sábado, abril 25, 2015

Ese Gran Final... God of War Ascension



Una vez finalizado el flashback que nos explica cómo hemos acabado apresados en el Hecatonquiro, finalmente nos encontramos cara a cara con las dos furias que quedan vivas (a la primera la matamos al inicio del juego, antes de que comience el flashback), Alecto y Tisífone. A pesar de que estamos frente a frente, todavía no podemos atacar, simplemente nos acercamos caminando, hasta que con su magia, las furias ponen una barrera que nos bloquea el paso.


Rápidamente, Kratos utiliza los ojos de la verdad para anular la magia de las furias, y es cuando todo da comienzo. Alecto comienza a transformarse en un gigantesco monstruo del que sólo vemos los tentáculos por el momento, mientras que gracias a su magia, también modifica el entorno, recreando el escenario la batalla final de Piratas del Caribe 3, un mar embravecido con un inmenso remolino que se lo traga todo.


Al igual que en Piratas del Caribe 3, también hay barcos, y es en uno de ellos a donde vamos a parar, y donde comienza nuestra actuación. Tisífone invoca varios soldados para complicarnos las cosas, mientras ella, volando apoyada por su fénix hecho de poder mágico, se dedica a atacarnos desde el aire.


La situación se calienta cuando los tentáculos de Alecto vuelven a hacer acto de presencia, envuelven el barco y lo alzan. Hay que deshacerse del tentáculo atacándolo directamente, pero Alecto lo cubre con una barrera mágica.


Simplemente hay que utilizar los ojos de la verdad para anularlo, pero resulta muy agradable ver que un accesorio conseguido durante el juego que parecía no tener apenas utilidad sea clave en el desarrollo de la batalla final. Lo mejor de todo es que hay más. Otro tentáculo nos lanza esa tinta negra viscosa que recuerda al moco de Los Cazafantasmas 2, y tendremos que utilizar la piedra del juramento de Orkos para librarnos de ella creando una copia de nosotros mismos.

Además, el efecto de los ojos de la verdad es temporal, por lo que la barrera seguirá saliendo una y otra vez cada cierto tiempo, al igual que nos echarán la tinta viscosa varias veces, complicándonos el combate tanto como sea posible.

Tras derrotar al tentáculo y hacer un par de QTEs haciendo el Spiderman de un tentáculo a otro, finalmente Alecto nos muestra su cuerpo completo transformado, hasta ahora oculto bajo el agua, y nos enfrentamos a ella directamente.


¡Por fin un monstruo gigantesco de Jefe Final! En la mayoría de los títulos de God of War, el enemigo final tiene tu mismo tamaño (o tú el suyo como en God of War 1) y en lo que desemboca esto es en una rebaja enorme de las posibilidades del combate. Acaba siendo un combate normal y corriente como con cualquier otro enemigo con una pequeña QTE al final, consiguiendo que combates del inicio del juego como el de la hidra en el primer título o el del Coloso de Rodas en el segundo, resulten mucho más impresionantes e inolvidables que los de sus respectivos finales.

Los ataques de la forma final de Alecto se basan en mordiscos, atacarte con todos sus tentáculos a la vez, y de vez en cuando sigue recurriendo a la tinta viscosa. Sin embargo, no debemos olvidar que estamos ante dos oponentes. Tisífone seguirá atacando desde el aire y en más de una ocasión tendremos que vernos las caras contra las dos a la vez.


Finalmente, se inicia la QTE que va a poner fin a todo. En primer lugar, Kratos le clava las Espadas del Caos muy cerca del ojo, se sube en un barco, y se impulsa para clavarle el barco en la boca, debilitando severamente a Alecto.


A pesar de eso, Alecto manda sus tentáculos, pero Kratos los detiene con el amuleto de Uroboros, y con este ya se da uso a todos los accesorios del juego, aunque como he dicho, sólo lo usa en la QTE, no es como los otros que los tienes que usar tú en combate manualmente.

Kratos se lanza al vacío para rematar al monstruo, cuando Tisífone le coge con el fénix de magia en pleno vuelo. Rápidamente, lo anula con los ojos de la verdad, para volver a caer y rematar a su presa, que queda tan debilitada que se ve en la obligación de regresar a su forma original.


Tisífone sale en su ayuda, de nuevo con el fénix de poder mágico, pero esta vez, Kratos lo agarra con fuerza y lo golpea una y otra vez con los ojos de la verdad hasta asegurarse de que es completamente destruido. Con él, la ilusión del escenario de Piratas del Caribe 3 también desaparece.


Las dos furias están en el suelo, debilitadas. Kratos camina hacia la que está más cerca, Tisífone, la cual, en un acto desesperado por sobrevivir, adopta las formas de diversos personajes para aplacar la ira de Kratos a base de engaños y chantaje emocional, llegando a adoptar la propia forma original de Kratos (cuando tenía la piel de color normal) e incluso la de su difunta esposa, con la que duda un momento, pero finalmente cierra los ojos y le rompe el cuello a Tisífone sin piedad.


Ya sólo queda Alecto, a la que remata también, pero apuñalándola con las dos Espadas del Caos al mismo tiempo.


Eliminadas las tres furias, Kratos se reuna con Orkos, quien le confiesa que antes de morir, sus madres le nombraron de nuevo guardián de los juramentos rotos, y le muestra que posee la piedra de su juramento roto. Para que Kratos rompa su vínculo con Ares debe matarle. En primer lugar se niega, pero finalmente termina accediendo.

Nada más morir Orkos, Kratos recupera su memoria perdida, recordando la muerte de su familia y el resto de crímenes cometidos. Para terminar, quema su casa con Orkos dentro para dejar completamente atrás su pasado, y dirigirse hacia Ares. Fin.


Y aquí está el único fallo del final, y bastante gordo además. Tras un combate espectacular en el que encima usas todos los accesorios que consigues durante la aventura, demostrando que el desarrollo de la parte jugable ha sido hecha con mucho mimo y cuidando cada detalle, nos encontramos con una muerte totalmente gratuita en el último momento, que nos demuestra que argumentalmente todo ha sido relleno improvisado, matando a un personaje que no ha hecho nada malo sólo para justificar su no aparición en anteriores entregas (o posteriores, según se mire).

Es una pena pero al menos Sony Santa Monica está en el camino correcto. Existe la posibilidad de que en algún momento lleguemos a ver un final perfecto de la mano de un título de God of War, pero para eso hace falta unir argumento y espectáculo.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.