lunes, noviembre 26, 2012

Ese Gran Final... Dissidia Final Fantasy



Aclaro que en realidad me he pasado el Dissidia Duodecim, pero como tiene el modo historia de los dos juegos incluido, en realidad me he pasado dos y hago el análisis de los dos finales como juegos independientes que son.

Cuando terminas el modo historia con cada personaje, hay una presentación. Todos los convocados por Cosmos se reúnen tras haber conseguido sus cristales. El Guerrero de la Luz le pide a Cosmos que acabe con el conflicto, pero esta se debilita y de pronto Chaos invade el lugar e incinera a Cosmos, así de risas.


Al morir Cosmos, sus guerreros empiezan a desvanecerse, mientras los convocados por Chaos se ríen de ellos y les informan de que existe una terrible verdad detrás de todo lo que estaba ocurriendo, y que ellos eran los que habían matado a Cosmos.

Cuando se desvanecen todos, están sumidos en la oscuridad, pero los cristales se activan, brillan y consiguen devolverlos al mundo. Ahora toca pasarse un último capítulo en el que podemos elegir los miembros del party entre los diez protagonistas que se compone de 11 mini mazmorras de estas de tablero, y tendremos que volver a derrotar a cada uno de los antagonistas, mientras nos van contando esa terrible verdad.

El primero en recibirnos es Exdeath, que nos revela el motivo por el que Cosmos ha muerto. Los cristales están hechos con su poder, y al conseguirlos, se ha debilitado, por eso Chaos la ha incinerado con tanta facilidad y ese el motivo por el que les dicen que la han matado sus propios guerreros. Evidentemente, Cosmos era plenamente consciente de ello y lo que en realidad quería era darle su poder y sus esperanzas a sus guerreros.

Los demás antagonistas no te dicen nada interesante. Mantienen su pulsito con el protagonista de su juego y poco más. Si eso Garland te cuenta que Chaos quiere destruirlo todo y negar toda existencia para llenar el vacío de su corazón, y bueno, te cuentan la relación entre ambos, por si no la sabes de Final Fantasy I.

Derrotados los diez antagonistas, es el momento de enfrentarse a Chaos, que aguarda sentado en su trono. Como tú llevas un party de cinco miembros, para darle un poco más de gracia y que no sean cinco contra uno te obligan a derrotarle tres veces para ganar. Además, en el tablero alrededor de su estigma, hay tres casillas de bonus, y una sin nada, por si no quieres utilizarlos. Las casillas son bravura cero, aumentar bravura inicial y aumentar bravura del escenario. Hay que tener en cuenta que al elegir una, la ventaja o desventaja (en el caso de Bravura cero) no se nos aplica sólo a nosotros, también se le aplica a Chaos, así que si nos potenciamos él también estará potenciado en la misma medida y si nos debilitamos él también lo estará, por lo que dependerá de nuestra estrategia cual elegir.

Durante el combate nos encontramos con varios problemas. El primer, luchar contra un oponente al que no estamos acostumbrados, y que además suele hacer ataques sorpresa nada más empezar, y para rematar, el escenario es muy pequeño, de hecho es minúsculo, y resulta casi imposible escapar a sus ataques, pues incluso con los físicos tiene un alcance considerable.


La espectacularidad del combate es sumamente elevada. Chaos tiene un festival de ataques vistosos que además te harán mucho daño. De los típicos zarpazos o lanzarte una llamarada, pasa a  lanzarte meteoritos, liberar una ristra de explosiones a tu alrededor o elevar una columna de fuego a su alrededor que te engulle en plan Sode no Shirayuki. Además en el tercer round se vuelve gigante, te hace su ataque final y eso parece God od War.


Si a eso le sumas la espectacularidad que puedes aportar tú con los ataques que hayas aprendido hasta ahora y con el límite de cada uno de los personajes que lleves (porque, por lo menos yo, no soy capaz de ganar los tres rounds con un sólo personaje estando en la bonus line level claro), queda un combate bastante interesante. Sólo tiene un fallo, la mierda de canción que han puesto de fondo. Una canción vocal, en inglés, y además tranquilita, ¿pero dónde se ha visto esto? Para main theme de una peli romántica sería ideal, pero para aquí no, que insulta a One Winged Angel, The Extreme y el resto de Final Battle Themes de Final Fantasy.


Cuando ganas el combate, Chaos se desvanece entre erupciones de lava y una lluvia de cometas. Los guerreros son teletransportados y aparecen en un campo verde con un lago y mariposas revoloteando, en una presentación fotorealista. Uno a uno, empiezan a desvanecerse, a regresar a sus mundos originarios, salvo el de Final Fantasy I, que se va a andando hacia un castillo que se ve al fondo, porque él ya está en su mundo (como ya sabemos, el mapa de Dissidia introducido en 012 es el de Final Fantasy I). Créditos y fin.


De entrada tenemos un final muy bueno, pero que se nos cae por varias razones. Al parecer hay un final secreto que muestra que Cosmos sigue viva, así que no sé para qué nos dejan hacernos ilusiones. Habría sido lo justo que muriesen ambos dioses para que estuvieran en equilibrio. Y luego claro, la mierda de canción esa que tira para atrás...

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.