domingo, mayo 06, 2018

Ese Gran Final... Inside




Antes de nada, una pequeña anotación. Este juego da mal rollo. Muy mal rollo. Hemos visto experimentos extraños, control mental, gente sin extremidades e incluso sin cabeza que se te unen al party. El bicho ese del agua, el niño consigue respirar bajo el agua gracias a él, y alguna cosilla más. Así que miedo me da lo que pueda haber al final... De entrada, llego al lugar de la imagen, y está todo el mundo observando algo, que debe molar mazo, porque si te quedas parado no deja de llegar gente para sumarse al espectáculo. Deben de tener el dinosaurio ese de Jurassic World que estaba en el acuario, porque si no, no lo entiendo.


Como ahí se acaba el camino, pensaba que sólo tenía que esperar y pronto ocurriría algo, pero no, había que dar un rodeo hasta acceder al interior de la cápsula desde abajo, a través de una turbina.



La succión de la turbina arranca la ropa del niño, que se queda desnudo con todos mirando. Un poco gratuito, pero bueno, por algo será.



Me giro para explorar un poco y... ¡¡¿Qué cójones es eso?!! ¡¡¡¡Qué asco!!!! Una quimera hecha con trozos de humanos y que además está viva. De pronto esto parece el Shin Megami Tensei :O



Bueno, veo que el bicho asqueroso está enganchado a cuatro cascos de control mental. Queda claro que hay que liberarlo. Con lo que no contaba, es que al quitarle un par de cacharros, ¡¡me iba a absorber!! ¡¡Ahora puedo controlar a este engendro del inframundo!! No sé si eso es bueno o malo, pero es lo que hay.

Ahora, me acerco al cristal, y, ¡puedo reventarlo! El amorfo ser que controlo tiene la fuerza de todos los humanos absorbidos en su interior, y por tanto es capaz de hacer cosas que con el niño no serían posibles. Tras reventar el cristal, queda libre y empieza la fiesta.



Ahora que estamos en tierra firme, podemos ver como se comporta este nuevo "personaje". Al tener brazos y piernas por todo el cuerpo, da igual si gira, se cae o vuelca, se vuelve a poner en pie utilizando las extremidades que estén debajo de su cuerpo en ese momento, que son varias, y da más asco todavía.

Con su gran tamaño, va reventando cristales, arrancando puertas, destrozando mobiliario, y a veces hasta derribando muros en su camino hacia quien sabe donde, mientras todos los espectadores huyen despavoridos. Por desgracia, uno de ellos queda atrapado en nuestro camino, delante de un cristal, el cual el bicho revienta sin esfuerzo, cayendo al vacío junto al pobre empleado, que cae junto a nosotros, terminando reventado contra el suelo, manchando de sangre parte del engendro.


En esa misma habitación, hay que resolver un sencillo puzle, un interruptor elevado que hay que alcanzar con una viga de madera. Aquí nos damos cuenta de lo complicado que puede ser manejar al bicho asqueroso para ciertas cosas, pues se va pasando la viga de una manos a otras, no apunta bien, no la mantiene en equilibrio, en resumen, un desastre, pero al ser algo que no requiere demasiada precisión, termina saliendo.


Continuamos avanzando, o asediando, mejor dicho xD El terror que acecha a los empleados les obliga a prestarnos su ayuda. Algunos nos abren puertas, otros trampillas, cualquier cosa con tal de que sigamos adelante y no les matemos jajaj Finalmente llegamos a un incinerador. ¿Será que la quimera, consciente de su propia naturaleza, sabe que lo mejor es acabar con su propia vida arrojándose al fuego?


Pues parece que no, porque intento meterlo para que se muera pero no cabe por el agujero :/ Mala suerte... Había una caja tirada por ahí, y esa sí que entra en el incinerador y se incendia, pero no sé para qué quiero yo eso...

Se ha activado el sistema de protección contra incendios. Cae agua de unos aspersores y apagan el fuego de la caja. Resulta que hay que llevar la caja hasta una especie de reactor que está al otro lado de la pantalla, para que te abra una puerta. Y para ello hay que pasar la caja por encima de los aspersores en plan jugando al baloncesto, cogiendo la caja antes de que caiga al suelo.


Al salir, continuamos arrasando, de maneras, cuanto menos, peculiares. Balanceándonos con una grúa para derribar una pared, o usando una caja de las que tienen fuerza a presión para activar un interruptor que está muy elevado. Todo ello con la colaboración de los trabajadores de las instalaciones. Finalmente, consiguen tender una trampa al monstruo y lo encierran bajo el agua.


Pero está claro que eso no iba a ser suficiente para detenerlo. Con sus propias manos, el monstruo arranca las paredes de la celda y continúa avanzando, hasta finalmente salir al exterior, donde rueda por una ladera hasta acabar a la orilla del mar, agotado. El bicho sigue vivo, pero ya no podemos controlarlo. La cámara se va alejando suavemente. Créditos y fin.


Bueno, a ver que me invento ahora jajaj Al menos, esta vez no han querido dejar todo a la libre interpretación del jugador. Hay una serie de hechos que se pueden apreciar de forma objetiva acerca del argumento. Empieza con el niño en el bosque, que se infiltra en las instalaciones con algún propósito, probablemente con la intención de rescatar a alguien, pero le sale mal la jugada, y tras descubrir un experimento tras otro, finalmente cae víctima del mayor de todos. Sí, consigue salir de las instalaciones, pero poco importa. No va a poder sobrevivir en el exterior. El primer yankee que se encuentre le soltara cuatro tiros sin dudar, es más, yo también lo haría si tuviera un arma. Es un escape simbólico.

A pesar de todo, no son datos suficientes para elaborar una valoración constructiva y objetiva, sobre todo si sumamos el hecho de que estaba deseando que se acabara el juego de una vez en cuanto ha salido el engendro del asco que me daba. La motivaciones, tanto del niño como de los dirigentes de las instalaciones, quedan en el aire, junto a la procedencia de todas las personas que han sido víctimas del experimento y también forman parte del monstruo, que ahora pertenecen al olvido, en un juego en el que ningún personaje tiene cara, sólo para ahorrarnos esas terribles expresiones que no harían si no aumentar nuestras pesadillas.

Valoración Global del Final
Claro, claro...


1 comentario:

  1. Claramente es una alusión a la politica:

    Empiezas solo/anarquista.Controlas mentalmente a otros/dictadura.Te haces de "amigos"/democracia.Y terminas siendo lo mismo que todos/comunismo.

    (Malditos juegos de la Europa vikinga)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.