viernes, agosto 14, 2015

Ese Gran Final... Deception IV: Blood Ties




Hoy tenemos el mismo problema que la semana pasada. Deception IV tiene varios finales, y desgraciadamente me obliga a pasarme el juego entero para ver cada uno de ellos. Al contrario que con Shadow Hearts, esta vez no es culpa mía. Simplemente es así, en lugar de dejarte seleccionar el capítulo que quisieras y cumplir los requerimientos. Por tanto, de nuevo, dejaré este final, que no pinta a bad ending, seguramente sean todos igual de válidos o con leves cambios, y ya si me animo algún día a sacar el resto, pues ya actualizo.

Comenzamos en capítulo 12 y último, donde Freise hace acto de presencia. Y no sólo es la última guerrera portadora de un Holy Verse, también es primera ministra de su país. Un rival nada despreciable.


Tras la breve presentación, comienza la batalla, y con ella, el mayor defecto de este juego, que desgraciadamente, también repercute en su final. Cada capítulo se compone de tres rondas de entre tres y cinco enemigos más o menos, y hasta que no te pasas las tres rondas, no puedes guardar. El problema no viene ya de si se te atraviesa una ronda, como lo quites pierdes las anteriores, sino por la creatividad que requiere el juego. Aunque dispone de un montón de trampas más las de escenario, equipadas sólo puedes llevar doce y usar siete en un mismo combo. Esas doce trampas no las puedes cambiar hasta acabar el capítulo, es decir, con ellas tienes que matar a unos 15 enemigos a partir de la mitad del juego. Por muy divertido y desestresante que sea el juego, cuando llevas tres o cuatro enemigos asesinados con diferentes combinaciones de esas doce trampas, unido a que a estas alturas, los enemigos no mueren de un combo, cansa. Y todavía te quedan unos diez más... Hubiera sido mucho mejor que cada ronda fuera un capítulo, dando lugar a 36 capítulos cortos en vez de 12 largos, permitiéndote guardar y cambiar las trampas después de cada ronda, dando una mayor flexibilidad. A menos que seas un genio de la creatividad y desarrolles la capacidad de combinar las pocas trampas que llevas equipadas con las numerosas trampas de escenario, que cada una tiene su funcionamiento y características propias, este juego resulta muy duro, y terminas haciendo el mismo combo todo el rato para matar a los diez o doce enemigos que faltan, para así poder guardar y cambiar las trampas equipadas para poder hacer cosas nuevas.

Pues eso es lo que toca ahora. Hasta la tercera ronda del capítulo 12 no aparece Freise, así que antes toca cargarse a los cinco enemigos de cada una de las dos primeras rondas, en su mayoría de relleno y sin ninguna implicación en la historia, como en los anteriores capítulos. Para ilustrar esta parte, se podría coger cualquier imagen del juego, pues es prácticamente distinguir a que capítulo pertenece por los enemigos que enfrentas. Si eso, por el escenario. Ya que tengo algo de libertad para escoger imagen, pues vamos a poner una sangrienta, que represente bien el concepto del título.


Derrotadas las dos primeras rondas de enemigos, tenemos otra breve presentación en la que Freise nos comenta sus motivos para reclamar los Holy Verses. Sorprendentemente, su objetivo no es para nada noble, como cabría esperar de un descendiente de los guerreros que sellaron al demonio. No está satisfecha con ser presidenta de su tierra, quiere liderar toda la humanidad.


Delirios de grandeza aparte, sorprende todavía más el modo mediante el cual quiere conseguirlo. Una vez tenga los 12 Holy Verses en su poder, pretende invocar al demonio, como Laegrinna, pero con la diferencia de que pretende absorber su poder.


La verdad, no esperaba nada parecido. Estaba seguro de que iba a encontrarme con el cliché del bueno buenísimo incorruptible y salvador del mundo (ya que los malos son los personajes de nuestro bando) pero esto es tan opuesto que la verdad, ahora mismo no sé si es algo positivo o negativo. De momento voy a continuar, lo voy reflexionando, y ya lo discutimos al final.

Comienza la última ronda del juego, con los guerreros más fieles al servicio de Freise. Realmente no hay nada que no hayamos visto ya. Un mago, un ninja, uno con armadura, etc... La verdad, podrían haberse currado guerreros especiales como el jefe del capítulo 11, que ese sí que tenía telita.


Cuando hayas derrotado a suficientes enemigos, Freise aparecerá para dar apoyo a los restantes, mostrando su aspecto en batalla. Por suerte, con ella, al menos sí parecen haberse inventado algo distinto. Aparece con tres extraños escudos que cambian de color, algo que no habíamos visto nunca a lo largo del juego.


También podemos acceder a su ficha, donde nos aparecen sus resistencias e invulnerabilidades. Como era de esperar, entre unas y otras, aguanta casi todo lo que le eches. Pared, suelo, techo, elementales, cepos... Creo que lo único que no soporta son trampas de succión, así a ojo,


Pero como todo en esta vida, tiene truco. Sería muy desafortunado no llevar encima una trampa de succión con la empezar el combo (las resistencias sólo evitar la primera trampa, en medio de un combo es como si no existieran), y verse en la obligación de abandonar el capítulo para equipar una trampa con la que enfrentar a Freise, ¿verdad? Pues el juego ya ha pensado en eso por nosotros, y por eso hay trampas que no tienen clasificación (aunque por sus características podrían tenerla perfectamente) y por ende, afectan a todos los enemigos. Bueno, miento, el jefe del capítulo 11 tenía una armadura tan gorda tan gorda tan gorda que soportaba todas las trampas de ataques físicos, sin importar su clasificación. A cambio, no era resistente a trampas mágicas como las elementales, a las que Freise es invulnerable.

Estas trampas sin clasificación son en su mayoría, (no digo en su totalidad porque no he tenido la oportunidad de comprobar todas) trampas de humillación, como el yo-yo, o el pisotón con un zapato de tacón (es DLC gratuito). Y con tan sólo llevar una de ellas encima, puedes comenzar un combo contra cualquier enemigo, menos el citado jefe del capítulo 11. En mi caso, acababa de desbloquear el agujero negro, que dio la casualidad que era una de estas trampas sin clasificar, así que no dudé en usarla.


A partir de ahí, los límites los pones tú. En este juego, no es tan importante algo como una trampa final ultra increíble, como el combo que seas capaz de hacer. No hay más que descargar un replay de cualquier jugador para descubrir que las posibilidades del título son prácticamente infinitas. Puedes usar trampas sádicas para eliminar a tu objetivo rápidamente, escuchando sus gritos de dolor, matarle poco a poco con trampas de humillación, que quitan muy poquito, pero hieren en el alma, o combinarlo todo a tu gusto. El único inconveniente, como ya hemos indicado, es el hecho de estar limitado a las 12 trampas que te impiden cambiar hasta finalizar el capítulo, por tanto es muy posible que el mejor combo que se te haya ocurrido, a estas alturas ya lo hayas hecho antes, con alguno de los 15 enemigos anteriores. 

En cuanto a Freise, va armada con espada, y los escudos que la envuelven no son para protegerse, sino para utilizar todos los elementos al mismo tiempo. Puede atacarte con fuego, hielo y electricidad, tan sólo con modificar el color de los escudos, llegando a encontrarte con ataques de los tres elementos en pantallas, o sorpresas como quedarte congelada en el aire, como me pasó a mí.


Fuera de eso es un enemigo más, que con una trampa sin clasificación puedes hacer lo que quieras con ella. Aplástala, apuñálala, empújala, desgárrala, quémala, humíllala, córtala, arrójala al vacío, embístela, succiónala, ahógala,tritúrala, empálala, despedázala, electrocútala, inmóvilazala mientras activas la siguiente trampa, para que la vea venir y sientas su impotencia al no poder hacer nada por evitarlo, pero sobre todo, tortúrala y haz que sufra hasta su último aliento, que estás jugando al Deception.


Tras acabar con su vida, Laegrinna y sus sirvientes consiguen por fin el último Holy Verse, con el que libran al demonio de su encierro, y por fin podemos ver su forma.


Después, poco más. Nos cuentan que el demonio gobierna el mundo junto a Laegrinna y las demás. Fin.


Como señalé al comienzo, no parece un bad ending. No sé cuanto variará cada final, pero espero averiguarlo algún día. Sobre lo de Freise, se puede interpretar de varias formas. Por un lado, puede que intenten, además de escapar del cliché, mostrarnos que todos los seres humanos tienen un lado oscuro, independientemente de lo nobles y bondadosos que parezcan. Aunque por otro lado, también puede que simplemente intenten demonizar al personaje para tratar de justificar, en cierta medida, las acciones de nuestros personajes. Si loe enemigos a los que te enfrentas resultan ser tan malvados como los que controlas, la cosa cambia.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.