sábado, mayo 19, 2012

Ese Gran Final... God of War: Chains of Olympus



Me he dignado a pasarme el primer God of War de PSP, ¿me arrepentiré como con Phantom Hourglass?

Continúas persiguiendo a tu hija por el templo de Perséfone, subes y subes varias plantas hasta que el templo se acaba y llegas a un pequeño altar con un viejo árbol. Kratos entra gritando por su hija, pero en su lugar se encuentra a Perséfone, quien le informa de que su hija está en los Campos Elíseos (algo totalmente lógico, pues hemos de ser sinceros que aquí los únicos libres de culpa son los niños, a los demás nos ha dado tiempo a errar y mucho, por eso a su mujer ni la mencionan). Perséfone acepta dejarte ver a tu hija, pero a cambio tienes que clavar tus armas en el árbol para liberarte de tus pecados y ser así digno del Elíseo


Bueno, en vez de pecados lo que pierdes es la barra de magia, todas las armas, incluídas las Espadas del Caos, y te quedas con la vida que tenías al empezar el juego. De hecho, por perder pierdes hasta tu tatuaje rojo y la ceniza de tu cuerpo. Al fin entras en los Campos Elíseos y te encuentras con tu hija en una emotiva escena que Perséfone interrumpe para contarte que ella es el Jefe Final del juego (¿pero nosotros no íbamos persiguiendo a Morfeo?). Te detalla que liberó a Atlas, que te la acaba de liar para que pierdas tus poderes y que quiere destruir el Olimpo. ¿Por qué? Para responder a eso, hace saber un poquito de mitología, así que el que ya lo sepa puede saltarse el siguiente párrafo.

Perséfone era hija de Zeus y Démeter y fue raptada por Hades para ser la Reina del Inframundo. Zeus obliga a Hades a que la devuelva, pero Hades la hacer comer granada, la fruta del Inframundo, maldiciéndola con ello a permanecer seis meses de cada año en el Inframundo, naciendo así las estaciones.

Tras este breve paréntesis pedagógico, podemos entender el cabreo de esta mujer, y también el hecho de que en el juego hayan omitido que durante seis meses puede volver a su casa, porque entonces sólo justificarían medio cabreo. 

Para rematar la faena, te comenta que cuando caiga el Olimpo también lo hará el Elíseo, y con él, tu hija. Así que tienes que elegir, quedarte con tu hija y morir los dos, o salvarla, pero no volver a verla nunca más.


La decisión es obvia, una putada, pero obvia, y te toca un minijuego de machacar botón en el que tu hija se abraza a ti y debes apartarla suavemente unas cuantas veces hasta que finalmente la tiras al suelo y te lanzas a por Perséfone, que huye.

Pero como hemos dicho antes, has perdido todas tus armas, incluso las Espadas del Caos, ¿qué te queda? Tus propias manos, nada más. Resulta que aparecen varias almas (o fantasmas) por ahí y si agarras a uno le partes el cuello y te suelta puntos de experiencia, magia y salud. Al partirle el cuello a unos cuantos recuperas las Espadas del Caos y después de eso sólo queda aniquilarlos a todos para recuperar hasta la ceniza y el tatuaje de tu cuerpo. Ahora estás listo para ir a por Perséfone, aunque tu hija se queda llorando.


Al alcanzar a Perséfone, lo primero que hace es ponerse su armadura de Caballeros del Zodiaco (bueno, sería más bien un Sapuri de Hades, no un Cloth de Athena). Algo que me sorprendió bastante, pues hasta el momento es la primera vez que ocurre (ya he matado varios Dioses en el 3 y ninguno hace algo así).


Nada más ponerse la armadura, echa a volar, pero rápidamente la enganchas con una de tus espadas. Te lleva a lo alto de la torre, donde ves al Titán Atlas con la luz de Helios atacando la torre. Perséfone te tira dentro de la última planta de la torre y empieza la batalla final.

El que haya diseñado esta batalla la verdad es que le va un poco el rollo japo. Ya no es sólo la armadura de Caballeros del Zodiaco, durante el combate también encontramos que hace un rayo láser similar al de Cloud of Darkness en el Dissidia y que también tenemos que jugar al tenis con una pequeña bola mágica para que al final le de a ella y la atonte como en varios Zelda.


A mitad del combate hay un Quick Time Event en el que sales fuera porque Atlas intenta aplastarte y le apresas con las cadenas para sujete el mundo (claro, así pasa que cuando te lo encuentras en el God of War 2 está tan cabreado contigo).

Cuando vuelves hay que continuar el combate hasta que le queda poca vida y la atontes devolviéndole se ataque. Entonces cae al suelo y la invade la oscuridad. ¿Qué hacemos? Hay una marca del Helios en el suelo, pues vamos a darle un poco de luz para compensar, ¡rayo solar!


Y se acabó, después le das un puñetazo y la atraviesas (aunque off screen). Antes de morir te advierte que tu sufrimiento jamás tendrá fin, y Atlas también te dice que te arrepentirás de lo que has hecho.

Hasta aquí, todo muy bien, la putada es que luego simplemente te dicen que Morfeo se vuelve a su casa pero ni siquiera llega a salir, cuando se supone que, aunque no fuera el Jefe Final, sí era muy importante, y Helios tampoco sale. Dos tonterías que rebajan la calificación de un final por el que no daba ni un duro y me estaba sorprendiendo bastante.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre


1 comentario:

  1. mmmmmmmmmmm pero entonces si kratos es hijo de zeus que lo sabemos persephone se sumo a la gran lista de familia agredida y niqwuilada por el mismo tenemos a kronos su abuelo a apolo, heracle(hercules) a perseo, a poseidon su tio, hades su otro tio, persephone su hyermana, afrodita (opcional matyarla o cometer incesto con ella, y asi en si kratos matos a su esposa he hija y se dijo joder mi familia es una mala semilla de putos asi que los matare a todos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.