Por supuesto, todo esto es lo obligatorio. Puedes hacer caso omiso de las órdenes y ponerte a conquistar todos los bastiones y puntos de guardia a tu antojo, sin embargo en esta pantalla en concreto no es recomendable por algo que veremos más adelante.

El bombchu será atacado por enemigos corrientes y tendremos que deshacernos de ellos o detendrán su avance. Finalmente, llegará a su objetivo y volará una pared que nos abrirá la zona donde se oculta Ganondorf.


Casualmente, nótese la ironía, en ese mismo instante, Ganondorf ha conseguido despertar completamente. La moral de sus tropas sube y les rodea el aura roja que ya hemos visto anteriormente. Pero esta vez es diferente, el poder de la Trifuerza ha hecho a Ganon invencible, aunque intentemos luchar contra él no podemos hacer nada y no sirve para otra que perder el tiempo. 

Nuestros aliados nos avisan que si conseguimos reconquistar el Castillo de Hyrule, ahora que por fin podemos acceder a él, el poder de Ganon se debilitará, así que nos ponemos con ello. Varios Lizalfos y Stalfos se interpondrán en nuestro camino pero nada puede contra Zelda y sus flipadas con las flechas de luz y el florete.


Mientras lo reconquistamos, los aliados se enfrentarán a Ganon para ganar tiempo. Por eso es importante seguir las órdenes, si haces lo que te da gana (que hasta esta pantalla lo he hecho siempre), tus aliados pueden caer, y si no te queda ninguno llegado a este punto Ganon va directamente a por ti en su forma invencible.

Una vez reconquistado, la espada gigante se desprende, liberando el castillo, y en efecto, los poderes de Ganon merman y ya podemos enfrentarnos a él en igualdad de condiciones.


La verdad es que el enfrentamiento no tiene mucha gracia por una razón muy sencilla. Hace nada hemos estado controlando a Ganon, por tanto, nada de lo que hace llega a sorprender. Al menos podemos librar un buen combate bastante espectacular, independientemente del personaje que hayamos escogido nosotros.


La espectacularidad que ofrece tu propio personaje es ahora cuando es más importante, porque es una batalla de igual a igual. Prácticamente todos los combos tienen un remate vistoso, si los has desbloqueado claro. Tienes un ataque final que gasta la barra amarilla, que se llena combatiendo. También está la barra de magia, que al activarla acelera tus movimientos y luego termina con dos límites distintos, uno si lo activas tú manualmente antes de que acabe la barra de magia y otro si se activa sólo al terminarse toda. Luego está el límite de cuando le rompes la guardia al adversario, que hay uno particular de cada personaje, pero también puede variar en función del enemigo que estés enfrentando. Por último tenemos los objetos, el arco, el gancho etc... que cada uno de ellos tiene una versión mejorada que se activa encontrando un potenciador en el escenario y da lugar a una bomba gigante, a flechas de luz o a que el gancho traiga la luna de Majora's Mask. 

En definitiva, hagas lo que hagas en este juego es una flipada tras otra. Muchas personas me han preguntado si el juego resulta repetitivo. Si a que los personajes tienen un moveset realmente variado le sumas que en cada batalla estás en constante movimiento, enfrentándote a distintos enemigos de formas distintas, apoyando aliados, conquistando o pasando de todo, y no matando sin un objetivo más que acabar con todo el mundo (que era lo que yo pensaba inocentemente antes de probar el juego) puedo asegurar que no se hace repetitivo (ya otros Musou no sé).

Volviendo al tema que nos ocupa. Al verse derrotado, Ganondorf utiliza el poder la Trifuerza para transformarse. (sí, en los vídeos sale Link, porque es el personaje recomendado).


Ahora viene la parte que demuestra que el juego es lo más The Legend of Zelda de todo. Tenemos que enfrentarnos a Ganon utilizando todas las armas secundarias para debilitarle poco a poco, como si fuera un jefe de cualquier Zelda pero con todo. cargará una bola de fuego y se la bloquearemos con bombas, abrirá un ojo en uno de los brazaletes y tendremos que dispararle una flecha, cosas así, todo referencias a los monstruos que hemos visto durante el juego.


Mientras combatimos, una lluvia de rayos está cayendo sobre el Castillo de Hyrule. Ganon está tratando de reconquistarla, y si lo consigue, se acabó (me ha pasado). En esto vuelve a influir el tema de los aliados, cuantos más queden con vida, más poderosas son las flechas de luz, que me pasó la primera vez, como no quedaba casi nadie perdí por la tontería de la base.

Una vez debilitado, Ruto nos dará las flechas de luz. Realmente son iguales que cuando encontramos el potenciador por el escenario, simplemente ahora son ilimitadas.


Tras esto se vuelve importante la espectacularidad que ofrece Ganon, mientras que la nuestra queda limitada. Hemos de alcanzarle con las flechas de luz en la parte violeta de la frente, se queda atontando, le rompemos la guardia y rematamos. Así una y otra vez hasta que caiga. Ya no podemos exhibir todo nuestro potencial, pero no pasa nada, porque hemos podido hacerlo antes.

En cambio, Ganon, en su nueva forma, sí que presentará nuevos movimientos (tampoco muchos, pero sí varios). Desde algo tan sencillo como embestirnos o caer sobre nosotros, hasta rayos láser que salen desde él o desde el suelo. Dicho todo, queda disfrutar de la Batalla Final hasta el último momento.


Finalmente Ganon cae derrotado. Link, Zelda y Lana recuperan la Trifuerza, la cual usan para asestarle el golpe final. Un rayo de luz de la propia Trifuerza desintegra a Ganon... hasta la próxima.


La paz vuelve, tus aliados vuelven a su realidad paralela (por eso Midna ni ningún otro sale en la portada, porque no cuenta como protagonista, sino como secundario de Twilight Princess. En la portada salen los portadores de la Trifuerza de este universo cuyo mundo es supuestamente el real).

Para finalizar, Link, ayudado por Zelda, vuelve a poner la Espada Maestra en el pedestal, sellando toda la oscuridad en ella, para que el próximo héroe pueda utilizarla cuando sea necesario. Fin.


Bueno, ¿qué podemos añadir para concluir? Está claro que en la parte jugable y de combate es prácticamente perfecto, ha sabido utilizar todas sus características a lo largo del final y en ningún momento el juego renuncia a su esencia, pues hasta en el último combate tu base está amenazada de ser conquistada. En fallo principal viene por la historia, y no es del juego en sí, sino de cualquier Zelda. El conservadurismo que hace Nintendo tanto con esta saga como con muchas otras complica enormemente que puedas encontrar la más mínima sorpresa a nivel argumental y pueda dejarte con la boca abierta. Es lo mismo de siempre sin novedad alguna. Y es una pena porque la parte del juego de Cya es mucho mejor y tiene también un final mejor. Da sentido al personaje de Lana siendo su mitad malvada, y además estaba enamorada de Link, era un rollo de estos bronca-cama, como con una ex jaja Me hizo gracia... Pero esa parte no es el final del juego, sino esta, así que esto es lo que hay.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

4 comentarios:

  1. Oye, quería saber....Eres la misma persona que ah creado todos los otros "Ese gran final" de The legend of Zelda? ¿O son personas diferentes? O.o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!

      Sí, el blog es lllevado por una sola persona, y todos los juegos son analizados en el momento de terminarlos, nada de coger un juego que ha sido pasado hace tiempo y del que apenas se recuerdan cosas.

      Sobre los comentarios, no te preocupes, ya he borrado los duplicados.

      Eliminar
  2. -No se por que pero se mando multiplicadamente los comentarios-

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.