viernes, octubre 26, 2012

Ese Gran Final... Final Fantasy VI




Joya para la colección

Después de dividir el party en tres grupos y derrotar a la Tríade Marcial, con cada grupo tienes que pisar un interruptor, y al estar los tres activados, una luz te eleva hacia es escenario final, donde los tres grupos se reúnen y Kefka aparece levitando sobre nosotros.


Kefka se vanagloria de la destrucción que ha conseguido asolar al mundo, y la justifica porque con el paso del tiempo todo se acaba destruyendo. Entonces Tina le sale al paso y le contesta con la típica charla del amor y la esperanza. Aquí encontramos el primer problema. Uno de los puntos fuertes de este juego es que la historia no gira en torno a un personaje, no hay un protagonista claro como un mercenario robavidas, un militar calzonazos o un futbolista con complejo de Edipo, entonces el hecho de que ahora al final salga un personaje a llevarse su minuto de gloria no queda bien, y más si destacamos el hecho de que Tina no es un miembro del party obligatorio (cosa que en su momento se sorprendió mucho). Los miembros del party obligatorios para pasarte el juego son Celes, Sabin, Edgar y Setzer, y una vez los tienes no necesitas nada más (puede que un futuro haga una segunda partida en la que no recoja a Tina para ver que pasa en esta escena, sería interesante).

Volviendo al juego, después de que Tina tenga su minuto de gloria, cada miembro del party le expone a Kefka su razón para vivir, a lo que Kefka responde con un KameHameHa que arrasa parte del mapa para destruir sus sueños y esperanzas.


La destrucción no es suficiente para minar la moral de nuestros héroes. Kefka se cabrea y una montaña ardiente le eleva, pero Tina y Locke van tras él (de nuevo, otro miembro del party no obligatorio para pasarse el juego, también le abandonaré en mi segunda partida).


Kefka vuelve a cabrearse y lanza otro KameHameHa, que colma la paciencia de Tina y los demás. Empieza el combate. Ahora te sale la lista de los 12 personajes que llevas encima y tienes que decidir el orden en el que van a salir, porque las batallas finales son seguidas y quien esté muerto al final de un combate es reemplazado por el siguiente en lista (repito, sólo quien esté muerto al final del combate, si se mueren durante una batalla, ahí se quedan y los puedes resucitar, y si se mueren todos Game Over, que esto no es como en Final Fantasy XII que si mueren todos salen los de reserva.

En esta ocasión no voy a explicar cada jefe por separado, voy a hacer un grupo con todos los que van antes que Kefka y luego Kefka, por tres motivos. El primero es que estos anteriores a Kefka no tienen nombre en batalla (en bestiario sí), el segundo está en el siguiente párrafo y el tercero por un tema de la música que comentaré un poco más abajo. 




Estos tres jefes tienen una característica en común, y es que cada vez que los matas, antes de desaparecer siempre hacen un ataque muy fuerte que suele matar por lo menos a un miembro del party (exacto, lo que he dicho antes, para joder y que no lo puedas resucitar, sino que se cambie por otro de reserva) pero aparte de eso no tienen mucha dificultad, lo único que el segundo suele echarse autolázaro y puedes tirarte ahí la vida inflándole para nada, y el tercero se está curando todo el rato, más de lo mismo. Si os fijáis los tres jefes están conectados. Cada vez que matas a uno asciendes y te sale el siguiente, o la siguiente parte del mismo jefe, según se mire, quedando una cosa así:


Y con la música pasa lo mismo. La famosa Dancing Mad dura 17 minutos precisamente por ese motivo, porque incluye los temas de las cuatro batallas finales, pero a pesar de que son cuatro temas distintos que cambian según cambias de jefe, se han incluido en una misma pista, para darte esa sensación de que en realidad todo es la misma batalla, como si fuera un survival, que en realidad sigues escalando la Torre de Kefka hasta el final. La parte que nos interesa de la canción, la música del combate contra Kefka, y que es calramente superior en calidad a las otras tres, empieza sobre el minuto 12.


Después de matar a los tres jefes, por fin llegas a Kefka, que te recibe ya transformado, emulando claramente la figura de Dios en la pintura de la Capilla Sixtina. Comienza nuestra verdadera Batalla Final.


La espectacularidad del combate está bien, pero podría ser mejor. Aunque tienes invocaciones muy vistosas como Alejandro, una de las invocaciones secretas, Cruzado, es una mierda... También está el hecho de que los personajes tienen límites, pero yo en todo el juego no he sido capaz de verlos ni una sola vez, porque sólo aparecen cuando los personajes tienen poca vida y además salen por probabilidad, no siempre, así que nadie en su sano juicio se va a dejar un personaje medio muerto en el la batalla final por si acaso sale el límite en el siguiente turno. A cambio, las magias, e incluso las habilidades personales de cada personaje son muy interesante y muchas de ellas muy vistosas y dañinas. Las danzas de Mog, el Bushido de Cyan (Tao Pai Pai para los amigos), los utensilios de Edgar o las técnicas de Sabin son claros ejemplos de ellos. Y no olvidemos el hecho de que Tina puede adoptar su forma Esper (lo que, a los efectos, es un SuperGuerrero de toda la vida).

Por su parte, Kefka puede dejar con un punto de vida, quitar +3000 a un personaje o uno de +1500 a todos y los efectos que le han puesto a sus ataques no están mal. 

Cuando le mates, se deshace, y la torre se viene abajo. En ese momento, aparecerán los dos miembros del party que faltan (en total son 14 y sólo puedes llevar 12), en mi caso Gau y el Yeti. Tina se transforma en Esper, dispuesta a ayudar a todos a salir, pero cae redonda al momento, y las magicitas empiezan a romperse. Todos sabían que si destruían a la Triade Marcial la magia desaparecería del mundo y ahora Tina corre peligro por ser mitad humana mitad Esper.


Ahora sale una presentación que va enfocándose cada vez en un personaje, presentándole primero y sacando una escena de como va en la huida. Cuando llegan todos al barco, Tina echa a volar y va marcando el camino a seguir, a la vez que las magicitas que quedaban terminan de romperse.


Finalmente, Tina agota sus fuerzas y cae, volviendo a su forma original. Al principio todos se temen lo peor, pero el lado humano de Tina prevalece y sigue con vida. Salen los créditos. El barco vuela por el cielo, el niño de Katarin nace, todos ríen, arreglan la casa que se incendia, y para terminar Tina va al extremo del barco y... ¡se suelta el pelo! Fin


En conclusión, no es perfecto por los fallos que hemos comentado durante el análisis, pero aún así los aciertos compensan a los fallos y te deja muy buen sabor de boca.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

6 comentarios:

  1. Estoy bastante de acuerdo con tu comentario acerca del final de este juego. Debo decir que FFVI es mi Final Fantasy favorito, pero es cierto que hay algunos detalles que bien podrían haberse cuidado más.

    En cuanto a lo que comentas al principio, a mí me parece bastante apropiado que Terra tenga su momento de gloria ya que, a pesar de que hay muchísimos personajes, ella es el epicentro de la historia y con la que empezamos a jugar.

    Si te apetece y quieres ver mi combate final (grabado directamente de la consola, un poco cutre) puedes verlo en el siguiente link de you tube: http://www.youtube.com/watch?v=ZfEMDM-wP4Q&feature=plcp

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que Tina es importante en la historia, pero en el juego siempre te dan a entender que los otros personajes son tan importantes como ella. Si en el final hubiesen tenido su minuto de gloria aparte de ella, Edgar, Locke, Celes, Shadow y Setxer también pues sí habría quedado acorde con lo que nos han contado durante el juego, pero no, habla ella y los demás dicen una frase. Y vuelvo a recordarte, no es un personaje obligatorio en el party para terminar el juego, y si no la llevas qué pasa en esa escena?

    He echado un ojo al vídeo, es la versión de SNES, no? Joder tienes a los personajes super inflados xD

    ResponderEliminar
  3. Es la versión de GBA.
    Sí, si no recuerdo mal los tenía todos a 99 con todas las magicitas o así, aunque no sé por qué me puse ese equipo para derrotar a Kefka. Creo recordar que tenía a otros personajes con mejores opciones... No sé, hace tanto tiempo que lo jugué que ya no me acuerdo :P

    Pero sí, algo inflados sí que están. Imagínate a Gau con todas las magias de los monstruos..., me pasé días enteros sólo con eso xD.

    ResponderEliminar
  4. Pues es raro porque yo también tengo la versión de GBA y los comandos no me salen en cruz como a ti, me salen en fila. No sé, alomejor es porque es la versión en inglés y allí lo hicieron así.

    Yo no llevaba a Gau precisamente por eso, porque no le tenía desarollado, pero vi la cantidad de huecos que había para técnicas, así que me imaginaba que si lo desarrollabas por completo sería uno de los personajes que más meten con diferencia.

    ResponderEliminar
  5. La mayoría de los ataques de Gau eran anecdóticos, pero sí había unos poquillos que triunfaban; el problema es que siempre presentaban algún que otro handicap (como por ejemplo no acertar siempre y cosas así).

    Lo del menú cambiado me parece recordar que era una opción que se podía activar en el menú de opciones. Me lo puse así porque era mucho más rápido darle a la cruceta directamente que no ir bajando y subiendo todo el rato. Pero vamos, es una chorradita...

    ResponderEliminar
  6. Porque no puedo guardar la partida despues de eliminar a kefka en el ff3 de la snes retro.

    ResponderEliminar