martes, marzo 15, 2011

Ese Gran Final... The Legend of Zelda: Twilight Princess HD





UPDATE 04/03/2017: Esta entrada fue de las primeras del blog. Por tanto, no gozaba de la calidad de las que publico actualmente. Las imágenes eran de guiasnintendo, iba muy directa, mucho texto, pocas imágenes, etc... Por lo que aprovechando el remaster de WiiU he hecho un speedrun sólo para que este juego al fin tenga la entrada que se merece.

Al llegar a lo más alto del castillo, Ganondorf nos espera sentado en el trono. Aguarda, como muchas otras veces, a que el héroe haga su aparición para librar su combate eterno. Cuando Link y Midna entran en escena, tiene el detalle de levantarse para recibirnos.


Por lo parece, Ganon y Midna no se conocían de antes. Hay una pequeña conversación en la que Ganon se ríe del escaso poder mágico del pueblo de Midna, aunque reconoce que ha renacido gracias a su pueblo. Remata añadiendo que sólo quien posea la Trifuerza puede ser considerado apto para ser rey.


Ganon echa en cara a Midna que se haya vuelto buena después de que hayan desterrado a su pueblo al crepúsculo, y acto seguido, desvía su mirada hacia Zelda, que descansa dormida, flotando entre una estatua de la Trifuerza. 

Midna se da cuenta de que va atacarla, por lo que corre hacia donde se encuentra para ponerse delante y protegerla. Es entonces cuando Ganondorf se desmaterializa en un montón de píxeles negros y arremete contra la princesa.


El ataque no causa ningún daño a Midna, que además se sorprende por ello. Rápidamente, se gira hacia Zelda preocupada, pero enseguida se da cuenta de que ella también está bien. Respira aliviada, cuando de pronto la princesa abre los ojos, y una extraña fuerza empuja a Midna fuera del escenario. Link acude al rescate, pero una barrera de energía aparece, cortándole al paso.


Link vuelve la vista atrás, y es entonces cuando descubre lo que ha ocurrido. Ganon ha poseído a Zelda, que ahora empuña una espada y pretende enfrentarse a nosotros. Primer Jefe Final.


¡¿En serio?! ¡¿Zelda de Jefe Final?! Aunque sólo sea en cuerpo, ¿de verdad voy a poder reventarla con mis propias manos? Lamentablemente, la respuesta es no. A pesar de que en el momento en el que empuña su espada todo apunta a ello, nada más presentarse, alza el vuelo y coge distancia. El combate no es cuerpo a cuerpo, si no que nos encontramos ante una copia barata del jefe del Forest Temple de Ocarina of Time. Toca jugar al tenis.


Pero bueno, todavía queda esperanza. Zelda lanza una bola de energía que hay que ir pasando de uno a otro de un espadazo hasta que uno falle y se la coma. Con Phantom Ganon, en ese momento, se quedaba atontado y tenías unos segundos para darle lo suyo con la espada. Igual hay suerte.

Nada, tampoco. Efectivamente, cuando Zelda pierde el punto del tenis se queda atontada, pero su cuerpo se queda levitando, no desciende, por lo que no podemos alcanzarla ni dañarla de ningún modo.


Al menos la cosa mejora ligeramente. Tras el primer toque, Zelda añade un ataque nuevo. Un triángulo de energía se ilumina bajo los pies de Link, para terminar estallando. Sé que no tiene nada que ver, pero no puedo evitar pensar en el Golden Triangle de Kanon de Saint Seiya, es que me viene sólo a la cabeza.


Tras alcanzarla por segunda vez, añade otro ataque más a su arsenal. Esta vez es más simple. Extiende la espada hacia delante y carga contra nosotros. Una pena que sólo puedas cubrirte o esquivarlo, y no puedas aprovechar que se acerca para darle con la espada. Yo sólo quería que renaciese en su próxima vida como un personaje más útil pero tendré que esperar a otra ocasión.


La regla de los tres toques de Nintendo vuelve a cumplirse, y al alcanzarla por tercera vez acaba el combate. La barrera de energía que nos separaba de Midna se desactiva, dándole  la oportunidad de utilizar la Sombra Fundida para atacar a Zelda y expulsar a Ganon de su cuerpo.


Enseguida, Ganon adopta una nueva forma. El ya clásico jabalí que hemos visto en otras entregas. Es más, lo hemos visto tantas veces, que ya pienso que es su forma original.


El combate cambia totalmente. Ganon empieza a dar vueltas. por los alrededores, cuando de pronto, se desmaterializa otra vez. Realmente, lo que hace es saltar al mundo del crepúsculo, y podemos ver que se activan varios portales a nuestro alrededor por los que puede regresar. La mayoría de ellos se desvanecen a los pocos segundos, pero uno finalmente cambiar de color, indicándonos que Ganon se aproxima.

Tras salir del portal, Ganon embiste con fuerza contra Link. Al principio creía que había que pararle con nuestras propias manos como hacemos con las cabras al principio del juego, pero cuando vi que ni con las botas de hierro puestas tenía opción, entendí que ese no era el camino. La joya iluminada de su frente me dio la respuesta.


Tras abatirle con el arco, su pecho queda expuesto, mostrando la enorme cicatriz que quedó en su cuerpo tras su enfrentamiento con los ancianos. Está claro que es el punto débil así que de cabeza a darle con todo lo que tengamos.


Tras un par de rondas, cuando tocaría el tercer toque, algo falla. Cuando sale del portal y tratamos de acertar con el arco en la joya, salta y lo evita. ¿Hemos fallado? Si fuera una sola vez, podría ser casualidad, pero no. Lo evita siempre. Ha aprendido durante el combate. Algo que es poco habitual y siempre es positivo. Es entonces cuando Midna nos recomienda luchar bestia contra bestia, porque ahora sí, tenemos que pararle como hacemos con las cabras, sólo que en nuestra forma de lobo y con la ayuda de Midna.


Personalmente, odio con todas mis fuerzas las transformaciones en animales. ¿Para que transformase en perro, gato o lobo, pudiendo transformarte en Super Saiyajin? Y estaba muy preocupado por ese tema cuando salió este juego, pero he decir que por suerte, esto no es Sonic Unleashed, ni Shantae, y todo lo del lobo está muy bien implementado, tiene siempre su sentido, y en ningún momento se hace pesado. Aquí, mismamente, podrían perfectamente habernos obligado a usar al lobo durante un combate entero, pero no, es un pequeño detalle nada más. Cuando tiras a Ganon, puedes volverte humano y darle con la espada en la cicatriz, pero como es tan poco, pues la verdad, no me molesta seguir en la forma de lobo unos segundos más.


Ahora sí, ganamos este asalto. Parece que todo ha terminado. Midna devuelve a Zelda el poder que le prestó, y así ella, al fin, despierta. El problema es que Ganon también resurge, esto no ha acabado. Midna vuelve a utilizar la Sombra Fundida, esta vez para enfrentarse con Ganon personalmente, y además teletransporta a Link y a Zelda fuera del castillo, desde donde ven una explosión, resultado del enfrentamiento.


Ambos observan atentamente el resultado del combate. Para su desgracia, es Ganon quien aparece ante sus ojos, portando el casco de Midna. Casco que por cierto, es el único fallo que tiene el juego, porque lo lleva puesto Midna desde el principio pero tú lo tienes que ir a buscar a una mazmorra, y de hecho lo encuentras, y se ve que es el mismo trozo.


Ganon invoca una horda de fantasmas a caballo y todo el pelotón se lanza contra ellos. Para continuar el enfrentamiento, Zelda pide ayuda a los espíritus para que le entreguen las flechas de luz.


Tercer combate, esta vez a caballo. Link se aproxima a Ganon para que Zelda pueda alcanzarle con las flechas de luz. El ataque le deja atontado, y es cuando nos acercamos con el caballo a su lado y le golpeamos con la espada sin detener la marcha. Hay que tener cuidado porque si nos chocamos contra Ganon o los espectros nos tirarán del caballo.


Cuando le damos con la espada un par de veces, Ganon termina cayendo del caballo. Finalmente, se decide a enfrentarnos directamente. Una nueva barrera aparece para delimitar el área de combate, y ahora sí, comienza la batalla final. Mano a mano, espada a espada, cuerpo a cuerpo.


Es aquí donde Twilight Princess destaca frente a otros títulos de la saga, gracias a las técnicas especiales que hemos aprendido a lo largo de la aventura, y que podemos poner en práctica en este combate. El único que no he conseguido hacer es el rompeyelmos. Yo juraría que se puede, pero la verdad es que lo he intentado de todas las formas posibles y no ha habido manera, así que no sé si será un recuerdo falso de esos. Poder hacer todos esos ataques le da una gran variedad de posibilidades al encuentro, que ya no se limita a los tres cortes básicos del juego.


Por su parte, Ganon bloqueará nuestros ataques si le enfrentamos directamente y sin pensar. Para acertar en su cuerpo, habrá que tirar de algunas de nuestras técnicas especiales, o esperar a que baje la guardia tras un ataque. Cuidado porque de vez en cuando salta y ataca por la espalda.

Lo divertido de este combate es que dura lo que quieras. Para derrotar a Ganon tendremos que asestarle un golpe de gracia. Esa técnica requiere tirar al suelo al adversario. Para conseguirlo, aquí tenemos dos opciones. En primer lugar, darle suficientes espadazos seguidos como para que caiga por sí solo, o bien ganar un quick time event de machacar botón cuando surja un choque de espadas. Aunque ganar el QTE no tirará a Ganon al suelo directamente, sí que lo dejará atontado para que tu próximo ataque lo haga.


Personalmente, siempre alargo el combate hasta que veo que o le mato o muero yo. Pocas veces tenemos la oportunidad de disfrutar de un combate de un jefe en esa saga durante tanto tiempo. Ojalá hubiera podido hacerlo con el jefe de la peonza, mi favorito de toda la saga. Así que queda en tus manos decidir cuanto tiempo quieres seguir luchando. Cuando te canses, ejecuta el ataque de gracia y Link atravesará a Ganon con su espada, que dará un fuerte grito de dolor.


Pero incluso con la espada atravesándole completamente, ¡Ganon se levanta! No puede continuar, pero sí logra ponerse en pie y morir en esa postura, tras tener una pequeña visión de Zant.


Con Ganon muerto, Midna se libra de la maldición que la tenía confinada en ese pequeño cuerpo, y muestra su forma real. Ya pudimos ver levemente esta forma en una cinemática, pero de espaldas. Es la primera vez que vemos el verdadero rostro de Midna. Créditos.


Después de los créditos, los tres se encuentran delante del espejo para despedir a Midna, que regresa a su tierra. Zelda comenta que las diosas debieron dejar el espejo en este mundo precisamente para que pudieran conocerse. Midna dice estar de acuerdo, y añade que mientras el espejo esté ahí, podrán volver a verse cuando quieran. 

Emocionada, una lágrima cae de sus ojos. La recoge suavemente y la lanza haca el espejo, mientras, da a entender que está enamorada de Link. Cuando la lágrima toca el espejo, lo agrieta, y es cuando Link y Zelda comprenden el motivo de sus lágrimas.


Jajaja que grande es Midna, como se la ha liado a estos dos. Link observa apenado como se desvanece la que ha sido su compañera durante todo este tiempo, ahora sabiendo que no volverá a verla nunca más. Cuando Midna vuelve a su mundo, el espejo se rompe en mil pedazos, mientras las palabras de los ancianos resuenan en nuestra memoria. Sólo el legítimo soberano del crepúsculo tiene poder para destruir el espejo. Fin.


En definitiva, nos encontramos con un gran juego que cierra con un gran final. Cuatro combates, cada uno único y especial, que aprovechan las características únicas del título, y una despedida emotiva del mejor acompañante que hayamos tenido jamás en un juego de esta saga. Si este juego cerrase la saga y fuera de verdad el final verdadero, podría haber optado a la máxima valoración. Por último, y aunque no tiene nada que ver con el final en sí, señalar que en este título Link y Zelda no son rubios, sino que su cabello es castaño oscuro, sólo para que vaya acorde con el tono siniestro del juego.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.