miércoles, octubre 21, 2015

Ese Gran Final... Regreso al Futuro



Hoy es uno de esos días que pensábamos nunca iba a llegar, que veíamos como un futuro inalcanzable que perduraría en la eternidad como tal, pero que nos demuestra que el paso del tiempo es, además de inevitable, arrollador, y termina acabando con todo y con todos. Hoy, este mismo día de este mismo año, a esta misma hora y minuto, es el momento exacto en el que Marty McFly aterriza en 2015 en Regreso al Futuro II. Por ello, para celebrar este momento, aunque en Ese Gran Final... no se analizan películas (más que nada porque entonces tendría que estar haciendo entradas casi a diario) vamos a hacer una excepción, descubriendo de nuevo el final de esta trilogía de películas, el día que su propia leyenda se hace realidad y a la vez termina, al haber sobrepasado ese momento, que hasta hace unos instantes, seguíamos considerando futuro.

UPDATE 11/03/2017: Entrada actualizada con nueva información que afecta a la estructura argumental de toda la saga, y por tanto, indirectamente, a su final.

Como hemos señalado en la introducción, Regreso al Futuro es una trilogía, y por tanto, su final recae en la tercera película. Concretamente, en el último día que pasan los personajes en 1885. Recordemos que la noche anterior, Marty había quedado con Buford Tannen para un duelo al amanecer, mientras que Doc fue a despedirse de Clara, le contó la verdad, pero ella no le creyó, así que decidió ir al bar a ahogar sus penas en alcohol. A la mañana siguiente, Marty se despierta y es cuando se da cuenta de que su compañero no está con él.


Al cerciorarse de lo que ocurre, lo primero que hace es mirar la foto de la lápida que tomó en 1955. Todavía no aparece ningún nombre. Rápidamente, sale a buscarlo. Primero en el establo, pero no está allí, y finalmente lo encuentra en el bar. Sabe que tienen poco tiempo (es una de las paradojas de la trilogía más frecuentes, tienen una máquina del tiempo pero siempre van con el tiempo justo para todo), así que le pide que se partan inmediatamente. Doc acepta, pero antes brinda con el resto de clientes del bar y se bebe su copa. Al instante, cae desmayado por el alcohol.


Lo más divertido viene cuando Marty descubre que ha tomado una mísera copa. Intentan reanimarlo con café, pero no es suficiente, así que el barman propone preparar el Resucitamuertos, como él lo llama. Una bebida en la que predominan ingredientes picantes. A través de un embudo, consiguen que Doc la beba y despierte de inmediato, aunque tardará todavía unos diez minutos en despejarse del todo. Al mismo tiempo, Clara está en la estación de tren, buscando un billete que la aleje de Hill Valley, y de Doc.


Mientras Doc se recupera, Tannen hace su aparición. Marty se da cuenta del lío en el que se ha metido, pero no está seguro de cómo salir. De nuevo, vuelve a consultar su oráculo personal, la foto de la lápida, y esta es clara. El nombre Clint Eastwood, nombre falso que utiliza Marty en 1885, aparece reflejado. Si sale, morirá.


Parece que la mejor solución es salir corriendo, pero los clientes no se lo ponen fácil. Enseguida, empiezan a presionarle para que salga. He apostado dinero por ti, he apostado dinero contra ti, si no sales todo el mundo sabrá que eres un cobarde, etc... Cualquier provocación es válida con tal de que logren su objetivo. Envuelto en una lluvia de comentarios desafiantes, Marty duda, y reflexiona unos segundos. Todo el mundo se le queda mirando fijamente, en especial su antepasado Seamus, que como sabemos ya sufrió la pérdida de su hermano, que también se llamaba Marty Mcfly.


Marty toma la decisión correcta, ignorando todas las provocaciones, y decide escapar sin batirse en duelo. Finalmente, Doc se despierta completamente y tratan de escapar por la puerta trasera. Desgraciadamente, uno de los lacayos de Tannen les ve y su intento resulta frustrado. Marty logra esconderse en la casa de al lado, pero Doc es capturado, y Buford le utiliza como rehén para obligar a su presa a salir de su escondite.


A Marty no le queda otra opción que ceder y salir, salvando la vida de su amigo. A pesar de todo, sigue con la idea de no batirse en duelo, por lo que arroja su arma al suelo y le pide a Tannen que solucionen las cosas hablando. Buford no acepta, e instantáneamente, desenfunda su pistola y dispara en el pecho de Marty, que cae al suelo abatido.


Tannen se acerca para asestarle el tiro de gracia, pero cuando va a hacerlo, Marty le tira la pistola de una patada y se levanta como si nada, ante la sorpresa de todos. Aunque Buford tampoco entiende bien por qué Marty sigue vivo, poco le importa, y acto seguido le intenta dar un fuerte puñetazo. Para su desgracia, algo duro protege el pecho de Marty, por lo que Tannen se hace daño al tratar de golpearle. Enseguida, Marty se quita la capa, descubriendo la tapa de una caldera atada al pecho, que le ha protegido del disparo y del golpe.


Pero, ¿de dónde sale todo esto? En Regreso al Futuro II, cuando Marty va a la habitación de Biff a preguntarle por el almanaque, él esta viendo una película de Clint Eastwood mientras disfruta de un lujoso baño junto a dos señoritas. Dicha película es Por un Puñado de Dollares, de 1964, y en la escena que aparece en Regreso al Futuro II, Clint Eastwood se protege de un disparo de una forma similar. Otra prueba más del cariño y el mimo con el que está hecha esta trilogía, cargada de detalles que retroalimentan no sólo la propia película que estás viendo, sino también las otras dos.

Con Buford sin pistola, y con una mano lesionada por el último golpe, Marty no tiene demasiados problemas para tumbarle del todo, con una serie de golpes que concluyen con Tannen bajo un montón de estiércol, como en las dos películas anteriores.


Durante la pelea, también se rompe la lápida de la foto, terminando de evitar que cualquiera de los dos protagonistas muriera, quedando su nombre grabado en ella. Al romperse, la lápida desaparece de la foto de 1955.


Mientras tanto, el tren de Clara ya se ha puesto en marcha. En el asiento de atrás, el hombre que intentó consolar a Doc en el bar comienza a hablar con su compañero de viaje sobre lo mal que lo estaba pasando Doc y lo abatido que se sentía. Tras escucharlo, Clara entiende que Doc la quería de verdad, y utiliza el freno de emergencia para detener el tren y salir corriendo en busca de su amado. Ella intenta ir a buscarlo a su herrería, y es allí donde descubre la maqueta del Delorean impulsado por el tren, donde señala que el Delorean es una máquina del tiempo. En ese momento, Clara comprende que Doc no mentía.


Doc y Marty parten inmediatamente hacia el tren. Protegiendo su identidad con un pañuelo, asaltan la locomotora, pistola en mando, y se hacen con el control del ferrocarril. Destacable la respuesta de Emmet cuando el conductor le pregunta si es un asalto, y responde diciendo que se trata de un experimento científico.


Llevan al tren hasta el Delorean, donde Doc explica el plan. Ha preparado tres leños artificiales que arden al alcanzar cierta temperatura, dando un fuerte empujón a la velocidad. Así se ahorran tener que estar echando carbón a la caldera. Marty sube al Delorean. Mientras, Emmet se queda en la locomotora hasta que el tren coge algo de velocidad, y echa los tres leños al fuego. Pero lo que ninguno de los dos sabe, es que Clara, a caballo, ha logrado alcanzar la locomotora.


El leño verde alcanza la temperatura necesaria para arder, provocando una pequeña explosión que aumenta considerablemente la velocidad del tren. Ahora que está todo preparado, Doc se dispone a subir al Delorean. Clara le ve, y grita su nombre con todas sus fuerzas, pero él no logra oírla.

El leño amarillo no tarda en estallar también, y la velocidad vuelve a aumentar, complicando tanto a Clara como a Doc su avance a través de la locomotora. A pesar de las dificultades, Clara logra llegar a la cabina, y utiliza la bocina de la locomotora para llamar la atención de Doc, que finalmente se da cuenta de que está ahí.


Clara y Doc tratan de reunirse, avanzando por la pared del tren. Pero cuando están a punto de hacerlo, el leño rojo estalla, provocando una aceleración mucho mayor que los dos anteriores. El impulso del tren hace que Clara pierda el equilibrio y caiga, pero con tan buena fortuna que su vestido se queda enganchado entre los hierros del tren, quedando colgada, sin llegar al suelo (cosas de películas).


Poco a poco, el vestido empieza a rasgarse, y tampoco es que Emmet tenga muchas posibilidades de salvarla desde su posición. Es entonces cuando a Marty se le ocurre pasarle el aeropatín a Doc, quien lo coge al vuelo, y ahora sí, logra rescatar a su amada.


Pero lo bueno dura poco. Doc no tiene tiempo a volver al Delorean, por lo que Marty cierra la puerta para irse solo. La misión tiene éxito y el Delorean alcanza los 140 km/h, volviendo a 1985, mientras que la locomotora se precipita al fondo del barranco, provocando una poderosa explosión.


Marty llega a 1985, y lo primero que vemos es que el nombre del barranco ha cambiado. Ahora se llama barranco Eastwood, dándonos a entender que la gente de 1885 pensó que Marty murió en el barranco junto al tren. Para el que no lo recuerde, el barranco se llamaba originalmente Clayton, porque Clara murió despeñada al perder el control de su caballo, accidente del que es salvada por Emmet al principio de la tercera película.


El Delorean, que recordemos sigue sin gasolina, se queda parado en las vías de ferrocarril. No tarda en aparecer un tren en dirección contraria, que arrolla el vehículo, sin que Marty pueda hacer nada más que salir pitando de dentro para no ser arrollado también.


Tras pasar el tren, Marty se pasea por los pedazos del Delorean, mientras recuerda a su amigo, al que no pudo rescatar de 1885.

Lo primero que hace es regresar a su casa, y comprueba que todos están bien. Como es lógico, todos le miran raro por ir vestido de vaquero, pero lo importante es que verifica que el desastre generado en la segunda película se ha revertido por completo.


Ya tranquilo, coge el coche y va a recoger a Jennifer. Como todo ha vuelto a la normalidad, la encuentra donde la dejó. La despierta con un beso y dan un paseo con el coche. Están hablando tranquilamente cuando aparece Needles en su coche con sus colegas y la música a tope. Needles reta a Marty a una carrera, pero él le rechaza. Ante la negativa, Needles le llama gallina, y Marty cede.

La señal que da comienzo a la carrera es cuando el semáforo se ponga en verde. Para sorpresa de todos, cuando se pone en verde, Marty acelera marcha atrás, dejando que Needles se pierda en la lejanía. En el siguiente cruce, un coche aparece de repente (¿no hay ceda?) y esta a punto de estrellarse con Needles, y de haber accedido a echar la carrera, Marty no habría podido evitar estrellarse.


Con esta hazaña, Marty se libra del fatal accidente que le arruinaría la vida, como se ve en la segunda entrega. Y además, sin que nadie se lo diga, por sí mismo, que tiene más mérito. Derrotado el verdadero Jefe Final (que no era Biff sino él mismo, pues todos podemos terminar siendo esclavos de nuestros demonios), la pareja vuelve a donde reposan los restos del Delorean, tratando de buscar algo que salvar. Entre las piezas del vehículo, Marty encuentra la foto que se hicieron en 1885 frente al reloj, o mejor dicho, lo que queda de ella.


De pronto, una fuerte onda expansiva tira a Marty y a Jennifer al suelo. Cuando vuelven la vista, descubren un misterioso tren que acaba de aparecer en las vías.


De aquella extraña locomotora aparece Doc, que lo primero que señala es que el tren funciona a vapor (ya hablaremos de esto en el párrafo final). Acto seguido, presenta a su familia. No sólo a Clara, sino que también aparece con dos hijos, llamados Julio y Verne. Además, bastante creciditos ya.


También le trae un regalo a su amigo, una copia de la foto del reloj enmarcada y dedicada.


Jennifer pregunta a Doc por qué se ha borrado el fax en el que despedían a Marty en la segunda película, y como no puede ser de otra manera, Emmet le responde que el motivo es que el futuro no estás escrito y que sólo depende de nosotros mismos.

Doc parte de nuevo, y para cerrar tanto película como saga, ¿qué mejor que un diálogo como este?

-¿A dónde vas, Doc? ¿Regresarás al Futuro?
-No. Ya he estado allí.

Acto seguido, los dos amigos se despiden con una sonrisa. El tren alza el vuelo, (sí, el tren vuela), hace un cambio de sentido en el aire y arremete directamente contra el espectador, dando lugar a una pantalla en negro en la que aparece The End.


Mucha gente odia Regreso al Futuro III. Dicen que es la peor de las tres películas e incluso he llegado a escuchar que sería mejor que no existiera. Es cierto que en parte toda esa gente tiene razón. La pastelada que meten con calzador no hay quien se la crea. Que en menos de una semana, una mujer se enamore de un hombre que casi le dobla la edad, y luego la temática del viejo oeste, que no es una época con la que empaticemos mucho por Europa, pueden justificar ese rechazo que envuelve a esta película.

Pero a mí, personalmente, me encanta, y lo dice una persona que odia los western casi tanto como los programas del corazón o los toros. Es cierto que como final, la que mejor final tiene y mejor mensaje transmite es la primera. Es precioso cuando llega a casa tras estar una semana en 1955 y se encuentra que no sólo su padre está mejor, sino también sus hermanos al haber tenido un referente sólido en el que fijarse. Pero aquí también hay detalles muy importantes y que en cierta manera pasan desapercibidos al no ser tan evidentes. El primero es que el Jefe Final es el propio Marty, y a la vez la persona a la que tiene que salvar no es a Emmet, es a él mismo. En la primera salva a sus padres (y de rebote al resto de su familia), en la segunda salva la propia realidad en la que vivía (comercial total) pero aquí no. Aquí tiene un objetivo mucho más discreto y humilde, que es salvar su propio porvenir. Conocerse a sí mismo es una de las tareas más complicadas que existen (os lo dice una persona que sufre de su propia personalidad) y mucho más darte cuenta a tiempo de aquello que supone un muro infranqueable para ti, y encima ser capaz de superarlo. Estoy harto de protas perfectos que son lo más, pueden con todo y salvan a todo el mundo, pero no cambian nada en toda la obra. El segundo, ya más evidente, es el mensaje de autoestima y autocrítica que manda Doc al final cuando dice que el futuro sólo depende de nosotros mismos. Igual que tener un buen futuro depende de nosotros mismos, uno malo también. Se dice que las personas que tienden a fracasar habitualmente suelen proyectar la causa de su fracaso fuera de sí mismos, ya sea a otras personas, al entorno o al destino, mientras que la gente que suele tener éxito en la vida, cuando hay un problema se echa toda la culpa a sí mismo. El ser humano tiene en todo momento la capacidad de decidir. La propia vida no es más que un conjunto de decisiones, y muchas veces pensamos que nuestra capacidad de decisión está mermada por las circunstancias, pero no es cierto. Siempre habrá un camino fácil, uno difícil, podremos elegir luchar, rendirnos, empezar, seguir, parar, descansar, terminar, herir, proteger, gritar, callar, condenar, perdonar, confiar, traicionar, perder, recuperar, matar, morir... Somos tan increíbles que hasta tenemos la oportunidad de no elegir, delegando en un tercero esa capacidad. Y muchas, muchas, muchas veces, no elegimos bien, ya sea por dinero, por orgullo, por autocompasión, falta de autoestima, o simplemente por gilipollas. Se puede tener buena o mala suerte, la suerte existe, es cierto, pero sólo es un factor más. Igual que no se puede tener buena suerte todo el rato, mala tampoco. Así que recuérdalo, la decisión está en tu mano. Sé quien eres y no quien quieren que seas, y sé el cambio que quieres ver en el mundo. En último lugar, está la cantidad de detalles que demuestran que tanto la película como su final han sido cuidadosamente estudiados y elaborados con mimo desde tiempo atrás, como demuestran el guiño a la película de Clint Eastwood, la carrera que podría haber propiciado el accidente de Marty o los diálogos de la escena final.

Antes de finalizar, también hay que hablar del tema más discutible de la película (sí, más que la pastelada gratuita) y es, ¿cómo consigue Doc fabricar una máquina del tiempo en 1885? Por los datos que tenemos, no debió ser fácil. El hijo mayor tendrá unos 8 años y el menor 6, por lo tanto, les llevó casi una década lograrlo. Después, tenemos que recordar que Doc estuvo viajando por diferentes épocas entre la primera película y la segunda, y tenemos pruebas de que llegó como mínimo a 2015. Un 2015 bastante parecido al nuestro en algunos aspectos, pero muy diferente en otros. En ese 2015, la tecnología motora era muy avanzada, y existe la posibilidad de que Doc conservase parte de esa tecnología futurista consigo en 1885 o que simplemente, gracias a haberla aprendido en sus viajes, fuera capaz de reproducirla a pequeña escala, lo suficiente como para hacer un viaje a 2015 otra vez y tunearse el tren para que vuele. No obstante, son todo especulaciones, y aunque es un dato que queda a la libre interpretación del espectador, por mucho que lo intente no suena muy creíble. Si no fue capaz de crear gasolina en 1885 que lo hacen hasta en La Que Se Avecina con aceite usado de croquetas, crear una máquina del tiempo me parece algo fuera su alcance con materiales del siglo XIX. Pero bueno, ya es lo que quiera creer cada uno.

Eso es todo. Intentad recordar bien lo que estabais haciendo este miércoles 21 de Octubre de 2015 a las 16:29, porque en ese mismo instante, todas las personas que adoramos esta trilogía estaremos unidas durante un instante, y después, un pedazo de nosotros desaparecerá para siempre. Un saludo.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre


UPDATE: ¡ATENCIÓN! Esta parte incluye SPOILERS de otras series, películas, y juegos de temática similar, en especial de un importante acontecimiento que sucede en Padre de Familia. Si no estás seguro, te recomiendo que NO sigas leyendo.

Una de las cosas que trae consigo hacerse mayor es destruir los mitos que construiste a lo largo de tu infancia. Aquellos referentes que te transmitieron la fuerza y los valores necesarios para convertirte en la persona que eres hoy en día, terminan siendo aplastados con tus propias manos. No es algo malo, es parte de la vida, simplemente significa que te has vuelto tan poderoso como aquellos que te legaron su poder, y ahora estás preparado para enfrentarte a ellos en igualdad de condiciones, y superarles, como toda nueva generación que se precie, pues es la única manera de que los tiempos y la sociedad mejoren, que los que vienen terminen siendo mejores que los que ya se han ido. Hoy, a mí me toca enfrentarme a mi película favorita, Regreso al Futuro.

Recientemente, estuve jugando a Zero Escape 3, un juego que comparte la temática espacio temporal, aunque la enfoca de una manera totalmente distinta. Era cuestión de tiempo encontrar una referencia a estas grandes películas. Lo que no sabía era que me esperaba una reflexión tan profunda y bien elaborada que rompería todos mis esquemas.


El argumento base todos lo conocemos. Marty viaja al pasado, cambia la manera en la que sus padres se conocen, y eso trae como resultado un cambio no sólo en su vida, sino en la de toda su familia. Al otorgarle a su padre la confianza que necesitaba para enfrentarse a sus problemas, no sólo conquista a su futura mujer, sino que también se atreve a publicar un libro que termina siendo un éxito, y hasta pone en su sitio al abusón que llevaba aprovechándose de él desde el instituto, el cual termina lavándole el coche xD

Hasta ahí bien, ahora viene lo interesante. Cuando Marty llega de vuelta a 1985 y todo ha cambiado, nadie nota nada extraño. Para el resto de personajes es como si no hubiera pasado nada. Todos le hablan de manera normal, y es él el único sorprendido ante la situación. ¿Qué significa todo esto? Es muy simple. En el momento en el que cambia la trayectoria de la línea temporal, también nace un nuevo Marty, que crece desde el primer momento con un padre sin carencias de autoconfianza, sin problemas económicos ni laborales. Está claro que no podemos considerar que ese Marty es el mismo que el del comienzo de la película, pues uno se hace no sólo en función de sí mismo, sino también de su entorno, y cuesta creer que con cambios tan severos la vida y las experiencias de Marty hayan sido exactamente igual. 

Entonces, ¿qué ha pasado con ese segundo Marty que nació y creció con su entorno ya alterado? Hay dos posibilidades. El primero es el más lógico. Si la irrupción del Marty pobre en una realidad a la que no pertenece originalmente resulta en la desaparición de la versión de sí mismo que nació y creció en dicha realidad, pues es muy sencillo. Marty se asesina a sí mismo al entrar de nuevo en 1985. Evidentemente, es un asesinato metafórico, no material. Entendemos que Marty rico simplemente se desvanece sin que nadie se de cuenta, pero es un asesinato al fin y al cabo.

Pero esta opción, aunque posible, no termina de cuajar del todo con el argumento de las películas. En la primera, Doc se encuentra con su yo de 1955 sin problema, y en la segunda, Marty hace lo propio con su yo de 2015, luego las bases sobre las que se asenta el argumento no parecen prohibir que coexistan dos seres de diferentes épocas en un momento determinado. Cierto es que este ejemplo es ligeramente diferente, pues hablamos de dos seres de la misma época pero de diferentes realidades, aunque sigo creyendo que no es motivo suficiente como para llegar a la conclusión de que Marty rico haya pasado a mejor vida.  

Si Marty rico no está muerto, entonces tendrá que estar vivo en algún lugar, pero si no le encontramos en la nueva realidad creada por Marty pobre, es porque, como bien dice Doc, no estamos pensando en cuatro dimensiones. No es dónde está, sino cuándo está. Porque la única posibilidad es que Marty rico haya acabado en la realidad de la que proviene Marty pobre, y al igual que le pasa a su otro yo, simplemente, de repente se ha encontrado en un lugar en el que su padre es un cobarde que abusan de él, que su mujer se casó con él por pena, y que sus hijos están en el paro, cuando todos los recuerdos que perviven en su cabeza son lo contrario y no entiende nada. De ser así, Marty rico quedaría condenado a vivir en esa realidad durante el resto de su vida, sin haber hecho nada para merecerlo.

Pero bueno, Zero Escape puede decir lo que quiera. ¿Hay pruebas? Me temo que sí. Pero vamos a tener que ir a buscarlas fuera, a ver cómo otras producciones de la misma temática que juegan contra la misma adversidad han enfrentado esta problemática. 

En primer lugar, una película llamada Frequency, que comparte mucho con Zero Escape. En ese film, un padre y su hijo su comunican a través del tiempo por medio de una radio antigua con 30 años de diferencia entre la fecha en la que está cada uno, justificándolo en que una aurora boreal que ocurre en esos días tanto en el pasado como en el presente permite la conexión.


En el presente, el padre está muerto. Era bombero, y murió en acto de servicio, tratando de salvar a una mujer en un incendio. En un primer momento, ninguno sabe con quien está hablando realmente, pero surgen una serie detalles que hacen que el hijo se de cuenta de que habla con su padre muerto. En ese momento, le avisa de su muerte próxima y le informa de como salvarse. Lógicamente, el padre se cree que le están tomando el pelo y no le cree, pero cuando llega el incendio el día que le dijo su hijo, en el lugar que le dijo su hijo, y se ve en las circunstancias que le dijo se iba a ver, finalmente concede un voto de buena fe, hace caso a su hijo y se salva de morir.

En ese momento, en el futuro sigue muerto, pero ya por otras causas y en otro tiempo, el futuro ha cambiado. ¿Qué ocurre entonces con la vida del hijo? Justo en el momento en el que cambia la línea temporal, su cabeza se llena de recuerdos nuevos que antes no tenía. Se ven imágenes de celebraciones y eventos del padre junto al hijo cuando ya es mayor, cosa que nunca ocurrió en la otra línea temporal. En definitiva, no desaparece uno, ni se intercambian, ni nada, se fusionan los dos personajes formando uno solo con los recuerdos que han vivo ambos, el que perdió a su padre y el que no.


Es una película bastante interesante. La cosa no queda ahí, y no necesito contar más para desarrollar la entrada, por lo que si alguno no la habéis visto es una buena recomendación.

Con un detalle tan sencillo se habría salvado Regreso al Futuro, pero no era la única manera. El segundo ejemplo es Dragon Ball. En el capítulo 357 del manga, en la saga de los androides, con Trunks del futuro de por medio, como no podía ser de otra manera, Trunks, Yamcha y Krilin se encuentran meditando sobre su siguiente paso, tras haber visto cómo los androides han despertado y les han pegado la paliza de sus vidas. A Trunks se le ocurre volver a viajar al pasado hasta un rato antes para poder destruir el laboratorio del Dr. Gero ahora que conoce su ubicación.


Sin embargo, él mismo se termina contestando. Todas las líneas temporales son independientes, y lo que haga en una no afecta para nada a las demás. Goku se ha salvado en el presente gracias a la medicina, pero en la época de Trunks sigue muerto y eso no va a cambiar. Por tanto, aunque él destruyera el laboratorio de la línea temporal anterior, la de ahora seguiría jodida así que es tontería.


Es otra forma cuadrar las cosas, la más sencilla, y también la más cruel. No hace falta decir que en Regreso al Futuro no se cumple, porque sus reglas son completamente diferentes, pero sí que es cierto que es una situación que sólo se ha dado en Dragon Ball y en ningún otro sitio más. La gracia de viajar a través del tiempo es cambiar las cosas y mejorar tu propia vida, y aquí hagas lo que hagas tú vas a seguir igual de jodido, sólo puedes ayudar al resto. Es algo bastante injusto para un personaje tan increíble como es Trunks del futuro, pero Toriyama es así y seguro que escribió esto sólo para no tener que comerse la cabeza con cuadrar los cambios en presente y futuro porque seguro que la cagaría como otras muchas veces xD

Por último, tenemos un importante suceso que acontece en Padre de Familia. A estas alturas ya todos deberíais saber lo que voy a poner, pero cada uno juega los juegos, lee los mangas y ve las series cuando puede y quiere, por eso he avisado antes, y vuelvo a avisar ahora. Que sea un capítulo de hace un par de años no significa que todo el mundo haya tenido que verlo.

El capítulo comienza con Stewie y Brian huyendo de un ejército de indios. A Stewie se le ocurrió la genial idea de darle armas a los indios para defenderse cuando les quitaron las tierras los colonos, y claro, cambia la historia totalmente. Finalmente consiguen arreglarlo, pero el susto que se lleva Stewie ya colma el vaso y decide destruir la máquina del tiempo antes de termine muerto.


Pero, ¡eh! Antes de destruirla, Stewie se da el gustazo de viajar a las Navidades del año siguiente para comprarse los juguetes nuevos jaja Cómo molaría poder hacer eso con algunos juegos.

Cuando van al vertedero a tirar toda la chatarra, encuentran una portería de hockey y deciden llevársela para jugar un rato. Nueva vida, nuevas aficiones.


Stewie se retira un momento de la carretera para recoger una cosa, cuando de pronto, un coche aparece de la nada y atropella a Brian.


Sin entrar en que la escena es un poco forzada (el coche aparece derrapando por otra calle, no se sabe nunca quien conducía, ni si huía de alguien, o lo que fuera para justificar que fuese tan rápido como para llevarse a perro por delante y luego darse a la fuga sin ningún remordimiento), enseguida llevan a Brian al veterinario para tratar de curarle, pero las heridas del atropello son demasiado graves y no pueden hacer más que entrar a despedirse, dando lugar a una de las escenas más terribles y a la vez maravillosas de toda la serie. La imagen que va a continuación, en la que todos se abrazan frente al cadáver, es tan grande que la tengo de avatar de whatsapp actualmente.


Como hemos visto al inicio del capítulo, Stewie ha destruido su máquina del tiempo, pero, ¡es Stewie! No tiene más que construirla de nuevo y arreglarlo.

No va a colar. Cuando Stewie va a ver al traficante que le consigue las piezas, le dan la mala noticia. El tipo que las construía ha muerto y ya no pueden producir más. Lo que significa que no se puede construir otra máquina del tiempo ni salvar a Brian de ningún modo.

Abatidos por el dolor, la familia llega a la conclusión de que la única manera de salir adelante es comprar otro perro, por lo que van a la tienda de animales y encuentran a otro perro que habla (casualmente, claro xD) llamado Vinny al que deciden acoger. 


Vinny no tarda en ganarse el afecto de todos, salvo de una persona, Stewie, que le odia a muerte al acusarle de hacer que todo el mundo se olvide de Brian. Vinny le confiesa que estaba en la tienda de animales porque su dueño murió, y por tanto, puede comprender su dolor. También añade que cuando les vio entrar a la tienda, le dio la sensación de estar pasando por el mismo dolor que estaba pasando él y por eso conectaron. Tras esta conversación Stewie capitula y hace las paces con Vinny. 


Bueno, el capítulo acaba y no se ha arreglado la situación, así que todos damos por perdido a Brian y comenzamos a aceptar el cambio de personaje. Si en un serie de actores reales cuando uno pide más pasta se cargan a su personaje y le echan, ¿por qué no puede ocurrir en una de animación? Y ya cuando cambian el opening haciendo que Vinny ocupe el lugar de Brian pues prácticamente se acaba toda esperanza.


Pasa el tiempo y llega la Navidad. Stewie echa de menos a Brian y hasta le pide a Papa Noel que lo traiga de vuelta. Vinny intenta animarle, pero como no lo consigue, termina por proponerle ir al centro comercial para comprarle algo. Para su sorpresa, Stewie se encuentra con su yo del pasado que vino a comprar los juguetes nuevos anticipadamente.


¡Jajaja! ¡Que grandes! Que bien lo tenían preparado... Y mira que lo dicen abiertamente, pero ese tipo de gags en estas series son tan numerosos que nunca piensas que vayan a tener repercusión alguna. Pues esta vez sí.

La máquina del tiempo de Stewie funciona con viajes sólo de ida. Para volver, hay que llevar una plataforma que simplemente te pones encima, le das a un botón y te devuelve al punto de origen, así que sólo hay que recuperar la plataforma y utilizarla para volver al pasado.

Vinny entretiene al Stewie del pasado para que el Stewie actual pueda robarle la mochila y coger la plataforma. Si regresa, todo cambiará y será como si nunca hubieran conocido a Vinny, por lo que se puede ir sin otra emotiva despedida.  Al final, nada es gratis, para salvar a Brian tiene que joder a Vinny y dejarle solo. Todo tiene un precio, pero hay que elegir.


Stewie se monta en la plataforma de regreso y aparece mágicamente en el momento anterior al atropello, para lanzarse sin dudar a salvar a su amigo. Este es el único fallo de la trama porque en el gag del otro capítulo, Stewie dice claramente que fue a por los regalos de Navidad la semana anterior al día del atropello, pero sale el mismo día. De hecho, aunque hubiese sido el mismo día, tampoco podría haber aparecido justo en ese instante. Sé que está hecho adrede para darle más dramatismo y favorecer la acción, pero es un error y hay que señalarlo.


Y bueno, después de todo este rollo, por fin llegamos a lo que interesa. Stewie le cuenta fugazmente a Brian lo que ha ocurrido, y enseguida comienza a desaparecer. La línea temporal en la que Brian muere ya no existe, y todo lo que tiene que ver con ella desaparece también, Stewie incluido. A pesar de morir, Stewie no se arrepiente de sus acciones y despide a Brian con una sonrisa, a la vez que le felicita la Navidad.


Y este es el detalle importante. Si tu vas al pasado y toqueteas todo, no puedes volver y que no tenga consecuencias para ti, sino todo lo contrario, tú eres el primer afectado, porque estás jugando en un tiempo en el que no existes. Además, aquí la coherencia es extrema, porque cuando Stewie y Brian vuelven al presente tras darle las armas a los indios, existen otras versiones de ellos mismos en ese presente, a pesar de que están en el mismo tiempo, porque pertenecen a realidades diferentes. Eso es lo que Regreso al Futuro omite totalmente para intentar ocultar que todo el argumento que construye la trilogía se hunda completamente. Si había un Marty que tenía que desaparecer, era el Marty pobre original. El rico nació cuando se generó la nueva línea temporal, estaba en su realidad, a la que pertenecía legítimamente. Sin embargo, sin importar si Marty rico muere o se intercambia, el caso es que ve como su puesto es usurpado vilmente por un intruso que ha jugado con el tiempo a su antojo y no sufre consecuencia alguna al regresar. Todos cambian menos él, es que es ridículo. Por tanto, todo lo que viene después, la segunda película, la tercera, y el final de la trilogía se basan es una mentira y no tienen ninguna validez. Por supuesto, Regreso al Futuro no tiene que ser coherente con Zero Escape, ni con Dragon Ball, ni con Padre de Familia, pero lo que estamos viendo es que todos los demás ejemplos son coherentes consigo mismos, y cada uno escapa a su manera al escenario planteado por Zero Escape. Es únicamente Regreso al Futuro quien no es coherente consigo misma porque las reglan que aplican por un lado se las saltan por el otro.

Por otro lado, es cierto que Regreso al Futuro es una película de 1985, y que fue precursora de todo lo que hemos hablado aquí. Es normal que el tiempo y la experiencia te ayuden a mejorar y corregir errores del pasado. Nunca podré volver a mirarla con los mismos ojos y la misma ilusión que antaño, pero tampoco quiero olvidar que todo lo que tenemos ahora existe gracias a ella. Así que gracias Regreso al Futuro por existir, y gracias Zero Escape, por hacerme llegar un poco más lejos.


3 comentarios:

  1. Esto me recuerda...
    A comienzos del año que viene es el final de Neon Genesis Evangelion (tanto el de la serie clasica como todo The End of Evangelion), asi que estaria bien su reseña.

    Por lo demas vuena reseña, no son de mis pelis favoritas pero son curiosas de ver. Y no eres el unico raro al que no le desa grada para nada la tercera.

    No digo nada del final, porque no encuentro nada especialmente destacable (para mi) de lo que recuerdo :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, pero dado que Evangelion transcurre íntegramente en 2015, me gustaría hacer la entrada dentro de este año, con los finales de la serie y The End of Evangelion. Y ya cuando salga Evangelion 4.0 se actualizaría la entrada. Teniendo en cuenta que sale en cines a finales de este año o principios del proximo, hasta que nos llegue a nosotros pasaran 6 meses mínimo, es demasiada espera. El único problema es que tengo que sacar hueco para verla de nuevo, ya que aquí sólo se analizan las cosas recién terminadas, nada de escoger algo al azar aunque ya lo hayas visto hace 10 años.

      Eliminar
    2. Si no recuerdo mal (la vi hace mes y medio) en los capitulos finales cambiaba el año (al menos en the end mencionan que es 2016)

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.