viernes, marzo 23, 2012

Ese Gran Final... God of War 1





Gracias a la moda de las remasterizaciones en HD puedo jugar ciertos juegos de PS2 sin recurrir al emulador.

Tras escapar del Inframundo gracias a la ayuda del viejo misterioso, apareces en Atenas, en el Templo del Oráculo. El viejo misterioso desaparece sin decirte siquiera quien es, y te toca cruzar un último pasillo lleno de foes antes de llegar a Ares.



Al alcanzarle, lo descubres gritando al cielo, vanagloriándose de haber asediado Atenas y de tener la Caja de Pandora, y amenazando al propio Zeus con usarla contra el Olimpo. Kratos lanza un rayo para romper la cadena con la que sujeta la Caja de Pandora y empieza a abrirla, por fin veremos ese gran poder capaz de matar a un Dios que tanto nos han estado prometiendo.

¿Y qué es lo que ocurre? ¡Que te haces gigante! ¡En serio! ¿Pero qué mierda es esta? ¿Te pasas más de medio juego en el templo de Pandora que es un puto coñazo para esto? Hombre claro, si lo mides por tamaño por supuesto que es un GRAN poder, y también una GRAN gilipollez. Y además es que... ¿Hacerse gigante para qué? Si precisamente los mejores momentos de este juego los pasas contra enemigos que son mucho más grandes que tú, atravesándole el ojo con el mástil del barco a la Hidra y empalando al minotauro con el cañón de vigas de madera. Entiendo que Ares es mucho más grande que  los otros jefes pero, ¿se pueden haces Quick Time Events tan impresionantes y que sean dignos de una batalla final con un enemigo del mismo tamaño que tú? Pues continuemos...


El combate en sí es a saco. Puedes usar absolutamente todas las técnicas que has adquirido durante el juego, supongo que el SuperGuerrero también (la armadura de Caballeros del Zodiaco) pero lo gasté en el último pasillo así que no puedo confirmarlo. La IA de Ares (o Ganondorf, según se mire) está bastante bien. Tiene ataques variados, dos armas, sabe cubrirse, se teletransporta alguna vez y hasta tira meteoritos y todo de vez en cuando.



Cuando le queda poca vida, aparece el círculo para iniciar el Quick Time Event, al fin sabremos si hacer gigante a Kratos estaba bien planeado y tenía fundamento o si Sony Santa Monica no sirve para otra cosa que para hacer chorros de sangre. Al cogerle hay un forcejeo y tienes que machacar botón, para luego subirte encima de él y rematarle de un simple QTE clavándole la espada por detrás. Patético...



Pero bueno, la cosa no acaba ahí. Yo esperaba que sí, pero no. Ares hace el Another Dimension del Caballero de Géminis, te absorbe, y te lleva a una dimensión en la que aparece la casa del pueblo que asedias, donde matas a tu mujer y a tu hija. Al entrar, ellos están dentro, vivos, y aparecen un montón de clones tuyos para acabar con ellos, ¡es el momento de remediar tu pasado!



Ahora ya no cuenta solo tu vida, la de tu mujer y tu hija (durante el juego dicen hijo pero lo que se ve ahí es claramente una niña xD) también importa, y si se acaba una de las dos, los clones te hacen un MultiOnmilátigo (la verdad merece la pena no pasárselo a la primera). Me gustaría dejar una imagen, pero es de la única escena que no he encontrado nada. Se ve que a la gente no le gusta que le vean perder.

Otro aspecto a tener en cuenta es que en todo momento puedes dar energía vital a tu mujer, restándotela a ti, algo bastante justo y que le da gracia al asunto.



Cuando acabas con todos, Kratos cree haber salvado a su familia al fin, pero Ares le arranca las Espadas del Caos y vuelve a matarlos con ellas. 



Acto seguido, vuelves al mundo real. Kratos está a punto de ser ajusticiado por Ares, cuando ve algo en el puente y se quita para cogerlo. El puente era una espada gigante (¿no podían haber metido algo así dentro de la caja?) y es la hora de terminar con todo esto.


Ahora el combate es bastante distinto al primero. Al haber perdido las Espadas del Caos, ya no puedes usar ninguna de tus habilidades, y además, los dos empezáis con la barra de vida a la mitad, y cada golpe que recibe uno y le quita vida, se la suma al otro. Eso significa que si ganas haces un Perfect! Pero también significa que el combate puede ser eterno si se compensa lo que quitas con lo que te quitan. De todas formas no es sencillo, la IA mejora considerablemente. Ahora Ares es quien puede usar tus habilidades, incluida la técnica de esquivar con L1 que se ralentiza el tiempo, y aparte tiene un combo bastante interesante que te empala, que tira al cielo, te ataca con las cuchillas de la espalda y luego te remata con un espadazo, pero bueno, ese combo viene de un forcejeo de machacar botón y si lo ganas haces tú uno parecido (aunque bastante menos vistoso).

Cuando terminas, no hay QTE, ganas y punto. Empieza la presentación final. Kratos remata a Ares atravesándole la garganta con la espada gigante (¿y para qué ha servido la Caja de Pandora entonces? ¡Para nada!). 

Después explota, (como lo malos de los Power Rangers que les cortaban con una espada y explotaban) y Kratos reclama a Atenea que le libre de sus pesadillas, a lo que responde que había prometido perdonar sus pecados, no librarle de las pesadillas (si es que ya no te puedes fiar ni de la Dioses).

Abatido, intenta suicidarse, y se repite la escena con la que empieza el juego, pero no se despeña, cae al agua y después le elevan a la cima de la montaña de nuevo, para ofrecerle el puesto de Dios de la Guerra, y de regalo extra un arma nueva, las Espadas de Atenea. Entras al Olimpo, te sientas en el trono, y a partir de ahora alcohol y putillas. Fin.

Conclusión. Sony Santa Monica sabe hacer algo más que chorros de sangre, pero poco más. Los combates contra los otros jefes son infinitamente más espectaculares que esto, y la historia es normalilla salvo la sorpresa de hacerle Dios. Espero que para el 2 hayan aprendido la lección.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.